Domingo, 16 Diciembre 2018

Ganador III Premio Novela Albert Jovell FSPOMC

Jairo Junciel: "La Medicina es la profesión más solidaria que conozco"

Jairo Junciel, abogado y escritor español de novela histórica, ha sido el ganador del III Premio de Novela Albert Jovell, que concede cada año la Fundación para la Protección Social de OMC (FPSOMC), por su obra “El guardés del tabaco", un relato que narra la supervivencia de un huérfano, acogido y tutelado por un médico. En esta entrevista, el escritor asegura, en referencia a su novela, que "la Medicina es la profesión más solidaria" que conoce y admira la labor que realiza la Fundación: "ojalá la sociedad alcanzase mayor grado de hermandad y solidaridad"

Madrid 20/12/2017 medicosypacientes.com/ S.G.
Jairo Junciel
Tras agradecer este premio que, a su juicio, "no solo conlleva una distinción sino también el orgullo de saber que está vinculado a una causa social", Junciel asegura, en esta entrevista, que en la sociedad que vivimos, es "necesaria" la existencia de organizaciones como la FPSOMC.
 
En cuanto a la obra ganadora, publicada por la editorial Almuzara, explica que está inspirada en un cuadro de Goya titulado "El resguardo de tabacos". "Todos somos, de alguna manera, huérfanos. Quería transmitir la lucha por la supervivencia del protagonista", asegura.
 
Para él la FPSOMC, "cumple un papel absolutamente necesario", ya que "por desgracia el Estado presenta unas limitaciones que impiden dar cobijo a muchas situaciones de desamparo". "Mientras existan estas carencias serán necesarias organizaciones como la Fundación de Protección Social", señala.
 
-¿Qué supone para usted haber sido el ganador del III Premio de Novela Albert Jovell? 
 
Es una alegría inmensa. Se trata de un gran premio. Conociendo la gran calidad del panorama literario español es una sorpresa muy agradable.
 
-La concesión de este premio ¿de qué manera influye en su trayectoria como escritor? 
 
Es todo un incentivo para luchar por superarme.
 
-¿Cómo conoció la existencia de este Premio? 
 
Por internet.
 
-¿Qué le diría a otros profesionales para que se animen a participar en el siguiente Premio? 
 
Es un premio muy prestigioso, no solo conlleva una distinción sino también el orgullo de saber que está vinculado a una causa social. 
 
-¿Qué significa para usted escribir?
 
Para mi escribir es un desahogo, un intento de comprender y acercarme al mundo que nos rodea. Es una forma de encajar todas las piezas de la vida, la sociedad, la Historia… Escribir me ayuda a estar en paz conmigo mismo y con los demás, a comprender mejor las razones de los hombres y de la existencia humana.
 
-¿Por qué se decantó por la novela histórica-costumbrista de género de capa y espada?
 
Es mi género favorito. Me gusta imaginar las vidas de gente que se defendía solo con su espada y que su única posesión era el honor y el valor. Para mí es un ejercicio de imaginación apasionante pensar en las escaramuzas que solían suceder hace siglos en los lugares comunes por los que ahora mismo podemos caminar en cualquier ciudad.
 
 -¿De qué manera su obra rinde tributo a los clásicos del Siglo de Oro?
 
Los lectores podrán encontrar una evocación de las aventuras de D'Artagnan y de la esgrima de Scaramouche. También hay simbolismos propios de los jaques de Quevedo, matices, recuerdos a Shakespeare o El Lazarillo, entre otros.
 
- El guardés del tabaco, se sitúa en la España del siglo XVIII, ¿Qué le inspiró para escribir la obra ganadora? ¿Por qué el siglo XVIII?
 
Me inspiró el cuadro de Goya titulado El resguardo de tabacos. Cuando tuve la oportunidad de observarlo frente a mí en el Museo del Prado supe que tenía que escribir una novela sobre aquellas vidas. Me resultó fascinante.
 
- En una época donde "las vidas y lealtades valen poco o nada" se abre paso su personaje principal Aníbal Rosanegra, huérfano de padre ¿Qué le llevó a elegir este personaje y su historia de supervivencia?
 
Todos estamos solos. Pensamos que vivimos inmersos en la sociedad, aunque tengamos amistades, familia, hijos… este es un viaje –el de la vida- que es individual. Todos somos, de alguna manera, huérfanos. Quería transmitir la lucha por la supervivencia del protagonista.
 
El protagonista es un joven huérfano instruido, tutelado y acogido por el médico don Diego de Torres Villarroel. ¿Por qué eligió un médico para su obra? ¿Qué valores representa este personaje? ¿Considera que la profesión médica es solidaria?
 
La figura de Villarroel es clave en la historia de Salamanca, no se puede entender la ciudad sin la figura de este hombre. Representaba los mejores valores; el conocimiento, la humildad, la beneficencia…
 
Si, sin duda la medicina es la profesión más solidaria que conozco. 
 
-¿Cómo valora la figura del médico?
 
 Para mí el médico es una pieza clave en la sociedad. Es un profesional en continua actualización merecedor de todos los respetos.
 
-¿Cuál era el papel de la caridad y la solidaridad en estos tiempos?
 
Ya en 1525 Luis Vives escribió De subventiones pauperum, más tarde el médico Cristóbal Pérez de Herrera, publicó en 1598 el Discurso del amparo de los legítimos pobres e intentó abrir en Madrid un albergue para los mismos.
 
Salvo algunas instituciones no eclesiásticas de beneficencia, en el siglo XVIII el principal papel relacionado con la caridad corría a cargo de la Iglesia. La caridad y la solidaridad de unos individuos para con otros se limitaba a las pocas monedas que podían sobrar para darle limosnas a ciegos y tullidos y a los cepillos de las iglesias.
 
-La Fundación de Protección Social nació para atender a los huérfanos de médicos que murieron a causa de la gripe española a principios del Siglo XX, hoy es un referente de solidaridad y protección social. ¿Cómo ve el papel de estas organizaciones en tantas situaciones de desprotección social que hay actualmente?
 
Me parece que es un papel absolutamente necesario. Por desgracia el Estado presenta unas limitaciones que impiden dar cobijo a muchas situaciones de desamparo. Mientras existan estas carencias serán necesarias organizaciones como la Fundación de Protección Social. Admiro la labor de la Fundación, ojalá la sociedad en general alcanzase un mayor grado de hermandad y solidaridad.
 
-¿Cómo, a su juicio, se puede plasmar los principios de la Medicina en la literatura?  
 
Creando personajes literarios de incuestionable honorabilidad y realzando los valores del respeto a la individualidad y a las circunstancias, necesidades y carencias del prójimo.