Sábado, 22 Septiembre 2018

Colegio Americano de Cardiología

Investigadores alertan sobre efectos potencialmente nocivos de Zika en el corazón

A medida que el virus Zika continúa extendiéndose a nivel mundial, han surgido nuevas pruebas sobre los efectos potencialmente perjudiciales del virus en el corazón, según datos manejados por el Colegio Americano de Cardiología
Madrid 10/03/2017 medicosypacientes.com
Según los investigadores, los síntomas de complicaciones cardiovasculares pueden no ocurrir de inmediato, pero abogan por sensibilizar sobre la posible asociación.
El estudio, que será expuesto ampliamente en la 66ª Sesión Científica Anual del Colegio Americano de Cardiología, que se celebra esta semana en Washington, Estados Unidos, es  el primero en revelar problemas cardiacos relacionados con Zika después de la infección, incluyó a pacientes adultos sin antecedentes de enfermedad cardiovascular tratados en el Instituto de Medicina Tropical de Caracas, Venezuela, uno de los epicentros del brote del virus Zika. Todos, menos un paciente, desarrollaron un problema peligroso del ritmo cardiaco y dos tercios tenían pruebas de insuficiencia cardiaca, un trastorno en el que el corazón no puede bombear suficiente sangre para satisfacer las necesidades del cuerpo.
 
"Nuestro informe proporciona pruebas claras de que existe una relación entre la infección por el virus Zika y las complicaciones cardiovasculares", afirmó la autora principal, Karina Gonzalez Carta, cardióloga e investigadora del Departamento de Enfermedades Cardiovasculares de la Clínica Mayo, en Rochester, Minnesota, Estados Unidos.
 
"Sobre la base de estos resultados iniciales, las personas deben saber que si viajan o viven en un lugar conocido por haber virus Zika y desarrollan una erupción cutánea, fiebre o conjuntivitis, y en un corto periodo de tiempo también sienten otros síntomas como fatiga, falta de aire o alteración de los latidos cardiacos, deben ver a su médico", aconsejó.
 
González Carta y su equipo no quedaron totalmente sorprendidos por sus hallazgos, ya que siguen las tendencias observadas con otras patologías transmitidas por mosquitos que se sabe afectan al corazón, como los virus del dengue y Chikungunya. Sin embargo, señaló que no se esperaban la carga y la gravedad de los problemas cardiacos, incluida insuficiencia cardiaca rápidamente progresiva y arritmias potencialmente mortales, entre estos pacientes.
 
Se incluyeron en esta pequeña evaluación a nueve pacientes que fueron atendidos en la clínica en Caracas dentro de una semana después de tener síntomas de tipo Zika y que posteriormente mostraron síntomas comunes de problemas cardiacos, generalmente palpitaciones seguidas por falta de aliento y fatiga. Sólo un paciente tenía problemas cardiovasculares previos (presión arterial alta bien controlada) y los análisis de laboratorio confirmaron que todos tenían una infección activa por Zika.
 
Se solicitó a los pacientes que rellenaran un formulario para registrar sus síntomas y se les sometió a un electrocardiograma inicial, una prueba que muestra la actividad eléctrica del corazón, que en ocho casos sugirió un problema con la frecuencia o el ritmo de sus latidos cardiacos. Estos hallazgos llevaron a los investigadores a realizar un análisis cardiovascular completo utilizando un ecocardiograma, un monitor Holter (24 horas) y un estudio de resonancia magnética cardiaca.
 
Potenciales riesgos cardiológicos
De los nueve pacientes, seis eran mujeres con una edad media de 47 +- 17 años. Se siguió a los participantes durante un promedio de seis meses, comenzando en julio de 2016. Se detectaron arritmias peligrosas en ocho de los nueve pacientes: tres casos de fibrilación auricular, dos casos de taquicardia auricular no sostenida y dos casos de arritmias ventriculares, que pueden ser mortales.
 
Hubo insuficiencia cardiaca en seis casos, de los cuales, cinco pacientes tenían insuficiencia cardiaca con fracción de eyección baja -cuando la cantidad de sangre que el corazón es capaz de exprimir es mucho menor de lo que normalmente sería- y uno tenía insuficiencia cardiaca con fracción de eyección preservada junto con preclampsia y una de moderada a severa cantidad de líquido alrededor del corazón (llamado derrame pericárdico).
 
Hasta el momento, ninguno de los problemas cardiacos de los pacientes se ha resuelto, aunque los síntomas han mejorado mucho gracias al tratamiento para la insuficiencia cardiaca o la fibrilación auricular. Cabe mencionar que los síntomas cardiovasculares tienden a manifestarse más adelante en el proceso y los datos muestran un retraso promedio de diez días desde las quejas iniciales de los pacientes de los síntomas de Zika hasta los informes de síntomas que sugieren problemas cardiacos.
 
"Como la mayoría de las personas con infecciones por el virus Zika tienen síntomas leves o no específicos y los síntomas de complicaciones cardiovasculares pueden no ocurrir de inmediato, necesitamos sensibilizar sobre la posible asociación", afirma Carta.
 
Aunque las manifestaciones cardiovasculares son bastante raras frente al número total de pacientes tratados en la clínica, Carta cree que se diagnosticarán muchos más casos, no sólo en pacientes con síntomas claros, sino también entre aquellos con signos menos graves o sin signos de miocarditis, una inflamación del miocardio, la capa media de la pared del corazón, que puede afectar el sistema muscular y eléctrico del corazón.
 
"Es probable que muchas más personas se vean afectadas, especialmente porque muchos médicos y personas no pueden hacer la conexión entre los síntomas -apuntó-. Necesitamos estudios más grandes y sistemáticos para entender el riesgo real de problemas cardiacos relacionados con Zika y qué hace que un paciente sea más propenso a desarrollarlos".
 
Por el momento, aconseja a las personas que viajan a áreas que se sabe que están afectadas por el virus Zika que hablen con su médico para que sepan qué medidas básicas se pueden tomar para prevenir la infección. Los síntomas del virus Zika suelen incluir fiebre leve, erupción cutánea, conjuntivitis (ojos enrojecidos), dolor muscular y articular, malestar o dolor de cabeza, que suelen durar de dos a siete días, según la Organización Mundial de la Salud. La mejor manera de prevenir el virus Zika es evitar las picaduras de mosquitos.
 
Aunque este estudio apunta a otro riesgo potencial de infección por el virus Zika, es limitado debido a su pequeño tamaño. Lo que no está claro es si y cómo el virus Zika podría afectar a las personas con enfermedades del corazón existentes. Sin embargo, González Carta aseguró que, basándose en el conocimiento de otras infecciones arbovirales, los pacientes que tienen enfermedades cardiovasculares preexistentes tienden a presentar peores resultados.