Campaña medicina rural

Martes, 16 Agosto 2022

Hoy la OMC y el Instituto Pascual presentan dos guías sobre lácteos para médicos de Atención Primaria

03/10/2008

El médico de Atención Primaria tiene un papel fundamental no sólo en cuanto a pautas de tratamiento sino también respecto al control y educación de los hábitos dietéticos. Por ello la OMC junto con el Instituto Pascual ha editado dos guías dirigidas al medico que tiene un contacto directo con la población y puede dar las recomendaciones adecuadas sobre la ingesta de los lácteos en su dieta

Madrid, 6 de octubre de 2008 (redacción)

Este 6 de octubre en la Organización Médico Colegial, tendrá lugar la presentación de los manuales: “Guía de Buena Práctica Clínica en: Requerimientos de lácteos en situaciones especiales: lactancia, adolescencia y embarazo” y “Guía de Buena Práctica Clínica en: Lácteos y tercera edad” dirigidas a los médicos de AP.

El objetivo de estas guías es que el profesional sanitario pueda responder con rigor científico a las preguntas de los ciudadanos sobre cuestiones de alimentación. Las ediciones han sido coordinadas por el Dr. Javier Aranceta, presidente de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria y cuenta con el aval de la Organización Médica Colegial y el Instituto Pascual.

Las guías serán presentadas por Ricardo Martí-Fluxá, presidente del Instituto Tomás Pascual Sanz para la nutrición y la salud, y el Dr. Francisco Toquero, vicesecretario del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM). Estos dos manuales pertenecen al proyecto por una “Atención Primaria de Calidad” y responden a la necesidad creciente de formación, que tanto los pacientes, como la sociedad, demandan diariamente del médico de Atención Primaria".

Los lácteos, alto valor nutritivo

La leche y sus derivados tienen un gran valor nutritivo y aportar al organismo los principales principios como proteínas, hidratos de carbono, vitaminas y minerales.

Los productos lácteos son alimentos con proteínas de alto valor biológico. Esto quiere decir que esas proteínas contienen todos los aminoácidos esenciales para el organismo. Además contienen calcio en forma de sal de fosfato, que es la forma en que el calcio es más fácilmente absorbible, por lo que es esencial en las épocas de crecimiento, así como durante el embarazo y la lactancia. Por la misma razón es un alimento básico en la infancia y adolescencia.

En el caso de los mayores los lácteos son un alimento muy importante, debido a sus excelentes propiedades nutritivas y a la facilidad de consumo. A menudo los ancianos tienen dificultades de masticación (por falta de piezas dentarias) y de deglución, por lo que las recetas de comidas blandas a base de leche (croquetas, purés, cremas, natillas, flanes...) resultan especialmente indicadas.