Campaña medicina rural

Domingo, 14 Agosto 2022

Hospital de Sant Joan (Alicante), premiado por un programa para el cuidado de la visión del bebé prematuro

27/12/2011

El Hospital Universitario Sant Joan d'Alacant ha obtenido el Premio a la Mejor Comunicación de Enfermería Clínica en el XI Congreso Nacional de la Sociedad Española de Enfermería Oftalmológica (SEEOF), por el programa 'Mira por mis ojos: Programa de educación sanitaria en la retinopatía del prematuro', según ha informado en un comunicado la Generalitat valenciana.

Alicante, 28 de diciembre de 2011 (medicosypacientes.com/EP)

El Hospital Universitario Sant Joan d'Alacant ha obtenido el Premio a la Mejor Comunicación de Enfermería Clínica en el XI Congreso Nacional de la Sociedad Española de Enfermería Oftalmológica (SEEOF), por el programa 'Mira por mis ojos: Programa de educación sanitaria en la retinopatía del prematuro', según ha informado en un comunicado la Generalitat valenciana.

El cónclave, que tenía por lema 'Educación sanitaria al paciente oftalmológico: mucho que decir', ha premiado precisamente un programa de educación sanitaria dirigido principalmente a los padres de bebés prematuros.

Así, los profesionales responsables de este programa, que vela por un desarrollo adecuado de la visión de los pequeños, han querido hacer partícipes en todo momento a los progenitores de este proceso de prevención de la retinopatía.

"Cuando nace un niño prematuro los padres delegan todos los cuidados en la Unidad de Neonatos, se quedan al margen y sienten que pierden autonomía", ha indicado Cecilia Sirvent, enfermera de la Sección de Oftalmología Pediátrica y ponente de la comunicación galardonada en el congreso.

Importante papel de los padres

A través de este programa, cuando ingresa el niño en Neonatos, la jefa de la Sección de Oftalmología Pediátrica, Encarna Mengual, se pone en contacto con ellos y les explica la importancia de realizar controles, y seguimiento del niño prematuro para detectar y tratar la retinopatía. "De esta manera, les hacemos ver lo importante que es su papel en esta etapa del niño", ha añadido.

Junto a esta comunicación directa, se les entrega una Guía de Padres que han elaborado de forma conjunta los Servicios de Oftalmología y Pediatría, que les ayuda a comprender los motivos de las exploraciones oculares que van a realizar a su hijo, "y les aporta seguridad en un momento en que les suelen surgir muchas dudas a los padres", ha destacado Sirvent.

Asimismo, este programa permite que los progenitores tengan un primer contacto con el servicio de Oftalmología. Tal y como apunta la Doctora Mengual, "los prematuros son niños con un alto índice de defectos de refracción, ambliopía --ojo vago-- y estrabismo, y es posible que vayan a ser seguidos en Oftalmología, por lo que esta iniciativa facilita la posterior relación del padre con el especialista".

Para el desarrollo de este protocolo ha sido fundamental la colaboración entre los servicios de Pediatría y Oftalmología. "Si bien las exploraciones ya se estaban realizando, lo que hemos logrado ha sido adoptar nuevas actitudes", ha señalado Mengual.

"Hemos integrado en esta prevención tanto a los padres como a los profesionales de las dos especialidades". En esta línea, Cecilia Sirvent ha subrayado que el programa ha permitido el contacto entre las enfermeras de Pediatría y Oftalmología.

"Esto ha supuesto un aporte extra al trabajo que ya se hacía, ya que entre nosotras podemos aprender mucho de nuestras experiencias. Las revisiones del fondo de ojo son algo muy específico, que requiere la dilatación de la pupila del bebé, la administración de colirios y la posterior exploración del oftalmólogo, algo que necesita de una buena coordinación entre profesionales", ha detallado.

Exploración de la retina

La Retinopatía del Prematuro (ROP) es una patología ocular, propia de los recién nacidos inmaduros y con bajo peso. Puede provocar un desarrollo anormal de los vasos retinianos, afectando al crecimiento normal de la retina y, por lo tanto, a la visión del niño.

Por ello, son necesarias las exploraciones periódicas de los ojos de estos bebés para poder controlar el desarrollo de su retina; en concreto, la primera revisión suele realizarse entre la cuarta y la sexta semana de vida y las siguiente en función de los hallazgos. Gracias a estas revisiones, en el caso de detectar algún grado de ROP, se produce de manera precoz y se inicia el tratamiento correspondiente.

La exploración consiste en la revisión del Fondo de Ojo (FO). Para ello, es necesaria la dilatación de la pupila, que se realiza mediante la administración de unos colirios. Cuando la pupila está suficientemente dilatada, el oftalmólogo revisa el FO, en busca de posibles signos de ROP.