Jueves, 13 Diciembre 2018

Informe FAPE-A LA PAR

Expertos recomiendan no equiparar discapacidad con enfermedad a la hora de su tratamiento informativo

Los autores del informe "Tratamiento Informativo de la Discapacidad: Los Medios de Comunicación en las Redes Sociales", elaborado a propuesta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) y la Fundación A LA PAR recomiendan no equiparar discapacidad con enfermedad a la hora de difundir estos temas a la sociedad a través de los medios

Madrid 05/04/2018 medicosypacientes.com/S.P.
En el acto celebrado ayer en la sede de la OMC (Ver MedicosyPacientes.com) se presentó el Informe “Tratamiento Informativo de la Discapacidad: Los Medios de Comunicación en las Redes Sociales”, elaborado por la consultora Autoritas Consulting, a propuesta de la FAPE y de la Fundación A LA PAR, conscientes de la responsabilidad que tienen los medios a la hora de transmitir una imagen real de las personas con discapacidad y de la creciente influencia que poseen las Redes Sociales en amplios sectores de la sociedad y en el que se recomienda no equiparar discapacidad con enfermedad.
 
El informe, presentado por Javier Llinares, presidente de la consultora Autoritas Consulting, y Alberto Alemany, director de calidad de la Fundación A LA PAR ha sido elaborado en base a aquellas opiniones e informaciones que los usuarios de Internet (860.000 usuarios únicos procedentes de redes sociales y 960 de medios digitales) han volcado en prensa y redes sociales acerca de temas relacionados con la discapacidad. Así, se sustenta en la revisión de una serie de documentos procedentes de redes sociales (1.053.000 docs); noticias (64.800 docs); blogs (8.207 docs); multimedia (6.900 docs); foros (4.805 docs); y webs (835 docs).
 
El documento Incide en la necesidad de la inclusión de la discapacidad desde la riqueza de la diversidad en el sentido de tratar noticias con impacto positivo, contar mensajes de inclusión en lo cotidiano y cuidar la excepcionalidad.
 
En el caso de la prensa destaca el respeto y el papel ejemplarizante de sus artículos que, con un enfoque mucho más informativo, se centran en comunicar a los lectores aspectos relacionados con la discapacidad como los síntomas, las causas, avances científicos, la atención médica y sanitaria que reciben las personas con discapacidad o el papel que juegan sus familias.
 
Según los autores, este tratamiento respetuoso por parte de los medios de comunicación dista de lo que se percibe en las Redes Sociales, en las que, los vocablos utilizados hacen referencia directa a tipos concretos de discapacidades (autismo, asperger, epilepsia, ceguera o el Síndrome de Down) y en muchas ocasiones se utilizan de forma despectiva o descalificativa.
 
De los resultados del informe se desprende que el tratamiento de la discapacidad por parte de la prensa está mucho más centrado en la Discapacidad Intelectual (48,25%) y Sensorial (28,43%) que en la Cognitiva (12,05%), Física (7,08%) o Psíquica (4,19%).
 
Así, las publicaciones recogidas en la prensa hacen referencia principalmente a aspectos como la investigación, los avances, la adaptación de lugares para personas con discapacidad, la mayor inclusión en la sociedad o la existencia de actividades y eventos deportivos para la recaudación de fondos.
 
Como se aprecia en el documento, la conversación en las redes sociales sobre la atención a las personas con discapacidad se centra en tres temáticas principales: la atención sanitaria, la atención especializada y la atención gratuita. 
 
Por lo que respecta la prensa, entre las publicaciones relacionadas con la atención sanitaria que reciben las personas con discapacidad destaca la importancia de la investigación, el diagnóstico precoz y el desarrollo de tratamientos para mejorar la vida de las personas afectadas, así como la importancia de mejorar su atención (reivindicando la atención sanitaria individualizada, la profesionalización de los cuidadores y la atención integral sociosanitaria) y la ampliación de los espacios dedicados a este fin. 
 
Asimismo cabe destacar que a la atención primaria se le otorga un papel fundamental en la detección precoz y se solicita una mayor inversión que resulte en una modernización de sus instalaciones y equipamientos. 
 
Además se pide reforzar la coordinación entre la atención primaria y una atención especializada de la que se critica su falta de medios y sus largas listas de espera. Por lo que respecta a la atención psicológica, se aprecia una disposición crítica hacia su ausencia en el ámbito de la atención primaria y se pone en valor el papel de las asociaciones y entidades sin ánimo de lucro en la prestación de este tipo de servicios a pacientes, cuidadores y familias.
 
Finalmente, incluye una serie de recomendaciones que pueden servir de ayuda para los profesionales del periodismo y la comunicación en general, para valorar, y tomar conciencia de la importancia de emplear la terminología correcta y el uso de un lenguaje adecuado que favorezca la igualdad, de entre las que cabe destacar:
 
-La importancia de no eclipsar a la persona detrás de su discapacidad y tratarla como una condición más.
-No equiparar enfermedad con discapacidad.
-Evitar el sensacionalismo de la discapacidad y recordar que son personas con la misma dignidad que las personas sin discapacidad.
-Es necesaria la inclusión de la discapacidad desde la riqueza de la diversidad en el sentido de tratar noticias con impacto positivo, contar mensajes de inclusión en lo cotidiano y cuidar la excepcionalidad.
-Evitar interlocutores: la persona con discapacidad se puede comunicar.
 
Se adjunta el Informe íntegro en PDF.