Campaña medicina rural

Miércoles, 17 Agosto 2022

Expertos piden un mejor diagnóstico del Trastorno de Atención en niños

12/07/2012

Más de 300.000 niños españoles, el 6% entre 6 y 16 años, sufre Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad (TDA-H). Con motivo del Día del TDA-H, que se celebra hoy, expertos denuncian que muchos de estos niños están mal identificados o diagnosticados tardíamente y afirman que la clave está en que la disfunción del comportamiento se produzca tanto en casa, como en el colegio. Para contribuir a la mejora del diagnostico se ha presentado un programa en 3-D

Madrid, 13 de julio de 2012 (medicosypacientes.com)

Más de 300.000 niños españoles, el 6% entre 6 y 16 años, sufre Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad (TDA-H). Con motivo del Día del TDA-H, que se celebra hoy, expertos denuncian que muchos de estos niños están mal identificados o diagnosticados tardíamente y afirman que la clave está en que la disfunción del comportamiento se produzca tanto en casa, como en el colegio. Para contribuir a la mejora del diagnostico se ha presentado un programa en 3-D

Tal y como explica Luis Fuentes, ex presidente de la Sociedad Española de Psicología Experimental (SEPEX) y responsable de la Unidad de Atención y Memoria del Servicio de Psicología Aplicada de la Universidad de Murcia, en la actualidad, el problema en el diagnóstico radica en que "por un lado se atribuye como hiperactivos a muchos niños inquietos y en cambio a otros con TDA-H no se les diagnostica por creer que tienen problemas de comportamiento".

El Dr. Pedro Jesús Fernández, neuropsicólogo de la Unidad señala que la clave está en que "la disfunción del comportamiento se produzca tanto en casa como en el colegio". Y explica que, en ese caso, hay que acudir al pediatra para un diagnóstico clínico.

En ese diagnóstico, el experto destaca la aportación de un programa en 3-D, que permite ayudar al psicólogo o al médico con mayor precisión que cualquier otro método, ya que evalúa diferentes aspectos de la atención y concentración. Este sistema incluye un sensor de movimiento y unas gafas en 3D que recrean un aula escolar, en la que el niño debe realizar una tarea, con las distracciones típicas de una clase.

Respecto al tratamiento, el Dr. Fernández hace hincapié en la necesidad de que esté adaptado a la gravedad del diagnóstico y matiza: “la medicación sólo debe reservarse a los casos graves, debido a que puede presentar efectos secundarios. En casos más leves de Déficit de Atención o Hiperactividad se puede recurrir a terapias de estimulación cognitivas, como las que realiza la Unidad de Atención y Memoria, en las que intervienen psicólogos especializados, o a la ingesta de bebidas estimulantes".

“Consecuencias derivadas de un mal diagnóstico”

Si los niños no son diagnosticados y tratados "las consecuencias suele ser peores resultados académicos”, explica el Dr. Fernández.

Además, los efectos continúan hasta que los niños se convierten en adultos, cuando tal y como advierte este experto, son peores al aparecer problemas de adaptación en entornos laborales y familiares. Los pacientes tienen dificultades para desempeñar su trabajo con la atención requerida, y para realizar quehaceres diarios como pagar cuentas o tareas domésticas, manifiesta el Dr. Fernández y añade que “en algunos casos puede generar comportamientos de riesgo y adictivos”.