Jueves, 20 Junio 2019

Proyecto DISSAR

Expertos instan a un consenso entre Sociedades Científicas para un abordaje integral de la artrosis

 

La importante repercusión sanitaria, económica, social y de calidad de vida de la artrosis hace recomendable una mayor coordinación entre los niveles asistenciales y un consenso entre sociedades científicas, según avalan expertos

 

24/05/2013 medicosypacientes.com

 

Madrid, 27 de mayo 2013 (medicosypacientes.com)

La importante repercusión sanitaria, económica, social y de calidad de vida de la artrosis hace recomendable una mayor coordinación entre los niveles asistenciales y un consenso entre sociedades científicas: ésta es una de las recomendaciones del Proyecto DISSAR (Dimensión Sanitaria y Social de la Artrosis), resultado de diferentes seminarios que han analizado desde diferentes perspectivas el impacto de la artrosis, aportando soluciones para mejorar el abordaje de la enfermedad y la calidad de vida de los pacientes.

La artrosis (que se caracteriza por el desgaste del cartílago articular) afecta en España a más de 7 millones de personas y, tal como explicó Julio Sánchez Fierro, miembro del Comité de Expertos del Estudio, "representa un coste sanitario directo de 4.800 millones de euros. Pero más allá de los aspectos sanitarios, que son muy importantes, es muy preocupante el alto coste que esta enfermedad tiene desde el punto de vista de la Seguridad Social (incapacidad temporal y permanente), las familias (organización de la vida con un enfermo y gastos de los cuidadores), las propias empresas (mayor absentismo laboral y pérdida de competitividad por las bajas) y de la pérdida de oportunidades del trabajador enfermo".

La artrosis tiene una seria incidencia en el ámbito laboral y en términos de costes a la Seguridad Social. En este sentido, afecta a la competitividad de las empresas y también a la calidad de vida de los trabajadores, a su poder adquisitivo, a su carrera profesional e incluso al mantenimiento del empleo. El 52% de los casos de incapacidad permanente están relacionados con la artrosis;  además, es reseñable que entre un 26 y un 37% de los trabajadores que la padecen se ve obligado a abandonar su trabajo por esta enfermedad, después de un período en el que deben pedir frecuentes permisos.

Distintos niveles asistenciales

La artrosis es una enfermedad que requiere un seguimiento continuado y una frecuencia asistencial alta. De hecho, tal y como señala el doctor Sergio Giménez, Médico Especialista de Atención Primaria y miembro del Comité de Expertos del Proyecto DISSAR, "se estima que 1 de cada 4 pacientes que asisten a las consultas de Atención Primaria lo hace por una causa articular. Además son pacientes que demandan mucha asistencia y consumen muchos recursos (no solo tiempo, sino en cuanto a fármacos y a seguimiento)". Y añade, "que se trata de una enfermedad que irá en aumento tanto por el incremento de los casos de obesidad como por el aumento de la esperanza de vida". Según los datos recogidos en el Proyecto DISSAR la duración media de cada uno de los procesos por artrosis se acerca a los 50 días, lo que implica un gasto por paciente/año de 2.554 euros, entre costes asistenciales y no asistenciales.

Mejorar los resultados de la enfermedad pasa, según los participantes en este trabajo, por informar al paciente, apoyarlo psicológicamente, realizar un seguimiento de la medicación o medir el grado de dolor y del estado funcional del paciente, entre otros. Por ese motivo, los expertos han destacado que el abordaje multidisciplinar, el trabajo en equipo, la colaboración entre los distintos niveles asistenciales y el fortalecimiento del papel de la enfermería son por completo necesarios para hacer frente a una enfermedad de alta prevalencia.

Por su parte, el doctor Jordi Monfort, reumatólogo y también miembro del Comité de Expertos, aseguró que "hay un aspecto muy importante que es el tratamiento no farmacológico (la adopción de hábitos de vida saludable -perder peso, hacer ejercicio de forma continuada, etc.-) que puede mejorar mucho la calidad de vida del paciente; sin embargo, desde la perspectiva reumatológica, no se ha trabajado mucho en ello".

Tratamientos y atención al enfermo

Desde la perspectiva del tratamiento farmacológico el profesor Alfonso Moreno, Farmacólogo Clínico y miembro del Comité de Expertos del Proyecto DISSAR, asegura que "hay suficientes fármacos para tratar estas patologías durante un tiempo largo, pero lo más importante es que los efectos secundarios sean los menos posibles y que se tolere correctamente".

Junto al tratamiento farmacológico, los especialistas que han participado en el Proyecto DISSAR, han destacado la necesidad de cuidar el entorno familiar del paciente con el apoyo de los servicios sociales y sanitarios y el impulso a las respuestas de accesibilidad, en especial a través de la domótica.