Campaña medicina rural

Domingo, 14 Agosto 2022

Expertos advierten de que las comidas copiosas y el alcohol también pueden provocar deshidratación

17/12/2009

Los expertos indican que cuando se unen las comidas copiosas, el exceso de sal en los platos y la ingesta de alcohol, aunque sea moderada, hay que tener en cuenta que existe un riesgo de deshidratación. Para evitar esta situación hay que ingerir de dos a tres litros de líquido al día, incluyendo variedad de bebidas y aumentar esta cantidad si es necesario

Madrid, 18 de diciembre 2009 (medicosypacientes.com)

Expertos del Observatorio de Hidratación y Salud (OHS) advierten de que las comidas copiosas y el abuso de consumo de alcohol también pueden provocar deshidratación.

Restaurante

Según señaló, durante la Navidad también aumentan las reuniones sociales, los menús típicos navideños emplean una gran cantidad de sal y de salsas para dar sabor a los platos. Estos condimentos hacen necesaria una mayor ingesta de líquidos que compensen las pérdidas hídricas del organismo, un comportamiento que desconocen la mayoría de los españoles.

Además, la población no sólo no refuerza la hidratación estos días, sino que aumenta su conducta de riesgo de deshidratación al consumir de forma frecuente alcohol, una bebida con una gran capacidad diurética que hace que el cuerpo pierda líquidos.

En este sentido, los expertos indican que cuando se unen las comidas copiosas, el exceso de sal en los platos y la ingesta de alcohol, aunque sea moderada, hay que tener en cuenta que existe un riesgo de deshidratación. Para evitar esta situación hay que ingerir de dos a tres litros de líquido al día, incluyendo variedad de bebidas y aumentar esta cantidad si es necesario.

Por otro lado, apuntaron que una de las escenas más habituales en estos días de Navidad son las compras, un momento en el que se realiza un esfuerzo físico importante, y en el que las aglomeraciones de gente, los cambios bruscos de temperaturas entre el frío de la calle y la calefacción de cada comercio y los kilómetros que se pueden llegar a recorrer hacen que el cuerpo pierda hasta 0,6 litros de líquido en una tarde.

Además, al estar constantemente en movimiento, mirando distintos artículos es fácil olvidar que hay que beber, por lo que para este tipo de situaciones recomiendan llevar a mano una botella de nuestra bebida favorita que recuerde la necesidad de beber de forma periódica.

Deportes de nieve

Respecto a los deportes de nieve, como el ski, alpinismo o snowboard, indicaron que, a pesar de que la temperatura exterior en la montaña sea muy baja, el esfuerzo físico y las prendas oclusivas y aislantes con las que se practican esos deportes hacen que la temperatura corporal sea elevada, por lo que es habitual sudar y perder líquido y sales minerales. De hecho, subrayaron que en una jornada de ski se pueden llegar a perder hasta 1,5 litros.

Además, hay otro factor de riesgo que se incrementa en la montaña al practicar deportes de nieve, que es la disminución de sensación de sed, una señal del cuerpo que alerta de que es necesario tomar líquido. Sin embargo, cuando la sed aparece ya existe cierto grado de deshidratación. En la nieve, aunque se pierde una gran cantidad de líquido el cuerpo tarda más tiempo en manifestar esa sensación, por lo que el riesgo de deshidratación aumenta considerablemente.

Enlaces relacionados: