Campaña medicina rural

Martes, 16 Agosto 2022

Experiencias de un médico español en Haití: La llegada

01/02/2010

El doctor José Manuel Solla, miembro de la Comisión Central de Deontología Médica de la OMC, forma parte de una expedición de ocho sanitarios enviada a Haití por Mensajeros de la Paz junto con un cargamento de medicamentos y material sanitario para ayudar a los damnificados del terremoto. El doctor Solla narra en este artículo enviado a "Medicos y Pacientes" sus primeras experiencias nada más llegar. El objetivo de los cooperantes es actuar en zonas críticas, hay que atender a muchos heridos y, sin embargo, hay una grave carencia de personal y de material sanitario

Madrid, 1 de febrero 2010 (medicosypacientes.com)

Descripción de la imagen

En la expedición que participa el doctor José Manuel Solla como médico de familia, también se encuentra Jesús Sánchez Martos; David Chaparro, urgenciólogo; Manuel Giner, cirujano; Juan Carlos Martínez, ginecólogo; Miguel Florido, médico de familia; y los reverendos José Vicente Rodríguez y Julio Millán, por Mensajeros de la Paz, además de Marc Henry Syldor Lir, haitiano, de segundo año de Medicina de Familia.

Primera reunión en el avión, Jesús está haciendo la programación, hoy noche en Santo Domingo, mañana salimos en avión para Miragoane a unos 80 Km de Santo Domingo, el regreso el próximo miércoles es por el problema de los billetes gratuitos de avión que condicionan venir 3 días antes de lo esperado, es una pena con lo mucho que hay que hacer allí, también comentó Jesús que en general está pactado no más de 12 días por riego de Burn out y t. por estrés postraumático …
Tengo la impresión de que se va a quedar corto el tiempo real de trabajo, espero que podamos prolongar unos días en fin…

En el avión regresa un grupo de médicos dominicanos que se vienen de examinar del MIR en España, parece que el nivel de aciertos de las preguntas no es muy alto, no obstante, tienen la esperanza de conseguir plaza y formarse en nuestro país, han estudiado en una academia en Dominicana y se han gastado un promedio de 5.000 euros en todo el proceso. Casi ninguno quiere elegir Medicina de Familia, en su país no tiene prestigio y todos sueñan con formarse en cualquiera otra especialidad.

Reunión de última hora desde el cuartel general de la ONU: han decidido mandarnos a otra zona está a hora y media de vuelo desde aquí y 13 h. por tierra, salimos de avanzadilla Jesús y yo, no tienen nada por lo visto y es muy urgente analgésicos, y antibióticos y comenzar a evaluar, importante la eco, no tienen material de RX.

Alejandro, el piloto, es nuestro héroe, lo hace por solidaridad se dedicaba al turismo y ahora hace mas de 6 horas diarias de vuelos y cobra lo que le cuesta a el la gasolina aquí se quedan 4 para atender a los niños que se refugian en Santo Domingo, se ha muerto gente dada de alta por una evaluación deficiente, su tarea en Santo Domingo es muy importante clasificar a los niños con patologías más graves que aun así han sido dados de alta en los hospitales dominicanos.

Salimos a las 5.45 de la mañana. El héroe del día es Santiago es un español de Sevilla afincado en Santo Domingo que se dedica a tours turísticos con su avión y al tener conocimiento de la catástrofe se puso a disposición de mensajeros por la paz para realizar vuelos de ayuda humanitaria de forma totalmente gratuita, esto nos ha ahorrado 13 horas de coche y muy temprano Jesús y yo somos los primeros en salir, llevamos el avión lleno de medicación de urgencia y solo cabemos nosotros y los pílotos.

Estamos a las ordenes y coordinación de la ONU y nos envían a Les Cayes, a unos 110 km al sur de Puerto Príncipe a donde están llegando gran cantidad de desplazados con múltiples patologías.

Nos reciben los responsables de logística de Mensajeros por la Paz y los militares uruguayos (tremendamente agradables) nos dirigimos a la base uruguaya para coordinarnos con ellos y realizar nuestra primera consulta ecográfica, -una enfermedad de la base que tiene un dolor abdominal de una semana de duración- afortunadamente se trata de una inflamación ovárica sin mayores consecuencias, desde ahí nos vamos al Hospital de Labaye donde la situación es crítica pacientes amontonados por todas las esquinas y una gran escasez de médicos, tienen un ecografo que no se utiliza por falta de personal y me asignan inmediatamente a ello.

La patología más general son los traumatismos, están llegando una gran cantidad de desplazados desde Puerto Príncipe y se espera una avalancha en posteriores días, están sencillamente desbordados, nos comenta la monja a cargo del hospital que lo más problemático son las infecciones incluso después de la cirugía, por fortuna traemos una carga importante de antibióticos, también nos acaba de solicitar lidocaína para poder hacer suturas, ya no tienen.

Mi primer caso ecográfico en el hospital es lamentable, se trata de una masa abdominal nunca estudiada y que se palpa hasta el ombligo, lamentablemente, se trata de una tumoración ovárica gigante con gran cantidad de liquido ascítico en un estadio nada favorable –nunca se pudo consultar antes-. La paciente sonríe agradecida y a mí se me cae el alma a los pies, es mediodía y no me siento cansado llevamos más de 9 horas trabajando y como si nada supongo que es la adrenalina.

Por la tarde llegaran el ginecólogo y el cirujano (Juan Carlos y Manel así como nuestro urgenciólogo, David Chaparro) van a tener que entenderse y coordinarse con médicos cubanos, americanos y haitianos (dicho así parece mucho pero solo son dos o tres de cada nacionalidad).