Campaña medicina rural

Viernes, 19 Agosto 2022

Estrés y sobrepeso, mucho más conectados de lo que pensamos

12/07/2011

El estrés hace que podamos excedernos con la comida y aumentemos el “picoteo compulsivo”. Frente a ello, el deporte, una dieta equilibrada y una actitud positiva ante la vida, son los mejores remedios para evitar caer en el estrés emocional. Un sencillo Decálogo puede ayudarnos a evitar el estrés emocional y el sobrepeso

Madrid, agosto 2011 (medicosypacientes.com)

Descripción de la imagen

Sobre todo cuando acaban el periodo de vacaciones y hay que retornar a las actividades y responsabilidades diarias, la rutina laboral puede pasar factura a muchos trabajadores y hacerles caer en pequeñas depresiones o hacerles padecer periodos de estrés que conllevan en muchas ocasiones excederse con la comida.

Según el doctor Ignacio Ferrando, director de Comunicación Médica de
Sanitas, “parte de nuestro instinto de supervivencia y auto-recompensa reside en la comida, lo que nos impulsa a buscar en ella instintivamente la satisfacción perdida en los problemas cotidianos”. Por tanto, un hambre desmedida o un
“ansia de picar” incontrolada son señales que no debemos despreciar, pues nos indican que algo ocurre y que, de obviarlas, podrían acarrearnos serias consecuencias.

La ingesta de alimentos poco saludables o la ruptura de los hábitos alimenticios puede desembocar en la falta de algunos nutrientes y en la consiguiente bajada de defensas, debilitando así nuestro sistema inmunitario y provocándonos estrés físico que, al mismo tiempo, origina episodios de estrés emocional, el cual intentamos mitigar auto recompensándonos a través de la comida.

Se trata de un círculo vicioso al que debemos poner fin lo antes posible, pues las consecuencias clínicas derivadas del exceso de peso son múltiples: trastornos cardiocirculatorios, artrosis, disfunción hepática, diabetes, arteriosclerosis…

Según un estudio de la Sociedad Española para el Estudio de la
Obesidad (SEEDO), el 53,5% de la población española entre 25 y 60 años presenta exceso de peso, de los que un 39% tiene sobrepeso y un 14,5% padece obesidad.

Para el doctor Ignacio Ferrando, no conviene olvidar algunos consejos básicos, fáciles de llevar a cabo, para evitar caer en el estrés emocional y el sobrepeso, y que el retorno a la actividad diaria normal, tras el periodo de las vacaciones, no venga marcado por estos problemas.

CONSEJOS PARA EVITAR EL ESTRÉS EMOCIONAL Y EL SOBREPESO

1.- Evita ingerir café y alcohol y si lo toma, hazlo de forma moderada. Estas sustancias sobreactivan el organismo y aunque provoquen una sensación de relajación, ésta es transitoria.

2.- Haz deporte al menos tres veces por semana. El esfuerzo físico moderado estimula la segregación de endorfinas, que influyen positivamente en nuestro estado de ánimo.

3.- Mantén una dieta equilibrada. Esto no sólo te ayudará a enfrentarte a situaciones de la vida cotidiana con mayor fuerza y aguante, además, verte mejor físicamente te ayudará a mejorar tu estado de ánimo.

4.- Ingiere alimentos ricos en vitaminas A, B y C y en minerales. Las frutas y verduras frescas, así como los frutos secos y el pescado al vapor, te aportarán todos los nutrientes necesarios para evitar la fatiga y el estrés diario.

5.- Duerme 8 horas diarias. Procura seguir una rutina de sueño evitando dormir poco entre semana y aumentando las horas de sueño excesivamente los fines de semana. Una media de ocho horas al día es lo ideal para que nuestro organismo esté al 100% al comenzar el día.

6.- Tómate al menos 15 minutos cada día para cerrar los ojos, respirar profundamente y dejar la mente en blanco.

7.- Enfréntate al día a día con una actitud positiva. Piensa que todo pasa y busca recompensarte de los malos ratos de otra manera que no sea comiendo.

8.- Cada cierto tiempo, escribe tu escala de valores en la vida y comprueba si se corresponde con el tiempo que dedicas a cada uno de ellos. Si no es así, haz un esfuerzo por cambiar de estilo de vida.

9.- Acepta ayuda de los que más te quieren. Si solo no puedes hacer frente a tu situación, apóyate en familiares, amigos e incluso profesionales que te echen una mano.

10.- Aprende a disfrutar de los pequeños placeres de la vida, sonríe más y trata de controlar tus emociones evitando caer en la tentación de refugiarte en la comida.