Campaña medicina rural

Lunes, 15 Agosto 2022

Escasez de tiempo, lenguaje técnico y trato distante, principales obstáculos del paciente en la consulta

24/10/2008

Se ha presentado el Manual del Paciente ‘Guía para mejorar la atención sanitaria’ con el objetivo de implicar al paciente en la toma de decisiones de su salud y favorecer una mejor atención sanitaria

Madrid, 24 de octubre de 2008 (Redacción)

¿Cuántas veces ha tenido la sensación de que su visita al médico termina antes de haber empezado? o ¿Ha salido de la consulta del médico con más preguntas que cuando entró? o ¿Ha olvidado las indicaciones que le dio su médico antes de llegar a su casa? Cada día son cientos las personas que acuden a un centro de salud o un hospital y salen insatisfechos. De hecho, el escaso tiempo de los médicos, el lenguaje técnico utilizado y el trato frío y distante constituyen los tres principales obstáculos del paciente en la consulta, según se recoge en el Manual del Paciente ‘Guía para mejorar la atención sanitaria’, una iniciativa de la compañía biomédica Pfizer en colaboración con el Defensor del Paciente de la Comunidad de Madrid.

“La relación médico-paciente, señala Juan Siso, subdirector general del Defensor del Paciente de la Comunidad de Madrid, puede resultar frustrante en muchas ocasiones tanto para el paciente como para el médico ya sea por falta de comunicación o por tener expectativas diferentes. Este manual constituye una herramienta de comunicación muy importante ya que va a proporcionar al paciente información útil y de calidad sobre el funcionamiento del sistema sanitario y cómo actuar en el mismo”.

Principales obstáculos

En este sentido, el Manual explica en cinco pasos cómo se pueden superar gran parte de los obstáculos con los que se enfrenta el paciente en la consulta. “Previamente a la consulta, definiendo qué problemas de salud nos preocupan, qué le vamos a contar al médico, cuáles son nuestros antecedentes y qué medicamentos estamos tomando. A menudo los diagnósticos se basan más en la información que facilitan los pacientes que en la propia exploración”, destaca Juan Siso.

Ya en la consulta, el manual, de forma práctica y didáctica, establece, por un lado, ciertas normas de funcionamiento “como, por ejemplo, la importancia de comentar el motivo de la consulta de manera clara y tranquila evitando hablar de los problemas no médicos o esperando que el médico analice la información que se encontró en Internet o solicitando medicamentos que no son objeto de la consulta de ese médico”. “Los profesionales necesitan saber qué le ocurre, dónde le duele y desde hace cuánto tiempo y eso es lo que hay que responder con la mayor sinceridad”, insiste Siso. Asimismo, el manual hace hincapié en que el tratamiento sea el más adecuado para cada paciente y se adapte a su estilo de vida, y por supuesto después, cumplir y seguir el tratamiento prescrito.

Por otro lado, en la consulta se producen muchas situaciones que pueden desvirtuar el propio contenido de la misma y que, en ocasiones, está mediada por el tipo de paciente y que el manual distribuye en cinco grandes grupos: el enfermo emocional que llora o se disgusta, el que lo sabe todo, el tímido, el divagante o el que considera al médico el todopoderoso. “Es importante reconocer qué tipo de paciente somos para poder actuar en consecuencia y, en este sentido, el manual nos puede ayudar”, precisa Juan Siso.

El Manual se puede descargar en:
Manual del Paciente ‘Guía para mejorar la atención sanitaria’