Campaña medicina rural

Sábado, 13 Agosto 2022

Entrevista con la presidenta del Comité Nacional Para la Prevención del Tabaquismo, doctora Mª Ángeles Planchuelo

12/01/2011
"Hoy por hoy, prohibir el tabaco sería un error"

Tras años batallando para que millones de españoles disfruten de espacios libres de humo, sin duda, 2010, ha sido clave para su consecución. La doctora Mª Ángeles Planchuelo, especialista en Medicina del Trabajo y experta en Tabaquismo, es consciente de que la lucha no acaba más que empezar, ya que, como piensa, con la nueva Ley “reguladora del consumo de tabaco”, como prefiere denominarla, se ha avanzado en la protección de los no fumadores del humo en los espacios cerrados, pero no cubre las necesidades de prevención al inicio del consumo de tabaco, ni de ayuda a dejar de fumar. Además, cree necesario puntualizar que el fumador no es el malo de la película, sino sólo la víctima de un producto que causa dependencia, enfermedad y muerte, y al que hay que ofrecer medidas eficaces para que abandone el hábito por decisión propia

Madrid, 10 de enero 2011 (medicosypacientes.com)

Descripción

Dra. Mª Ángeles Planchuelo,
pta. del CNPT.

-¿Cómo define la nueva Ley Antitabaco?

-No me gustaría llamarla así, sería preferible denominarla como “reguladora del consumo de tabaco” y la definiría como una Ley que protege a los ciudadanos del aire contaminado por humo de tabaco, ampliando así los espacios públicos de convivencia, en la que se han tenido en cuenta los errores o deficiencias de la anterior Ley.

-Hay una parte de la sociedad que la interpreta como un auténtico “Estado policial antitabaco”,…

-¿Quienes lo contemplan así? ¿Se podría hacer un retrato de ellos? ¿Cuáles son sus argumentos? Como se ha podido comprobar desde hace años los profesionales de la salud hemos ido acompañando con avales científicos todas las demandas realizadas y los legisladores a tenor de ellas han legislado.

-¿Tras la lucha mantenida durante todos estos años por el Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo (CNPT), ve cumplidas todas sus expectativas?

-No en absoluto. El CNPT tiene como objetivo promover todas aquellas actuaciones que se han demostrado eficaces a la hora de controlar la denominada epidemia tabáquica. El avance que se ha producido con la nueva Ley, es eso, un avance en la protección de los no fumadores del humo ambiental del tabaco en los espacios cerrados, pero no cubre las necesidades de prevención al inicio del consumo de tabaco, ni de ayuda a los fumadores a dejar de fumar. Son asignaturas aún pendientes.

-Se prohíbe el humo de tabaco en parques y, sin embargo, no en espectáculos deportivos masivos en estadios de fútbol a los que acude toda la familia ¿qué le parece al CNPT?

-Como comentaba antes, lo producido es un avance y aún quedan espacios por regular. En los espacios al aire libre la medida es más educativa que protectora de la salud, que es un aspecto a tener en cuenta en la etapa de socialización del tabaco por parte de los más pequeños (niños). Los espacios de convivencia sin humo se irán incrementando poco a poco, sencillamente por un cambio social.

-La inclusión en las cajetillas de tabaco de textos de advertencia, como que fumar "acorta la vida", "obstruye las arterias y provoca cardiopatías y accidentes cardiovasculares", "provoca cáncer mortal de pulmón", "puede ser causa de una muerte lenta y dolorosa", etc. provocan la sensación de que en el fondo no se puede acabar con la raíz del problema como sería la prohibición de la venta de un producto tan dañino, ¿cuál es su opinión al respecto? ¿Qué papel tendría que ejercer, en este sentido, un Ministerio como el de Sanidad?

-Hoy por hoy, prohibir el tabaco sería un error. Hay 1.200 millones de fumadores en el mundo y el argumento de la prohibición carece de sentido. Lo que se considera más adecuado es ir poniendo en marcha las medidas que se muestran eficaces para que los fumadores poco a poco y por decisión propia quieran y puedan dejar su adicción y en ese momento poner a su disposición las medidas terapéuticas eficaces. No hay que olvidar que el fumador no es el malo de la película, sólo la víctima de un producto que causa dependencia, enfermedad y muerte de uno de cada dos personas que lo consumen.

-Se han alzado también voces que comparan el daño del humo del tabaco con el que produce, por ejemplo, la contaminación atmosférica, para la que no existen, de momento, medidas de similares características ¿realmente son comparables ambos tipos de efectos?

-Sin duda, es otro importante problema a tratar, pero no es el campo del CNPT.

-¿A qué nuevos retos se enfrenta ahora el Comité que preside?, es de suponer que uno de ellos es lograr la subvención de los tratamientos antitabaco puesto que se calcula que millones de españoles van a, por lo menos, intentar dejar de fumar,…

-Todavía quedan muchos retos, tanto en el aspecto de la prevención al inicio, como en la ayuda a los fumadores, sin olvidar que la nueva Ley acaba de “nacer” y hay que monitorizar no sólo su cumplimiento sino también sus repercusiones en la salud de los ciudadanos.