Campaña medicina rural

Viernes, 12 Agosto 2022

Entidades médicas temen que el nuevo modelo de Atención Primaria en Madrid sea un retroceso en la gestión de los recursos

17/09/2008

Un total de nueve asociaciones médicas denunciaron el bloqueo en la contratación de interinos y suplentes y la paralización de la receta electrónica "por planificación deficiente".

Madrid, 18 de septiembre de 2008. (redacción)


Un total de nueve asociaciones médicas denunciaron denunciaron que el nuevo modelo de Atención Primaria que defiende el Gobierno regional presidido por Esperanza Aguirre podría aumentar los costes sanitarios a medio plazo además de suponer un "retroceso" y una "disgregación de los recursos organizativos y humanos existentes".

Ésta fue una de las críticas presentadas por los firmantes de un documento de consenso entre las organizaciones sanitarias sobre el cambio de modelo de Atención Primaria en la Comunidad de Madrid. Para los firmantes, el modelo por el que apuesta el Gobierno regional "no pasa de ser un conjunto de medidas deslavazadas, basadas en experiencias de otras comunidades u otros países, sin ninguna valoración de la viabilidad de su aplicación", manifestó el presidente de la Sociedad Madrileña de Medicina de Familia y Comunitaria (SOMAMFYC), Paulino Cubero.

El documento recoge que la Atención Primaria ha sufrido un "retroceso" en la última década a raíz, entre otras cuestiones, de la "centralización de las decisiones". "Esta actitud se ha traducido a menudo en achacar a la Atención Primaria una situación de crisis permanente y de agonía irremediable", añadió Cubero.

Las entidades firmantes del documento presentado recordaron que la Consejería de Sanidad propuso hace tres años a sociedades científicas y colegios de médicos y enfermeras la participación en la revisión del modelo sanitario madrileño. El resultado fue el Plan de Mejora de Atención Primaria 2006-2009, que fue refrendado en la Asamblea de Madrid.

Plan bloqueado

Ese Plan promovió una nueva cartera de servicios, la mejora de seguridad en los centros de salud o el catálogo de pruebas diagnósticas. Lo que denuncian los firmantes es que, desde hace aproximadamente un año, se ha producido "un bloqueo del Plan ante el desinterés de la Consejería y con un futuro amenazado por la toma de decisiones unilaterales", destacó Cubero.

De la misma opinión fue el presidente de la Sociedad Española de Medicina General y Familia (SEMG-Madrid), José Saenz, que acusó a la Comunidad de Madrid de paceder un caso de "déficit de atención". Y es que las asociaciones firmantes consideran que "no existe motivo grave ni urgente que justifique la ruptura unilateral o el incumplimiento de los acuerdos refrendados por el propio Gobierno tras el consenso con los representantes profesionales" y que esos acuerdos han sido sustituidos por el Gobierno regional "por las llamadas a un nuevo modelo de Atención Primaria que está sin definir".

Las entidades firmantes denunciaron que falta por ejecutar el 50 por ciento de los más de 197 millones de euros comprometidos para este año por la Comunidad de Madrid dentro del Plan de Mejora, destacando especialmente el recorte de 15 millones en el capítulo de personal. "La Consejería bloquea la contratación de interinos y suplentes", afirmaron tras señalar que todavía no se ha implantado la historia clínica centralizada y la receta electrónica "por deficiente planificación".

No antes del 2010

Por su parte, el secretario general de la Asociación de Médicos y Facultativos de la Comunidad de Madrid (SIME), José María Molero, añadió que el modelo de gestión de la Atención Primaria que finalmente se apruebe por los agentes sociales y la Administración no debería ser implantado antes de 2010 ya que antes la Comunidad "debe desarrollar el Plan de Mejora".

Además, cualquier modelo de gestión novedoso "debería contar con el consenso de todas las asociaciones de profesionales y de pacientes antes de ser aprobado" además de respetar una estabilidad en el tiempo "con independencia de la duración de las legislaturas".

Por otro lado, las asociaciones médicas exigieron al Gobierno regional presidido por Esperanza Aguirre un Pacto Sanitario a desarrollar hasta el año 2020 que garantice "la exclusión de la sanidad del debate electoral" y la implicación en él de los gobernantes "con independencia del partido que gobierne o la persona que ocupe la Consejería".

Las entidades firmantes del acuerdo fueron la Asociación Madrileña de Pediatría y Atención Primaria (AMPAP), la de Médicos y Facultativos de la Comunidad de Madrid (CSIT-UP), la Federación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (FEMYTS), la Sociedad de Enfermería Madrileña de Atención Primaria (SEMAP), Farmacéuticos de Atención Primaria (SEFAP), Medicina General y Familia (SEMG), Medicina de Familia y Comunitaria (SOMAMFYC), Pediatría Extrahospitalaria y de Atención Primaria (SEPEAP), Pediatría de Madrid y Castilla-La Mancha (SPMYCM).