Campaña medicina rural

Sábado, 20 Agosto 2022

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)

04/09/2009

En el presente reportaje de carácter divulgativo, “Médicos y Pacientes” les ofrece una visión general de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)

Madrid, 5 septiembre 2009 (medicosypacientes.com)

Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC)

La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) es la cuarta causa más común de muerte después del cáncer, la cardiopatía isquémica y la enfermedad cardiovascular. Sin embargo, de estos trastornos, sólo la EPOC muestra una mortalidad en aumento. En 2020, la EPOC probablemente se habrá convertido en la tercera causa más común de muerte en todo el mundo y, como demuestra el informe “Time to Live” (Tiempo de vivir), muchos médicos de atención primaria predicen que esta cifra puede estar subestimada. Además, la EPOC afecta considerablemente a la calidad de vida y se asocia a costes económicos considerables.

Gran parte de esta carga económica y clínica corresponde a las reagudizaciones (o empeoramiento de la EPOC, que suponen hasta un 2% de los ingresos en urgencias y un 10% de todos los ingresos médicos). Un informe realizado ahace unos años ofrecía ya las primeras pruebas de que las reagudizaciones graves de la EPOC están asociadas por sí mismas a la mortalidad. Al reducir el número de reagudizaciones graves se podría reducir la mortalidad entre los pacientes con EPOC.

Un problema común

Típicamente, los pacientes con EPOC experimentan entre una y cuatro reagudizaciones al año, aunque en algunos casos los pacientes pueden llegar a experimentar hasta ocho. Por término medio, los pacientes necesitan hasta casi 11 días para recuperarse de la fase aguda de cada reagudización. Sin embargo, la recuperación total dura más tiempo y después de sufrir repetidas reagudizaciones puede no ser total.

No obstante, los pacientes sólo comunican al médico alrededor de la mitad de las reagudizaciones lo que significa que los médicos pueden no llegar a apreciar cual es la incidencia real de las reagudizaciones de la EPOC en la práctica. Esta falta de información puede comprometer los resultados. Un tratamiento temprano implica que los pacientes se recuperen más rápidamente y va asociado a una mejor calidad de vida en comparación con aquellos en los que el tratamiento comienza más tarde. Este tratamiento insuficiente puede ser una de las razones por las que muchos pacientes con EPOC no muestran una resolución completa de sus síntomas o de la inflamación entre reagudizaciones.

El número y gravedad de las reagudizaciones puede empeorar el pronóstico a corto y largo plazo. Las reagudizaciones pueden deteriorar la calidad de vida, acelerar el deterioro de las características de la función pulmonar de la EPOC y aumentar la mortalidad y las hospitalizaciones.

Reagudizaciones y mortalidad

Numerosos estudios asocian las reagudizaciones a un aumento de la mortalidad entre los pacientes con EPOC. Por ejemplo:
En un estudio, la mortalidad durante la hospitalización debido a una reagudización de la EPOC fue del 8%, cifra que aumentaba hasta el 23% después de un año de seguimiento. En los pacientes ingresados en la unidad de cuidados intensivos a consecuencia de una reagudización, la mortalidad al cabo de un año era del 35%.

En un análisis combinado de siete estudios, el 4% de los pacientes con EPOC estable murieron a lo largo de un período de seguimiento medio de 26 meses. En otro estudio, la mortalidad intrahospitalaria fue del 11%, aumentando hasta el 43% y el 49% al cabo de 1 y 2 años, respectivamente.

El riesgo de muerte es incluso superior entre los pacientes que desarrollan insuficiencia respiratoria debido a la EPOC. De estos pacientes, el 24% murieron en el hospital y el 59% en el plazo de un año desde el alta. Por término medio, los pacientes que desarrollaron insuficiencia respiratoria durante la reagudización, vivieron sólo 224 días.

Diversos estudios ofrecen pruebas circunstanciales de la asociación entre la EPOC y la mortalidad. Además, existen trabajos que demuestran que las reagudizaciones de la EPOC están asociadas por sí mismas a la mortalidad global, de tal forma que la mortalidad aumenta con la frecuencia de las reagudizaciones, especialmente si éstas requieren hospitalización.

Tras el análisis de diversos estudios se observó que:

Los pacientes que sufrían una a dos reagudizaciones que requerían el ingreso en urgencias o la hospitalización durante un período de seguimiento de cinco años, tenían el doble de probabilidad de morir que aquellas que no sufrían una reagudización.

Los pacientes que sufrían al menos tres reagudizaciones tenían una probabilidad cuatro veces superior de morir que los que no requerían atención médica u hospitalización.

El riesgo de muerte fue superior en pacientes hospitalizados que en aquellos tratados en urgencias.

En definitiva, la reducción de la frecuencia de las reagudizaciones podría reducir potencialmente la mortalidad inherente a las mismas.