Jueves, 19 Septiembre 2019

II Jornada Cooperación FCOMCI-UAM

En cooperación, médicos y estudiantes recomiendan respetar la realidad y cultura del lugar

La Fundación para la Cooperación Internacional de la Organización Médica Colegial (FCOMCI) organizó junto a la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), la II Jornada de Medicina y Enfermería en la Cooperación Internacional y en la Emergencia Humanitaria. En este encuentro, participaron tanto estudiantes que han realizado prácticas en países empobrecidos como médicos cooperantes expertos en el ámbito. Ambos colectivos coincidieron en la importancia de aceptar la realidad, respetar la cultura y normas del lugar donde se va a realizar el proyecto de cooperación 

Madrid 06/10/2016 medicosypacientes.com/ S.G.
De izda. a dcha,: Javier Herrera (estudiante); Rita Pérez (UAM); Dra. Pilar López (UAM);Lourdes Casiilas (UAM); Dr. Juan Manuel Garrote (FCOMCI); Dr. José Muriana (IIMC); Yolanda López (FCOMCI); Dra. María Delgado (Amigos del Cayapas); y Sara Padrino (estudiante)
La inauguración de la Jornada contó con la presencia del secretario general de la Organización Médica Colegial (OMC) y su Fundación para la Cooperación Internacional (FCOMCI), Dr. Juan Manuel Garrote; la vicedecana de Relaciones Internacionales de la Facultad de Medicina, Dra. Pilar López García; la directora técnica de la Fundación para la Cooperación Internacional (FCOMCI), Yolanda López Bailón; el coordinador de RRII de Medicina para Cooperación de la Facultad de Medicina, Dr. Rafael Martínez; y la coordinadora de Enfermería de RRII para Cooperación de la Facultad de Medicina, Lourdes Casillas.
 
La Dra. Pilar López García inició el turno de intervenciones agradeciendo la celebración de esta jornada. “Es un privilegio que exista este foro para conocer de primera mano las iniciativas y experiencias por parte de quienes intervienen en el Programa de Prácticas Externas en Cooperación en el Desarrollo, como son la FCOMCI, la Oficina de Cooperación de la UAM, los cooperantes que llevan a cabo esta labor y los estudiantes que han participado en el programa”, aseguró.
 
Asimismo, animó a los estudiantes presentes a participar en esta convocatoria, cuyo plazo finaliza el 11 de octubre. “Es una oportunidad fantástica para complementar la formación con prácticas en terreno”, puntualizó.
 
Aprender experiencias de cooperantes y estudiantes fue el objetivo principal de la celebración de esta jornada para el Dr. Juan Manuel Garrote, quien incidió en la importancia de realizar cooperación desde el profesionalismo y los valores de la profesión. “Para ir al terreno hay que prepararse bien con el fin de dar lo mejor de ti al ciudadano y enseñar todo aquello que has aprendido”, señaló.
 
Para esa misión son, a su juicio, parte fundamental los Colegios de Médicos y la Fundación. “La FCOMCI nació con el objetivo de alertar a los médicos, tanto cooperantes como voluntarios, que la buena voluntad es imprescindible pero no suficiente, aseguró el Dr. Garrote, quien añadió que “a veces se nos olvida que en los países donde vamos tienen sus leyes, sus derechos, sus normas, su cultura o su forma de pensar, algo que hay que tener en cuenta y respetar”.
 
Sobre el respeto a la cultura, costumbres y normas en los países donde se va a terreno, también incidió Rita Pérez Santos, responsable de la Oficina de Acción Solidaria y Cooperación de la UAM, quien explicó detenidamente el programa de prácticas de cooperación al desarrollo. “Este programa tiene el objetivo de ofrecer a los alumnos un primer contacto con el mundo profesional y con el ámbito de la cooperación para contribuir a una formación más humana e integral del estudiante. Desde la UAM no solo queremos formar profesionales sino personas”, puntualizó la responsable.
 
Como requisito fundamental para optar a las prácticas, tanto por estudiantes de Medicina como de enfermería, es encontrarse en 4º, 5º o 6º año de carrera.  Además, la duración de las mismas es de 1 a 3 meses entre febrero y julio. “Este año ha aumentado la cifra y han sido 9 los estudiantes que han hecho sus prácticas externas de cooperación”, aseguró la responsable.
 
La jornada contó con dos alumnos, tanto de Enfermería como de Medicina, integrantes del Programa de Prácticas en Cooperación, que compartieron con el resto de estudiantes su experiencia del año anterior en organizaciones de distintos países.
 
Javier Herrera, estudiante de Medicina, fue el primero en hablar sobre su vivencia en la ONG Tatu Projetct en la comunidad rural de Msitu Wa Tembo y Londoto, en el norte de Tanzania. Contó que su labor en la ONG consistía en trabajar en un dispensario con la doctora de la Comunidad donde realizaban Medicina basada en la anamnesis y la exploración física. “Es increíble, como futuro médico, enfrentarse a los pacientes sólo con un fonendo, tus manos y poco más”, señaló el estudiante.
Desde la ONG desarrollaron, también, caravanas médicas para ofrecer a la comunidad asistencia médica gratuita a quienes no tienen acceso. “Con las caravanas conseguimos que el 25 % de la comunidad que no había visto un médico, lo vieran por primera vez”, explicó el alumno que también insistió en la idea de respetar siempre la cultura tanzana. 
 
Por su parte, Sara Padrino hizo sus prácticas de enfermería en cuidados paliativos en la organización Ganga Prem Hospice, un hospital especializado en proporcionar estos cuidados en una población, al borde del Himalaya, en India, donde menos del 1% tiene acceso al alivio del dolor. “Desde la organización proporcionábamos un servicio de atención domiciliaria donde controlábamos el dolor de pacientes terminales, hacíamos las curas, ofrecíamos formación y dábamos apoyo a la familia para el duelo”, cuenta la estudiante.
 
La futura enfermera aseguró que gracias a este programa de prácticas ha visto en “la cooperación una salida profesional totalmente válida”.
 
El médico en cooperación internacional y en la emergencia humanitaria 
 
El encuentro también abordó la intervención del médico en cooperación internacional y en la emergencia humanitaria a través de las experiencias de dos médicos que trabajan en este sector, el Dr. José Muriana Jiménez, presidente en España de la organización Indian Institute for Mother and Child en India, y la Dra. María Delgado, vocal de la organización Cayapa pi Chulla Kumani España - Amigos del Cayapas, en Ecuador.
 
A través del Convenio entre la UAM y la FCOMCI como base del Programa de prácticas, en 2016 cuatro estudiantes de Medicina se formaron en el Indian Institute for Mother and Child (IIMC) en Calcuta, India. Su presidente en España, el Dr. Muriana, explicó que a través de esta organización se ofrece asistencia sanitaria gratuita a mujeres y niños con en situación de vulnerabilidad económica y social, así como educación.
 
“Durante cuatro semanas los estudiantes de Medicina se involucran en el proyecto proporcionando servicios de atención primaria en zonas rurales, hospitales y en consultas ambulatorias; hacen campañas formativas; y trabajan en la nutrición de los niños mediante la elaboración de papillas con productos locales”, señala el experto quien, al igual que el resto de intervinientes, insiste en la importancia, de intervenir siempre desde el respeto a su cultura o forma de pensar.
 
El final de la jornada recayó en la Dra. María Delgado, vocal de un grupo de “compañeros y amigos de la carrera” que con esfuerzo e ilusión decidieron mejorar el acceso a la salud de una zona rural de Ecuador, en las comunidades del alto rio Cayapas, creando la organización “Cayapa pi Chulla Kumani España-Amigos del Cayapas”.
 
En colaboración con el subcentro de salud de la localidad, un equipo de 10 personas durante 15 días, dos veces al año en octubre y abril, hace un recorrido en canoa por todas las comunidades para garantizar la asistencia médica en poblaciones que no tienen acceso. “Trabajamos codo con codo con el equipo del centro de salud, aplicamos sus protocolos y hacemos las cosas a su manera”, explicó la doctora.
 
Compartiendo el pensamiento con el resto de ponentes, la Dra. Delgado, expresó su convencimiento de que cuando haces un proyecto de cooperación “siempre hay que aceptar la realidad de allí, ponernos en el lugar de los habitantes y adoptar su manera de pensar. No podemos aturullarles con nuestra Medicina, debemos ser conscientes de lo que podemos hacer y lo que no”, concluyó.