Campaña medicina rural

Miércoles, 5 Octubre 2022

Divulgación científica OPPISS

Empatía, comunicación y confianza, elementos cruciales para evitar las pseudoterapias en el tratamiento del cáncer

El Consejo General de Médicos (CGCOM), la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) y distintas sociedades científicas se unieron para informar sobre el peligro de las pseudoterapias en los pacientes oncológicos en el seminario online “Pseudoterapias y cáncer: una amenaza para el paciente”, organizado ayer por el Observatorio contra las pseudociencias, pseudoterapias, intrusismo y sectas sanitarias (OPPISS) del CGCOM y la Fundación para la Formación de la OMC

Madrid 29/06/2022 medicosypacientes.com/ Sara Guardón

Este encuentro contó con una mesa de debate en la que participaron seis expertos en el ámbito de las pseudoterapias y el cáncer, y en la que todos coincidieron en la importancia de la relación médico-paciente basada en la empatía, comunicación y confianza para que los pacientes consulten sin miedo a su médico o a cualquiera de su equipo las dudas relativas a terapias alternativas que puede hacer peligrar su salud. Asimismo, pusieron en relieve la importancia de denunciar y perseguir estas prácticas que suponen un grave problema de salud pública.

La Dra. Mª Rosa Arroyo Castillo, coordinadora del Observatorio (OPPISS) del CGCOM, vicesecretaria del Consejo y oftalmóloga en el Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol, fue la primera en intervenir en este seminario, acreditado para los profesionales de la Medicina.

En su intervención la Dra. Arroyo dio la bienvenida a todos los asistentes “a este seminario que forma parte de las actividades del OPPISS del CGCOM en la que una de sus líneas de trabajo es la formación para profesionales, así como la información, divulgación y sensibilización para la ciudadanía sobre el peligro que las pseudoterapias constituyen para la salud individual y colectiva”.

Desde el CGCOM, tal y como explicó, “tenemos el compromiso y la responsabilidad de velar por el ejercicio de la Medicina adecuado a la mejor evidencia científica y clínica disponible, y concienciar y alertar sobre aquellas prácticas y técnicas que no cumplen con estos criterios; porque puede suponer un riesgo de retraso, pérdida de oportunidad o incluso abandono en el tratamiento, además del perjuicio en el entorno personal, familiar y económico, en una situación de especial vulnerabilidad como es la enfermedad”:

Las pseudoterapias y las pseudociencias han ido evolucionando con sofisticadas técnicas de marketing, algo que según expuso la Dra. Arroyo supone para la población general “que sean más difíciles de detectar y que se diseminen rápidamente en Internet y en otros foros presenciales disfrazadas de ciencia”.

Para combatir esta situación, las organizaciones profesionales como son los Colegios de Médicos y el CGCOM, las sociedades científicas, las asociaciones de pacientes y las autoridades sanitarias trabajan conjuntamente. “Queremos transmitir un mensaje tan evidente como necesario: verificar toda la información que os pueda llegar en materia de salud, cortar la cadena aquellos mensajes que no vienen de una fuente acreditada, y consultar en las herramientas que tenéis a vuestra disposición en el OPPISS: consulta pública de colegiados médicos y su especialidad (reconocida por el CNECS), las web de las sociedades científicas del Ministerio de Sanidad o la relación de medicamentos autorizados para uso humano de la Asociación Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS)”, explicó la coordinadora.

Mejorar la salud y calidad de vida de la población pasa por denunciar y perseguir estas prácticas que, en la opinión de la Dra. Arroyo, suponen un intrusismo laboral y están fuera de todos los controles que las corporaciones tienen para regular a sus profesionales. “El 80% de las personas que realizan estas prácticas no son médicos, luchar contra el intrusismo y estas prácticas es luchar por el interés de los pacientes”, concluyó.

A continuación, participaron diferentes expertos del ámbito médico y de las asociaciones de pacientes, la Dra. Mariluz Amador, directora médica en la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), miembro de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO), de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO) y de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM); y la Dra. Mónica Granja, facultativa especialista de área, Hospital Clínico San Carlos (Madrid), experta en Inmunología e Inmunoterapia y formación en Oncología de Tumores Digestivos (GI Experts).

Así como el Dr. Raúl Córdoba, coordinador de la Unidad de Linfomas del servicio de Hematología del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz (Madrid), miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) y de la Sociedad Internacional de Oncología Geriátrica (SIOG); Carolina Martínez, enfermera del Hospital de Día de Oncología, del Hospital Universitario Vall d'Hebron de Barcelona; y Carmen Yélamos, psicóloga clínica y psico-oncóloga, coordinadora Nacional de Programas de Atención Psicológica del área de Programas y Observatorio de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC).

Casi 10 000 búsquedas habituales en internet tienen que ver con terapias alternativas y cáncer

En su intervención, la Dra. Mariluz Amador alertó sobre las consecuencias serias y muy graves y bastantes frecuentes de las pseudoterapias en el tratamiento del cáncer. “Las pseudociencias son conocimientos o prácticas cuya eficacia y seguridad para tratar el cáncer no han sido demostrados por los métodos habituales, con el método científico, y suponen un problema que tiene unas dimensiones importantes”, dijo la experta. Según estudios de este año casi 10 000 búsquedas habituales en internet tienen que ver con terapias alternativas y cáncer.

Además, según expuso “a cualquiera nos puede pasar y puede caer de alguna manera en este tipo de terapias, es cierto que hay personas más vulnerables que otras, pero no hay que perder nunca la vigilancia”. En este sentido, afirmó que es vital trabajar la relación médico-paciente en términos de empatía, comunicación y confianza. “Si la persona tiene confianza y se siente libre de expresar lo que siente y sus dudas con su médico o cualquiera del equipo, contará si ha entrado contacto con alguna práctica y consultará a su profesional”, añadió.

En cuanto a la búsqueda, denuncia activa y la generación de mecanismos para ser más activos y que faciliten la denuncia, fueron otras de las propuestas que hizo la experta al igual que compartir materiales informativos conjuntos y redirigir a los pacientes a información fiable. “Tenemos que recetar a los pacientes internet de verdad basado en fuentes avaladas y sitios donde el paciente encuentre un área segura de información que le ayude a tomar decisiones”, concluyó.

Por su parte, la Dra. Mónica Granja, definió las pseudoterapias “como cualquier sustancia técnica o producto que se vende con una determinada finalidad sanitaria, por ejemplo, prometiendo la cura del cáncer en nuestro caso pero que no tiene un aval científico detrás”.

Las pseudoterapias, en su opinión, lo que “directamente hacen es venderse promoviendo una determinada cura de un tumor o de una determinada enfermedad sin nada detrás de evidencia científica”.

“Por eso les pedimos a nuestros pacientes que confíen en nosotros que nos pregunten a los profesionales sobre las terapias que quieran, nosotros les responderemos si tienen evidencia científica o no, si pueden interactuar con el tratamiento o no”, añadió.

Compaginar el tratamiento médico con alguna terapia alternativa puede provocar que se incremente la toxicidad de los tratamientos

El Dr. Raúl Córdoba incidió en dos grandes bloques de consecuencias que suponen las pseudoterapias y pseudociencias en el cáncer. Una de ellas es abandonar un plan de tratamiento. “Los médicos elegimos opciones de tratamientos avaladas por el método científico y demuestran con garantías su eficacia y seguridad. Todo lo que no siga el método científico es que no es demostrado. No podemos recomendar algo que no se ha demostrado si funciona o no”, expuso el experto quien alertó del grave peligro que supone cuando los pacientes abandonan el tratamiento médico por alguna terapia alternativa.

Otra de las consecuencias más frecuentes es cuando el paciente compagina el tratamiento médico con alguna terapia alternativa. “Esto puede provocar que se incremente la toxicidad de los tratamientos. En ocasiones estas alternativas de medicina alternativa o pseudoterapias no sustituyen a la medicina que nosotros le podemos ofrecer mediante método científico, es decir, no abandonan si no que compaginan y pude tener implicaciones sobre el tratamiento y esa toxicidad puede ser letal, explicó.

Al igual que el resto de los intervinientes, insistió en la importancia de preguntar a los profesionales ante las dudas. “Hay veces que no podemos curar a nuestros pacientes, pero siempre podemos cuidarles y acompañarlos. Yo como médico soy la cara visible de un gran equipo, los animó a que recurran a nosotros, a cualquiera de nosotros con quien tengan más empatía y sea él quien le transmita la información veraz y basada en evidencia científica”, puntualizó.

En la misma línea, Carolina Martínez alertó de cuando los pacientes complementan el tratamiento médico con alguna de las terapias de pseudociencias, dietas estrictas, infusiones, hipotermias... “Tenemos que tener cuidado con estas cosas añadidas que pueden hacer daño”, dijo.

Reclamó la necesidad de contar con más psicólogos en los hospitales. “Es super importante en el momento diagnóstico que se necesita colocar la información y no buscar otras maneras de trabajarlo como es caer en estas terapias”.

A su juicio, también es importante que los pacientes reclamen un papel activo en los hospitales con su médico, enfermera, psicóloga… “Tenemos que dotarles de herramientas viables para que ellos sean parte de su bienestar, de su curación, si es posible, o de la evolución de la enfermedad. La medicina hospitalaria convierte a los pacientes en pasivos. Los pacientes tienen que ser parte del proceso y contribuir a la evolución del mismo”, especificó.

Finalmente, Carmen Yélamos alertó del intrusismo de profesionales que no tienen que ver con el ámbito de la psicología y psiquiatría. “Las pseudoterapias -dijo- se han colocado en todas las disciplinas. Frecuentemente nos encontramos con personas que se hacen llamar coach o terapeutas y que pueden perjudicar mucho a los pacientes”.

En su opinión, “una enfermedad como el cáncer nos hace sentir inseguros y ese desconocimiento de cómo actuar hace que podamos acudir a charlatanes, mantra de buenas energías… y una serie de prácticas que provocan conductas dañinas para la salud física y mental del paciente y de sus seres queridos”.

“Estas terapias no nacen del método científico. Aconsejamos a los pacientes y familias no acudir a personas sin titulación oficial. Si necesitamos ayuda profesional es necesario tratarse con una persona especializada en psicooncología, en clínica o psiquiatría. Es muy útil para pacientes y familiares tratar solo con profesionales especializados y estar colegiados”, matizó la psicóloga quien hizo hincapié también en la importancia de la comunicación.

“Hay que estar al lado del paciente saber escucharle, atender sus necesidades, y poder ayudarle, que tenga confianza para contarle lo que está haciendo más allá del tratamiento. La intervención en el cáncer no solo debe ser multidisciplinar sino interdisciplinar. La salud mental hay que tratarla en fases iniciales”, concluyó.

Este evento continúa con la iniciativa puesta en marcha el año pasado por el OPPISS en materia de formación y divulgación científica, que llevó a cabo tres seminarios on-line y que llevaron por título: “Vacunofobia”; “Actualización del marco legal en intrusismo sanitario y pseudoterapias”; y “La comunicación veraz: antídoto frente a pseudociencias”.

Accede a la Web oficial del OPPIS

Vuelve a ver el seminario aquí