Sábado, 24 Junio 2017

50º Congreso de SEPAR

El riesgo de desarrollar cáncer de pulmón en pacientes con EPOC se multiplica por cuatro

El cáncer de pulmón es la tercera causa de muerte en España por detrás de las enfermedades isquémicas del corazón y las cerebrovasculares. En España el año 2014 fue la causa de la muerte de 21.596 personas, aumentando un 1,6% respecto al año precedente, y es el cáncer de mayor mortalidad entre los hombres

Madrid 16/05/2017 medicosypacientes.com
La asociación entre EPOC y enfisema potencia el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón.

“Identificar a la población con más riesgo de desarrollar esta enfermedad y someterla a un programa de cribado ayudaría a salvar muchas vidas”, explicó el Dr. Juan Pablo de Torres, neumólogo y miembro del Área de EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica) de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). “Solo el 15% de los pacientes con cáncer de pulmón continúan con vida tras cinco años debido a que en la actualidad el diagnóstico, generalmente, se realiza en estados avanzados”. 

El Dr. de Torres presentará la revisión: “La utilidad de la tomografía computarizada en la detección precoz del cáncer de pulmón en la enfermedad pulmonar crónica”, que tiene por objetivo el identificar cuál sería el principal grupo de riesgo a incluir en un programa de cribado, en el marco del 50º Congreso de SEPAR que se celebrará en Madrid el próximo mes de junio. La relación entre el cáncer de pulmón y la  enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es bien conocida. De hecho, la población con EPOC tiene un alto riesgo de desarrollar cáncer de pulmón, entre tres o cuatro veces mayor que una persona fumadora que no sufra o haya sufrido EPOC. Otro de los principales factores de riesgo asociados al cáncer de pulmón es la presencia de enfisema radiológicamente detectado. 

Así pues, la asociación entre EPOC y enfisema potencia el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón, lo que convierte a los fumadores con estas enfermedades en dianas ideales para los programas de cribado. No obstante, el equilibrio entre el beneficio y el daño ocasionado por los programas de cribado debido al posible “sobre diagnóstico” genera un intenso debate: estudios recientes sugieren que es particularmente inexistente en la población de pacientes con EPOC. 

Para propiciar que la balanza se decante hacia el beneficio, el estudio del Dr. de Torres propone índices de riesgo de desarrollar cáncer de pulmón para pacientes con EPOC. Estos tienen en cuenta criterios clínico-radiológicos o funcionales que permitirían seleccionar los enfermos con mayor riesgo, maximizando la relación coste-beneficio y facilitando su implantación. 

En cuanto a la técnica para realizar el cribado, la tomografía axial computarizada (TAC) de baja dosis (TCBD) se ha propuesto como una herramienta útil para reducir la mortalidad de cáncer de pulmón mediante su detección precoz. Detectar la enfermedad en estadios tempranos permitiría un tratamiento con intención curativa con la consiguiente disminución de la mortalidad por esta causa. 

El estudio National Lung Cancer Screening Trial (NLCST - Prueba Nacional de Detección del Cáncer de Pulmón) publicado por el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos en noviembre de 2011 demostró por primera vez la eficacia del cribado con TAC de baja dosis. El cribado realizado con TCBD en una población seleccionada de fumadores activos o ex fumadores redujo un 20% la mortalidad por cáncer de pulmón, con una reducción adicional de un 6,7% de muerte por todas las causas. 

Un reciente sub-análisis del estudio NLCST demostró consistentemente que el fenómeno de sobre diagnóstico no está presente cuando se realiza cribado a pacientes con EPOC, al contrario de lo que si pasa en aquellos sin EPOC. Además, este mismo estudio demostró que realizar cribado en enfermos de EPOC produce un efecto positivo de “cambio de estadio” hacia uno más favorable.