Viernes, 17 Agosto 2018

En el Caribe

El riesgo de brotes de dengue es más alto después de un período de sequía

Los cambios del clima en el Caribe, como las lluvias o las sequías, pueden afectar el riesgo de brotes de enfermedades transmitidas por mosquitos, como el dengue, el chikunguña y el zika, según ha puesto de manifiesto un estudio en el que ha participado el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal)

Madrid 30/07/2018 medicosypacientes.com/ E.P.
La sequía hace que en las viviendas prolifere el número de recipientes para almacenar agua que son criaderos ideales de mosquitos
Según un comunicado, los investigadores han desarrollado un modelo climático capaz de predecir el impacto de las sequías y las precipitaciones extremas sobre el riesgo de brotes de dengue, con unos resultados publicados en 'Plos Medicine'.
 
En los últimos años, la región del Caribe se ha enfrentado a un gran número de brotes de enfermedades transmitidas por el mosquito Aedes --dengue, chikungunya y zika--; esta zona experimenta temporadas secas intensas particularmente en años con eventos de El Niño.
 
La sequía hace que en las viviendas prolifere el número de recipientes para almacenar agua, que son criaderos ideales de mosquitos; sin embargo, pocos estudios científicos han examinado los efectos de la sequía prolongada en la transmisión del dengue.
 
Con este estudio, un equipo internacional ha diseñado un modelo estadístico para el Instituto Caribeño de Meteorología e Hidrología con el objetivo de predecir los brotes de dengue en Barbados.
 
La metodología se ha basado en estudios desarrollados para Brasil y Ecuador, y a partir de datos de temperatura y de precipitaciones, se realizó un modelo que predecía los casos mensuales de dengue entre los años 1999 y 2016.
 
Los resultados indican que la herramienta fue capaz de predecir con éxito los períodos con brotes de dengue; en concreto, las condiciones óptimas para las epidemias son períodos de sequía seguidos de una combinación de condiciones cálidas y precipitaciones intensas cuatro a cinco meses después.
 
La primera autora de la publicación e investigadora de ISGlobal y de la London School of Hygiene & Tropical Medicine, Rachel Lowe, ha destacado que "este es el primer modelo estadístico diseñado para tener en cuenta el impacto combinado de la sequía y la lluvia en el riesgo de enfermedad".
 
"Esto es importante ya que el cambio climático está contribuyendo a sequías y huracanes más intensos y frecuentes en la región del Caribe", ha añadido.
 
La investigadora ha concluido que "esta herramienta será de gran utilidad para las políticas de salud pública, ya que se podrán planificar intervenciones para reducir el riesgo de dengue y otras enfermedades transmitidas por mosquitos".
 
De hecho, está previsto que este modelo contribuya a un sistema de alerta temprana en todo el Caribe para predecir posibles epidemias de enfermedades transmitidas por mosquitos con tres meses de antelación.