Domingo, 24 Junio 2018

Creado por la SEPAR

El registro español de bronquiectasias presenta sus primeros resultados

Con el objetivo de obtener información de los pacientes con bronquiectasias (BQ) para mejorar el conocimiento de la enfermedad en España, la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) creó en febrero de 2015 el Registro Español Informatizado de Pacientes con Bronquiectasias (RIBRON). “El registro”, explica el Dr. Miguel Ángel Martínez-García, director del Programa Integrado de Investigación (PII) de Bronquiectasias de SEPAR y coordinador del RIBRON, “cuenta ya con información  basal y longitudinal de más de 1.200 pacientes, lo que la convierte en uno de los registros nacionales de BQ más importantes del mundo”

Madrid 26/09/2017 medicosypacientes.com
El registro español de bronquiectasias, uno de los más importantes del mundo.

El registro continúa creciendo y se espera alcanzar datos correspondientes a más de 2.000 pacientes durante el año próximo. Con el RIBRON se pretende facilitar e impulsar la investigación multicéntrica y multidisciplinar en BQ, identificar grupos de pacientes candidatos para futuros estudios multicéntricos y valorar el seguimiento de las Guías Clínicas con el intento de unificar y mejorar su manejo. El Dr. Martínez- García ha presentado el diseño del registro y los primeros resultados en el Congreso Anual de la European Respiratory Society (ERS), celebrado recientemente en Milán. Durante la ponencia, encuadrada dentro de la Sesión conjunta Español/Portugués ERS/ALAT/SBPT/SEPAR/SPP, el coordinador del RIBRON presentó la organización logística, estructura, evolución y funcionamiento del registro. 

El Dr. Martínez-García presentó también por primera vez las características descriptivas de los primeros 1.200 pacientes incluidos en el RIBRON y la comparación de las mismas con las de otros registros de BQ como IRIDE (Italia) o PROGNOSIS (Alemania) que ya han sobrepasado los 500 pacientes, el registro norteamericano con algo más de 1.800 pacientes, el registro EMBARC europeo con más de 8.000 pacientes, y otras bases de datos importantes como la latinoamericana que cuenta con 650 pacientes registrados. 

El principal de los datos obtenidos a destacar es la importante heterogeneidad en cuanto a las características basales y de seguimiento de los pacientes según su origen geográfico en diferentes aspectos como: la progresiva mayor edad al diagnóstico; la elevada colonización por micobacterias atípicas en Norteamérica; el amplio rango en el porcentaje de BQ consideradas como idiopáticas; o la creciente asociación con otras patologías de la vía aérea como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y el asma, en especial en sus formas graves. 

“Cabe destacar”, puntualiza el Dr. Martínez-García, “que entre un 25% y un 35% de los pacientes, independientemente de su lugar de origen, muestra infección bronquial crónica por Pseudomonas aeruginosa (PA). De forma específica en España, probablemente como consecuencia de nuestras normativas que siempre han apostado, y lo van a seguir haciendo, por el tratamiento precoz y contundente de la infección por PA ya en sus fases iniciales, el grado de utilización de la antibioterapia inhalada es sustancialmente mayor que la observada en otros países”. Por último, en los resultados concretos de pacientes españoles llama la atención el importante uso de esteroides inhalados (mayor del 50%), tratamiento que solo debería de ser utilizado en situaciones específicas por sus efectos deletéreos que en cualquier caso es necesario confirmar en futuros estudios. 

Los investigadores miembros de SEPAR interesados en las BQ hace ya años que comenzaron a trabajar en grupo, inicialmente en la elaboración de consensos y normativas, posteriormente en la puesta en marcha de un registro de BQ, y finalmente con la creación del PII (Programa de Investigación Integrado de Bronquiectasias) se iniciaron los estudios multicéntricos. 

Así, el RIBRON es la continuación del registro histórico BQ de SEPAR, que durante una década recogió datos, sobretodo trasversales, a más de 2.000 pacientes. Dicho registro histórico en los dos últimos años ha conseguido un rendimiento científico importante con la publicación de cuatro estudios originales, de los que tres han sido internacionales. En el nuevo registro RIBRON se incluyen datos generales, de etiología, clínica, microbiología, función pulmonar, radiología, analítica, nutrición, tratamiento, comorbilidades, complicaciones y pronóstico. 

Las variables se registran periódicamente con un mínimo anual siguiendo las directrices consensuadas en la normativa SEPAR de Bronquiectasias. Los pacientes que se incluyen al RIBRON son informados del objetivo y finalidad del registro y firman el consentimiento para ello. El criterio de inclusión está abierto a pacientes de cualquier edad diagnosticados de BQ por tomografía computarizada torácica de alta resolución de cualquier etiología (incluida la fibrosis quística) que sigan controles periódicos por el investigador. Muchos de los 30 centros participantes del RIBRON participan activamente en el reclutamiento de pacientes en el registro europeo EMBARC. 

La confidencialidad de los datos del paciente, médico y hospital están protegidos antes de su envío mediante la asignación de un número de estudio único para cada paciente, y la supresión o codificación de cualquier otra información que pudiese identificar persona o centro hospitalario. Los datos electrónicos confidenciales están además protegidos por contraseñas y todas las copias de los datos e informes en papel son guardados en lugar seguro. La calidad de los datos es monitorizada y documentada, y se realizan auditorias completas de los datos a intervalos periódicos. 

Por último, cabe destacar que actualmente, bajo la coordinación del Dr Martínez-García, acaban de finalizarse y ya están listas para su publicación las nuevas normativas sobre el diagnóstico y tratamiento de las BQ en el adulto de SEPAR. Estas nuevas normativas “pretenden ofrecer al profesional que trata a pacientes con BQ una visión general y práctica del manejo de este paciente, incluyendo no solo aspectos terapéuticos, sino también de diagnóstico, valoración y seguimiento”. Casi de forma simultánea, al ERS ha presentado también durante el congreso las nuevas normativas de BQ en el adulto, que en este caso se centran en el manejo terapéutico del paciente.

Las bronquiectasias (BQ) son dilataciones anormales e irreversibles de los bronquios con alteración del epitelio ciliar, que pueden ser localizadas o generalizadas. Las BQ no son una enfermedad en sí misma, sino el resultado final de enfermedades diferentes que tienen puntos de manejo en común. Sin embargo, clásicamente se han diferenciado en BQ debidas a fibrosis quística (FQ) y BQ no debidas a FQ. Las primeras, que sólo representan un pequeño porcentaje del total, afectan a una población homogénea de pacientes en quienes la afectación respiratoria es el principal factor predictor de mortalidad. Por el contrario, las BQ no FQ afectan a una población heterogénea de pacientes y tienen etiologías muy diferentes, incluidas las de causa no conocida, cada una con sus propias características.