Lunes, 4 Julio 2022

El presidente de la AMM teme que la crisis empuje a delegar funciones propias de médicos a otros profesionales de la salud

18/10/2008

Las razones de estos cambios se sustentan, según expertos, en la ampliación de funciones que persiguen otros profesionales de salud, y el abaratamiento de los servicios que prestan

Madrid, 17 de octubre 2008 (Redacción)

El presidente saliente de la Asociación Médica Mundial (AMM) ha advertido, durante la celebración de la Asamblea Mundial de dicha Asociación, que se celebra estos días en Seúl, que la “crisis financiera mundial podría llevar a las autoridades de salud a reducir costos y delegar las funciones de los médicos a otros profesionales de la salud”.

Según el doctor Jon Snaedal, que se despide de su cargo al término de dicha Asamblea, “los médicos deben esperar cambios en la manera como trabajan, ya que la actual crisis financiera acelerará la tendencia a delegar funciones a otros profesionales de la salud.

"Muchos de los otros profesionales de la salud están dispuestos a realizar funciones que cumplen tradicionalmente los médicos. Por ejemplo, la prescripción de medicamentos, diagnósticos e incluso tratamientos y seguimiento de los pacientes".

El doctor Snaedal, geriatra de Reykjavik en Islandia, ha añadido, al respecto, que esto ya está sucediendo en Europa, Estados Unidos, Asia y Latinoamérica. Sin embargo, los informes sobre el tema han destacado la falta de evidencia para reforzar el cambio. “Falta regulación, buena educación y formación y también hay objeciones culturales al desarrollo, tanto de parte de los médicos como de los pacientes”.

Este experto afirma que las razones de estos cambios se sustentan que los servicios de los otros profesionales de la salud son más baratos que los prestados por los médicos y que el otro personal de salud busca ampliar sus funciones. Sin embargo, los médicos deben reconocer que a menudo ellos no han respondido a las necesidades de los pacientes, en especial cuando estos tienen enfermedades crónicas y requieren un acceso continuo y expedito a los servicios médicos. Cuando sucede esto, existe una mayor presión de las enfermeras y farmacéuticos para reemplazarlos en sus funciones.

Ante ello, se propone que los médicos respondan a ello con una mejor organización de sus servicios y trabajo en equipo con otros profesionales de la salud. “La unidad de las profesiones de la salud producirá cambios más eficaces”, según se ha dicho.

Snaedal opina, además, que “cuando las autoridades mal asesoradas intentan introducir cambios sin consultas y regulaciones, los médicos deben defender sus funciones tradicionales. Sin embargo, a veces la delegación de funciones es apropiada y los médicos deben aceptar cambios en su profesión”.

La AMM va a analizar este asunto con la Organización Mundial de la Salud y con otras profesiones de la salud. En este sentido, está prevista la organización una reunión en Islandia, en marzo de 2009, para analizar más profundamente los temas de los recursos humanos para la salud, la delegación de funciones y las relaciones interprofesionales.