Campaña medicina rural

Sábado, 20 Agosto 2022

El País Vasco aprueba su ley antitabaco, de la que se han eliminado las restricciones más polémicas

03/02/2011

Se ha suprimido algunas de las restricciones más polémicas que se habían previsto inicialmente como la prohibición de fumar en coches en los que viajen menores o de vender tabaco en gasolineras. También contempla que las administraciones públicas puedan articular, en su caso, medidas que contribuyan a la reducción de los posibles impactos negativos identificados en el sector de la hostelería

Madrid, 4 de febrero 2011 (E.P.)

El Parlamento vasco dio ayer su visto bueno a la normativa autonómica sobre la ley antitabaco que, al igual que la estatal, prohibirá fumar en bares y restaurantes. La norma vasca (denominada formalmente 'Ley de tercera modificación de la Ley sobre Prevención, Asistencia e Inserción en materia de Drogodependencias) no incluirá finalmente algunas de las restricciones más polémicas que se habían previsto inicialmente como la prohibición de fumar en coches en los que viajen menores o de vender tabaco en gasolineras.

La prohibición de consumir tabaco en establecimientos hosteleros -así como el resto de las restricciones para fumadores previstas en la ley española- está vigente en el País Vasco, al igual que en el resto del territorio estatal, desde el pasado 1 de enero, cuando entró en vigor la ley aprobada el pasado mes de diciembre en el Congreso de los Diputados.

La ley vasca, que en un principio iba a tener un carácter más restrictivo que la estatal, será finalmente más parecida a esta última, después de que en el trámite parlamentario se hayan eliminado algunos de los contenidos más polémicos que se habían previsto inicialmente, como la prohibición de fumar en coches en los que viajen menores o de vender tabaco en gasolineras.

Impacto y novedades

Durante la tramitación del documento también se han introducido otros cambios respecto al proyecto de ley elaborado inicialmente por el Gobierno vasco. Uno de ellos es el compromiso de que el Ejecutivo evalúe el impacto económico de la ley sobre el sector hostelero una vez transcurrido un año desde su entrada en vigor, con el objetivo de articular, en su caso, medidas para reducir las posibles repercusiones negativas sobre este tipo de negocios.

Esta medida establece que, transcurrido un año desde la aprobación de la ley, el Gobierno autonómico proceda a la evaluación de sus repercusiones económicas sobre la hostelería, "de modo que las administraciones públicas pudieran articular, en su caso, medidas que contribuyeran a la reducción de los posibles impactos negativos identificados", aunque este compromiso no significa que el Gobierno vaya a compensar económicamente a los empresarios que adaptaron sus locales a la normativa anterior, con el fin de separar las áreas de fumadores y no fumadores.

Otra de las novedades establece que el Gobierno vasco promoverá el desarrollo de programas sanitarios para deshabituación tabáquica en instituciones docentes, centros sanitarios, centros de trabajo y entornos deportivos de ocio. Por otra parte, la Administración promoverá el acceso a tratamientos de deshabituación, prioritariamente dirigidos a grupos de riesgo, "cuya eficacia esté científicamente avalada".

Otra modificación plantea que se permita la venta de puros de forma individual, de forma que no tengan que ser comercializados obligatoriamente en paquetes de varias unidades. El documento no contempla una regulación específica sobre sociedades gastronómicas, de forma que en este campo no habrá diferencias respecto a la normativa estatal.

Por otra parte, el texto establece que las labores de inspección de la ley antitabaco en esta Comunidad Autónoma recaerán exclusivamente en las unidades de inspección del Gobierno vasco. De esa forma, se ha suprimido el apartado que en el proyecto de ley que habilitaba a la Ertzaintza y a las policías locales para desempeñar también los trabajos de inspección y control del cumplimiento de la normativa.