Campaña medicina rural

Martes, 9 Agosto 2022

El País Vasco acoge el primer biobanco español con un arsenal muy variado de muestras biológicas

20/02/2009

El creciente peso específico de la investigación en el estudio de algunas de las patologías más prevalentes, de origen complejo y multifactorial, demanda el uso de muestras biológicas, que aportan una valiosa y actualizada información clínica

Madrid, 20 de febrero 2009 (medicosypacientes.com)

Diabetes, cáncer, esclerosis múltiple, asma, enfermedades cardiovasculares, obesidad, esquizofrenia… El origen y las causas de la aparición de las enfermedades complejas más prevalentes están relacionados con factores tales como la genética, el medio ambiente, la dieta y los hábitos de vida y las estructuras sociales. El creciente peso específico de la investigación en el estudio de estas enfermedades de origen complejo y multifactorial demanda el uso de muestras biológicas que fortalezcan la solidez del trabajo de campo. Se trata, no obstante, de un material sensible que requiere, según confirma Carmen Garaizar, directora del Instituto Vasco de Investigación Sanitaria (O+Iker), “garantías de calidad ética, legal y técnica”.

Sobre ese pilar se asienta la creación del Biobanco Vasco para la Investigación (O+Ehun), que coloca a Euskadi como referencia vanguardista en el desarrollo de las biociencias. El Biobanco cuenta con un centro coordinador situado en la sede de BIOEF en Sondika (Vizcaya). Roberto Bilbao es el coordinador de esta iniciativa promovida por el departamento de Sanidad del Gobierno vasco. El investigador asegura que “se trata del primer biobanco de toda España que aglutina, en una misma entidad, muestras de células tumorales, de ADN, de tejidos y de cerebros”.

Utilidad del material biológico

La utilidad del material biológico en la investigación se traduce a términos prácticos. Con el uso de estas muestras los investigadores pueden desarrollar biomarcadores y dianas terapéuticas que faciliten su trabajo. Todo ello repercute en importantes avances de los métodos de predicción y de diagnóstico precoz de las enfermedades y el descubrimiento de nuevos fármacos dirigidos selectivamente hacia variantes concretas de ciertos procesos patológicos. Además, permite detectar con antelación la susceptibilidad de cada individuo a la toxicidad o a la resistencia ante determinados tratamientos.

El Biobanco Vasco para la Investigación (O+Ehun) está pensado –“y esta es quizá su principal ventaja de cara a la investigación”, corrobora Roberto Bilbao- “para facilitar a los profesionales de la Sanidad la recogida de muestras de la asistencia clínica. De este modo, cada muestra incorpora una valiosa y actualizada información clínica que determina la calidad de las muestras. Así, facilita la investigación colaborativa a la sanidad, las universidades, los centros tecnológicos y las empresas del sector de las biociencias”.

Nueve centros sanitarios en red

Este nuevo centro de referencia es una estructura de BIOEF, -fundación promovida por el departamento de Sanidad del Gobierno vasco- que permite la recogida de muestras, su procesamiento y almacenamiento en los hospitales, así como su cesión a los investigadores de la comunidad científico-tecnológica. Para ello está diseñado mediante una estructura en red que aglutina nueve centros de referencia que participan en esta fundación; los seis grandes hospitales públicos vascos (Cruces, Basurto, Galdakao, Donostia, Txagorritxu y Santiago Apóstol); dos centros sanitarios privados –el Instituto Oncológico de San Sebastián y la Policlínica Gipúzcoa– y el Centro Vasco de Transfusiones y Tejidos Humanos de Osakidetza.

Este trabajo conjunto y de campo “permite que las muestras que ingresen en el Biobanco dispongan de la información clínica estrictamente necesaria para el desarrollo de proyectos de investigación. Además, se encuentra permanentemente actualizada y se preserva en todo momento el anonimato del donante; todo esto es de gran importancia para agilizar y acelerar las investigaciones sobre numerosas enfermedades”. Además, y como subraya el coordinador “la muestra, per se, no tiene valor si no va acompañada de una información clínica veraz. Al estar enclavado en los propios hospitales es el médico el que provee esa información”.

Ética y seguridad

La investigación biotecnológica y buena parte de la farmacéutica necesitan estas muestras biológicas para el desarrollo pre-clínico y clínico de sus productos. Además, el Biobanco vasco tiene otra misión: la de de servir de garante para que todo el proceso que discurre entre la recogida de muestras y las investigaciones finales, se haga de acuerdo con el marco normativo existente. En el biobanco no entra ninguna muestra que no incorpore el consentimiento informado cumplimentado correctamente, ni sale ninguna muestra sin la aprobación previa del comité científico y del comité de ética en investigación”.

Los tres pilares normativos sobre los que se rige el Biobanco Vasco para la Investigación son la Ley de investigación biomédica, la Ley de autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica, y la Ley de protección de datos de carácter personal. “Las muestras para la investigación sólo pueden obtenerse si el paciente firma un consentimiento informado, previamente aprobado por los comités de ética”.

Asimismo, los proyectos de investigación que soliciten material biológico al Biobanco han de ser aprobados también por el comité de ética de la investigación y el propio comité científico del Biobanco antes de la firma del convenio de cesión, “de tal manera que se garanticen los derechos del paciente donante de la muestra y la calidad científica del proyecto de investigación que lo solicita”. Estas medidas de seguridad están reforzadas, además, con la garantía de que siempre se asegura el anonimato de las muestras en todos los procesos en los que interviene el biobanco. Además, se ha trabajado especialmente en las medidas de seguridad informática, con programas de encriptado de la información y otros mecanismos de seguridad.

Más información: