Miércoles, 8 Diciembre 2021

Otorgados por el Departamento de Salud del Gobierno de Navarra y el Colegio de Médicos de Navarra

El médico de Atención Primaria Félix Bárcena y el intensivista Juan Mª Guergué han sido galardonados con el XI Premio Sánchez Nicolay a las Buenas Prácticas Médicas

El galardón que en esta ocasión reúne a dos premiados se entregó el 23 de noviembre, en el Salón del Trono del Palacio de Navarra, y reconoce al Dr. Bárcena por su labor en la defensa de los valores de la Medicina de Familia y Comunitaria y por su dedicación a la formación de residentes; y al Dr. Guergué, por su impulso a la integración de los servicios de Medicina Intensiva y por su participación, una vez jubilado, en el Comité Asesor de Decisiones éticas, que se creó durante la pandemia por el COVID-19

Navarra 24/11/2021 medicosypacientes.com/ COM Navarra
Los premiados Félix Bárcena y Juan Mª Guergué, con la consejera de Salud, Santos Induráin y el presidente del Colegio de Médicos, Rafael Teijeira
En el acto intervinieron la consejera de Salud, Santos Induráin; el presidente del Colegio Oficial de Médicos de Navarra, Rafael Teijeira; los galardonados y dos compañeros de los premiados, Álvaro Gimeno y Juan Pedro Tirapu, quienes hicieron una semblanza de cada uno de ellos. 
 
Con el equipo de Atención Primaria
 
El Dr. Félix Bárcena Amigo, ejerció como médico de Atención Primaria durante 35 años en el Centro de Salud de Barañain y ha destacado en el ámbito docente por su gran labor como tutor de residentes. En su intervención agradeció el Premio al Colegio de Médicos, al Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea y al Gobierno de Navarra “por haberse fijado en mí para concederme este Premio, que tanto significa en la sociedad navarra”.
 
El Dr. Bárcena compartió el Premio con el equipo que durante 35 años ha formado parte del Centro de Salud de Barañain, con pacientes, sociedades científicas -en mi caso, con la Sociedad Navarra de Medicina de Familia y Comunitaria-, Colegio de Médicos, gerencias de Atención Primaria y Unidad Docente de Medicina de Familia Comunitaria, “que se han ocupado de proporcionarnos la formación continuada que ha sido fundamental por la evolución de la medicina y la tecnología”.
 
La UCI es vida
 
El Dr. Juan Mª Guergué Irazábal, médico intensivista, impulsó la integración de los servicios de Medicina Intensiva con la creación de la nueva UCI del entonces Hospital de Navarra, en el año 1982, y en 2017 la del Hospital Reina Sofía de Tudela, además dedicó gran parte de su vida a la docencia y a formación, y participó en el Comité Asesor de Decisiones Éticas, que se creó durante la pandemia por el Covid-19.
 
En su intervención, subrayó que frente a la idea equivocada de que a la UCI se va a morir, “debemos contraponer la idea de que la UCI es vida. El ingreso en UCI es una experiencia inesperada y relevante que va a cambiar la vida de los pacientes que ingresan en estas unidades”. Para el Dr. Guergué uno de los grandes avances ha sido la UCI humanizada “donde los profesionales, además del conocimiento, intentan cultivar esa virtud que es la compasión y el respeto al paciente, a su dignidad”. 
 
Este Premio, explicó Guergué, “quiero hacerlo extensivo a todo el personal que trabaja en la UCI, por su gran entrega y profesionalidad, soportando largas jornadas de trabajo lo que ha supuesto una gran sobrecarga física y sobre todo emocional”.
 
Premio Dr. Sánchez Nicolay 
 
El Premio Dr. Sánchez Nicolay a las Buenas Prácticas Médicas recuerda la figura de este doctor, fallecido en 2005, que fue pionero e innovador en Medicina Intensiva y que puso en marcha el primer embrión de UCI en Navarra. Asimismo, Sánchez Nicolay fue durante 17 años, de 1980 a 1997, presidente del Colegio de Médicos de Navarra y también ostentó la presidencia de la Organización Médica Colegial de España, desde 1997 hasta 2001.
 
Desde el año 2010, Gobierno de Navarra y Colegio de Médicos otorgan anualmente el Premio Doctor Sánchez Nicolay a las Buenas Prácticas Médicas con el objetivo de reconocer la labor de los médicos de la sanidad navarra que, día a día, dan su vida por el paciente. Es un premio a la dedicación, el interés por el enfermo, la empatía, la preocupación por la buena práctica y la ética profesional.