Campaña medicina rural

Martes, 29 Noviembre 2022

El Gobierno reitera su negativa a la introducción del copago en el sistema sanitario español

09/12/2010

España no se plantea introducir el copago, tal como coincidieron en señalar las ministras de Economía y de Sanidad, Salgado y Pajín, respectivamente, tras las recomendaciones incluidas en un informe sobre los sistemas sanitarios europeos presentadas días atrás en una reunión del Consejo de Asuntos Económicos y Financieros de la UE en Bruselas. Precisamente, la Organización Médica Colegial, en una reciente declaración firmada por su Asamblea General, se posicionaba tajantemente en contra de este tipo de fórmulas, argumentando que “previo a la implantación de los Sistemas de Copago Sanitario, cuya evidencia científica es más que dudosa, es necesario implantar medidas que mejoren la financiación y los cambios organizativos precisos del sistema sanitario”

Madrid, 9 de diciembre 2010 (medicosypacientes.com/E.P.)

Descripción de la imagen

La vicepresidenta Elena Sal-
gado, en la reunión de Bruselas.

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, descartó introducir el copago en el sistema sanitario español pese a las recomendaciones de la UE dirigidas a los Gobiernos de los 27 Estados en relación a la posibilidad de introducir esta forma de financiación junto a otras medidas como la participación del sector privado para garantizar la sostenibilidad financiera de los sistemas de salud.

"La posición del Gobierno Socialista con referencia al copago es clara", manifestó Salgado al ser preguntada por si España se plantea esta fórmula, insistiendo en que no piensa introducirlo en ningún servicio sanitario. La vicepresidenta económica aseguró que la cuestión del copago entra dentro de las medidas que están incluidas en el informe "son medidas para todos los países, no para España", tal como aclaró".

De manera similar se expresó la ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín, asegurando que "España, en este momento, no se plantea el copago", en relación a las recomendaciones de la Unión Europea respecto a la necesidad de incluir el copago y la participación del sector privado en los sistemas sanitarios a fin de hacerlos sostenibles.

"El Gobierno socialista apuesta por un Sistema Nacional de Salud (SNS) universal y público, y España precisamente es uno de los países que está adoptando medidas que hoy recomienda la Unión Europea, que nosotros compartimos y estamos poniendo en marcha. Se refirió a todo lo que tiene que ver con el ahorro del gasto farmacéutico, con la eficiencia en el gasto sanitario y con medidas de ahorro "que estamos impulsando y desarrollando con el fin de garantizar la sostenibilidad del sistema para hacer que sea más eficaz y más eficiente", según señaló la ministra de Sanidad.

Según se recoge en las conclusiones de un informe sobre los sistemas sanitarios europeos expuestas en Bruselas en una reunión del Consejo de Asuntos Económicos y Financieros de la UE (ECOFIN) el pasado 7 de diciembre, los Gobiernos deben "fomentar un uso rentable de la atención sanitaria, a través de incentivos adecuados incluidos sistemas de copago y de pago al proveedor, y en su caso a través de la participación de proveedores no públicos garantizando al mismo tiempo la protección de las personas más vulnerables".

En dicho informe se aconseja, además, a los países dar prioridad a "la prestación y el acceso a servicios sanitarios primarios para mejorar la salud general y reducir el uso innecesario de prestaciones de especialistas y hospitalarias". También apuesta por mejorar la prevención y por "asegurar el uso rentable de los medicamentos mediante mejores prácticas de información, valoración y reembolso y de evaluación de la eficacia".

Dichas recomendaciones también incluyen que se debería "utilizar más sistemáticamente en los procesos de toma de decisiones una evaluación de las tecnologías sanitarias en cuanto a la eficacia, los costes y el impacto general de los tratamientos sanitarios".

"Las medidas introducidas en las últimas dos décadas dirigidas a mejorar la rentabilidad del dinero invertido y a limitar el crecimiento excesivo del gasto en atención sanitaria deberán reforzarse para lograr la consolidación de las finanzas públicas", señala el proyecto de conclusiones.

La UE alerta de que "en las próximas décadas, los Estados miembros tendrán que equilibrar la necesidad de proporcionar una atención sanitaria universal y una demanda cada vez mayor relacionada con una población en envejecimiento, el desarrollo tecnológico y las crecientes expectativas de los pacientes". "Al mismo tiempo, la crisis financiera y económica ha conducido a un fuerte deterioro de las posiciones fiscales en la mayor parte de los países de la UE, haciendo necesarias importantes restricciones presupuestarias para reducir el elevado déficit y la tasa de endeudamiento a fin de situar las finanzas públicas en una senda sostenible", señala el Ecofin."Con ello aumenta la necesidad de evaluar el rendimiento de los sistemas sanitarios y de ejecutar reformas consistentes y necesarias para lograr tanto un uso más eficaz de los recursos públicos como una prestación de atención sanitaria de alta calidad", según el texto de conclusiones.

Rechazo tajante de la profesión médica al copago

La Organización Médica Colegial se ha mostrado siempre reacia a este tipo de medidas, y así lo ha dejado plasmado en una reciente declaración firmada por su Asamblea General, instando a que previamente a la implantación de los Sistemas de Copago Sanitario, "cuya evidencia científica es más que dudosa, es necesario implantar medidas que mejoren la financiación y los cambios organizativos precisos del sistema sanitario". Asimismo, aboga por una reformulación del Copago Farmaceútico, “al haber quedado obsoleto ydesfasado, y cuya estructura diferencia entre población activa y pasiva”, tal como consta en el texto de su declaración del pasado mes de noviembre (ver "Medicos y Pacientes en su edición del 23-11-10).

El Sistema Sanitario Español, prosigue la OMC en su declaración, se ha consolidado como un sistema eficiente y equitativo, con un alto valor añadido y con resultados en salud de los mejores del mundo. El Sector Sanitario, además, es fuente de riqueza, crecimiento económico y de cohesión social.

A las grandes tendencias del sector sanitario que indudablemente inciden en el aumento de costes, cabe añadir un contexto económico desfavorable que hará difícilmente sostenible el actual modelo y exige un estricto control del gasto sanitario, a fin de asegurar su sostenibilidad con criterios de equidad, calidad, cohesión, innovación y seguridad para pacientes y profesionales.

En cualquier caso, se considera que "la necesaria mejora continua de la eficiencia no puede dar, por sí sola, solución a los problemas de suficiencia financiera del sistema. Todos los agentes deben concienciarse de la importancia de aceptar los cambios necesarios que permitan un verdadero acuerdo político del máximo nivel con el fin de implementar las medidas que garanticen la viabilidad del SNS".

Concluye conla afirmación de que "La Profesión Médica, una vez más, reafirma su compromiso con la mejora constante de la calidad, la búsqueda de la excelencia, los valores de la profesión (profesionalismo) y la corresponsabilidad en la defensa de los principios esenciales de nuestro modelo sanitario".