Campaña medicina rural

Viernes, 12 Agosto 2022

El FIEM replantea la relación médico-paciente con el objetivo de brindar una mejor atención sanitaria

14/10/2011

A través de una Declaración, el Foro Iberoamericano de Entidades Médicas (FIEM) replantea la relación médico-paciente, partiendo de la primacía del bienestar y la autonomía del paciente en el entorno de sistemas sanitarios que tengan en cuenta la justicia social, con una distribución adecuada de sus recursos y dentro del marco de los valores “fundacionales”, con más profesión y con más profesionalismo

Madrid, 14 de octubre 2011 (medicosypacientes.com)

Descripción de la imagen

Participación del presidente de la
OMC en la reunión del FIEM en
Montevideo.

En el marco de la Reunión que el Foro Iberoamericano de Entidades Médicas (FIEM) celebra estos días en Montevideo (Uruguay) se ha trabajado sobre varios documentos entre los que cabe destacar una Declaración para “la Revalorización de la Relación Médico-Paciente y la aplicación de medidas para lograrlo”.

En el documento se constatan los cambios sufridos en los últimos años en la relación médico-paciente, identificándose una serie de factores que han contribuido a dicho cambio: desde los cambios demográficos, políticos y culturales hasta la revolución tecnológica que conlleva un mayor acceso a la información que no es utilizada, muchas veces, del modo más adecuado.

A partir de esta Declaración, desde el FIEM se considera que hay que replantear y refundar la relación médico-paciente “en beneficio mutuo y con el objetivo de brindar una mejor atención sanitaria, fin último del desempeño profesional”.

La revaloración de esta relación se debe dar en el marco de los valores “fundacionales”, con más profesión y profesionalismo, y se debe basar en el predominio del bienestar y la autonomía del paciente en el marco de sistemas sanitarios que tiendan a la justicia social con una distribución adecuada de sus recursos

El documento concluye con una serie de recomendaciones que giran en torno a impulsar los mecanismos que fomenten la formación y el conocimiento médico; y proteger el tiempo y el espacio adecuado para la atención médica de la población y promover la actualización permanente del profesional y el trabajo en equipo como estrategia para minimizar la posibilidad de error.

Asimismo, se recomienda impulsar un escenario para el ejercicio de la práctica médica en el que la organización de la actividad profesional no sufra distorsiones originadas por errores de diseño provenientes de las entidades formadoras y/o de las organizaciones que brindan cobertura asistencial.

Por último, se insta a exigir a los gobiernos la aplicación de las medidas prácticas que permitan la mejora de las condiciones de trabajo médico en los términos mencionados, como forma de revalorizar la atención del paciente y su acceso a las mejores prácticas de atención profesional sin distinciones de ningún tipo.

V encuentro FIEM

En otro orden de cosas, y con vistas al contenido del próximo V encuentro FIEM, las organizaciones integrantes de dicho Foro consideran que las posturas políticas que no toman a la salud como una prioridad se convierten en una forma de violencia, en especial contra la población más necesitada. Dicha violencia se puede ejemplarizar en situaciones como: bajos niveles saliariales; interveciones inadecuadas sobre la autonomía del médico; ausencia de camas y servicios extrahospitalarios en hospitales; y ausencia de programas para extener la atención sanitaria a poblaciones distantes de los centros urbanos.

La reunión del Foro Iberoamericano de Entidades Médicas (FIEM), al que pertenecen 19 países: España, Portugal, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Haití, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela, está sirviendo para el intercambio de experiencias entre todas las organizaciones participantes sobre éstos y otros temas de interés en estos momentos para la profesión médica como ética y competencia profesional para promover y defender los derechos de los profesionales y los pacientes y la cooperación en el desarrollo profesional permanente. La formación profesional, los sistemas de protección social del médico y la realidad de las migraciones médicas también están contemplados.