Domingo, 21 Julio 2019

Paciente en situación clínica muy compleja

El Dr. Rodríguez Sendín invoca al código deontológico ante el caso de Alcalá

"Nadie puede obligar al médico a que haga una acción por deseo de la familia si esa acción es mala praxis", así de contundente se mostró el Dr. Juan José Rodríguez Sendín, presidente de la Comisión Central de Deontología del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) ante el enfrentamiento entre un hospital de Madrid y la familia de una paciente que se encuentra en situación crítica

Madrid 10/07/2019 medicosypacientes.com
Se trata de una paciente de 54 años que padece desde hace 20 una enfermedad neurodegenerativa.

El código deontológico es clarísimo: no se puede aplicar ninguna medida que sea fútil cuando no solamente no se genera ningún beneficio, sino cuando además se puede producir un perjuicio al paciente como es alargar su agonía", explicó a Efe el Dr. Rodríguez Sendín.

Se trata de una paciente de 54 años que padece desde hace 20 una enfermedad neurodegenerativa y que lleva días ingresadas en este hospital en situación clínica muy compleja.

Los médicos consideran que la aplicación de técnicas agresivas e invasivas no beneficiarían a esta paciente y han decidido que si entra en parada, no deben aplicarse procedimientos avanzados de reanimación.

"Si el paciente no ha dejado escritas sus últimas voluntades y lo que se necesita aplicar, la recuperación, va a generar más daño que beneficio, o no va a generar ningún beneficio como parece que es el caso, evidentemente no solamente no se debe hacer, sino que es una mala práctica y los médicos no pueden estar obligados a hacer una mala práctica", subrayó el Dr. Rodríguez Sendín.

Explicó que lo que han decidido los médicos es no aplicar algo que no sólo no tiene un beneficio, sino que alarga la agonía y en consecuencia el sufrimiento de la paciente.

No obstante, cree necesario humanizar la asistencia, lo que también consiste en tratar de convencer a la familia, "de llegar a una alianza con ellos y explicarles por qué no se pueden realizar ese tipo de acciones" que no generen más que daño al paciente aunque la sensación de la familia sea la contraria.

A juicio del Dr. Rodríguez Sendín, estas situaciones se dan con bastante frecuencia, pero no trascienden, ya que se suele resolver en la intimidad de la consulta.

"Hablas con la familia, les escuchas, te pones en su lugar, les comprendes y explicas que por encima de todo tienes que defender a una persona que tiene que irse tranquilamente y de la mejor manera posible y la familia lo suele entender", aseguró.

En este sentido se manifestó también la presidenta de la Sociedad Madrileña de Cuidados Paliativos, Dra. Coro Pérez, que aseguró que "no es habitual" que este tipo de casos se judicialicen, a diferencia de lo que ocurre en otros países como Estados Unidos.

Detallaron que la decisión tomada por los médicos "no tiene nada que ver con la eutanasia" porque no se busca provocar la muerte, sino "el mayor beneficio y confort" para una persona en una situación de enfermedad irreversible.

"Los profesionales sanitarios no pueden actuar por miedo a que una familia traslade sus actuaciones a los tribunales", insistió la Dr. Pérez y explicó que, a pesar de no haber un protocolo específico, este tipo de decisiones se toman de forma colegial.

Y en el caso de que persistan las dudas, se consulta al Comité de Ética Asistencial del hospital formado por médicos, abogados y representantes de los pacientes, subrayó.

Si el caso acaba en los tribunales juicio, los médicos deberán continuar con su opinión hasta que haya una sentencia, porque "deben velar por el beneficio del paciente, que es la persona que se trata y a la que hay que evitar el sufrimiento", según Pérez.