Campaña medicina rural

Viernes, 12 Agosto 2022

El doctor Martín Zurro, invitado como ponente en la Escuela Líder de Gestión de la Fundación del Colegio de Médicos de Málaga

18/01/2012

El especialista en Medicina Familiar y Comunitaria Martín Zurro ha participado como ponente en la Escuela Líder de Gestión de la Fundación del Colegio de Médicos de Málaga, donde debatió con los alumnos del programa sobre la Sanidad española. De todas las ideas que expuso cabe destacar que, en su opinión, medidas de ahorro o financiación, como el pago directo, son “cortoplacistas” y, aunque puedan parecer efectivas en un principio, "no abordan el fondo del problema". El doctor Martín Zurro ofreció, asimismo, algunas claves para contribuir a la sostenibilidad del sistema tales como controlar las compras y los gastos médicos y farmacéuticos, crear una cultura de uso racional del medicamento y de los servicios de salud, crear sistemas de remuneración al personal basados en los resultados, facilitar la movilidad laboral, y dar más autonomía de gestión a los centros

Málaga, 18 de enero 2012 (medicosypacientes.com)

El especialista en Medicina Familiar y Comunitaria Martín Zurro ha participado como ponente en la Escuela Líder de Gestión (www.liderescueladegestion.com) de la Fundación del Colegio de Médicos de Málaga con un trabajo titulado ‘El liderazgo de una vida marcada por la formación’. En el transcurso de su intervención tuvo tiempo para debatir con los alumnos del programa sobre cómo la sanidad española se está viendo afectada por la crisis, cómo sería posible dejar atrás la misma sin perjudicar la atención que se presta a los pacientes y las polémicas medidas que se están aplicando en la comunidad catalana.

Amando Martín Zurro, autor del libro de referencia ‘Atención Primaria. Conceptos, organización y práctica clínica’, fue coordinador del programa de Medicina de Familia de Cataluña y está considerado como el ‘padre’ de esta especialidad, dejó claro que “el sistema sanitario español lleva años en crisis” debido a una “infrafinanciación crónica que requiere que periódicamente se inyecte liquidez al sistema para reducir el déficit”. Sobre esta base, Martín Zurro analizó alguna de las claves que lacran el sistema sanitario español, como el hecho de que “tenemos 17 autonomías con 17 servicios de salud y cada una quiere lo mejor del mercado, lo que en algunos casos está justificado y en otros no”. Sin embargo, no es ésta la única circunstancia que pesa sobre la prestación del servicio de salud nacional, el profesor definió criterios de mejora organizativos, de consumo de medicamentos, de formación, de investigación y de prestaciones tecnológicas e innovación que podrían contribuir a la sostenibilidad y efectividad del sistema.

En cuestión de inversión pública el doctor Martín Zurro lo tiene claro: “No somos unos derrochadores, estamos aún por debajo de la media de la inversión europea, el problema es cómo se gasta ese dinero” y puso como ejemplo un apartado tan importante como es la planificación de los recursos humanos destacando que: “En España existe una anti planificación de Recursos Humanos en materia sanitaria, cuando en cualquier servicio, como lo es la sanidad, la correcta planificación de los recursos humanos es un aspecto crucial para su adecuada gestión”.

Obviamente las medidas de pago directo o copago del ciudadano que se barajan en Cataluña y que desde que se inició la crisis planean sobre la sanidad fueron valoradas por este invitado del Colegio de Médicos de Málaga. En su opinión, medidas de ahorro o financiación, como el pago directo, son “cortoplacistas” y, aunque puedan parecer efectivas en un principio, no abordan el fondo del problema. “Hemos de aprovechar la coyuntura, porque está claro que algo hay que hacer para introducir soluciones que impliquen un cambio de cultura sanitaria y las únicas soluciones que pueden salvar el sistema que conocemos son las globales”.

“En nuestra sociedad existe una medicalización excesiva. En general, las sociedades consumistas han depositado unas expectativas irreales en las posibilidades de sus sistemas sanitarios para garantizar la salud de su población. El teorema general nos indica que cuando se aumenta el gasto en salud se produce inicialmente un crecimiento rápido y potente, muy apreciable, en la situación de salud de la población, pero llegado cierto momento la efectividad no sigue creciendo aunque se inyecte más dinero en el sistema. Llegados a este punto, si no cambiamos la orientación y organización del sistema, por mucho dinero que dediquemos al mismo, no lograremos mejorar los resultados de forma apreciable”, explicó el ponente.

A juicio de Amando Martín Zurro, algunas claves para contribuir a la sostenibilidad del sistema pasan por controlar las compras y los gastos médicos y farmacéuticos, crear una cultura de uso racional del medicamento y de los servicios de salud, crear sistemas de remuneración al personal basados en los resultados, facilitar la movilidad laboral, dar más autonomía de gestión a los centros, crear programas de atención específicos para pacientes crónicos, que las comunidades se complementen en servicios e implantar una política coherente de I+D+i, sin olvidar “que los países con una atención primaria potente tienen menos gasto sanitario porque demuestran ser sistemas más eficientes”. “No hay que reducir los servicios que prestamos, sólo hacerlos más racionales y sólo los planteamientos globales dirigidos a hacer más efectivo y, por extensión, más eficaz el sistema pueden contribuir a su salvación”, insistió el doctor.

Preguntado por los alumnos de la Escuela Líder de Gestión sobre la situación de Cataluña y un posible pacto nacional por la salud, el facultativo se interrogó sobre la efectividad que puede tener dicho pacto “con la política sanitaria actualmente dividida en 17 sistemas diferentes”. “Quizás sea un esfuerzo que nos podamos ahorrar”, reflexionó en voz alta. Respecto a la situación catalana apuntó que los objetivos del Gobierno para el binomio 2011-2012 pasan por disminuir el gasto en conciertos, personal y servicios de urgencias extrahospitalarios y dividir el Instituto Catalán de la Salud en varias empresas. Martín Zurro matizó que en el caso concreto de esta comunidad el sistema sanitario se había diseñado de forma “bastante localista” y de acuerdo con criterios políticos comarcales y municipales, con una importante dotación de recursos hospitalarios y de otros tipos de recursos (política de proximidad). La supresión, sobre todo de servicios de urgencias extrahospitalarios en determinadas franjas horarias ha ocasionado lógicas protestas sociales