Viernes, 19 Julio 2019

Documento de posicionamiento

El Consejo de Colegios de Médicos de Cataluña advierte del fraude de terapias sin evidencia científica para tratar el autismo

El Consejo de Colegios de Médicos de Cataluña (CCMC) ha difundido un Documento con su posicionamiento ante la preocupación existente en ámbitos profesionales, académicos y científicos en relación al aumento de la oferta de terapias alternativas y pseudociencias, sin evidencia científica para el tratamiento de los trastornos del espectro autista (TEA). Desde el CCMC se advierte de las consecuencias y falsas expectativas que dichas terapias pueden generar en los pacientes y en sus familias

Barcelona 23/01/2019 medicosypacientes.com/CCMC
Los TEA afectan, actualmente, a cerca del 1% de la población.
El Documento presentado por el CCMC recoge información actualizada sobre los TEA, además de ofrecer datos sobre su incidencia y evolución, con el objetivo de informar a la población general y, especialmente, a las familias afectadas.
 
Como se indica en dicho trabajo, en Cataluña han proliferado reuniones y actos organizados por asociaciones pseudocientíficas, en las que se defienden y ofrecen tratamientos curativos con clorito de sodio (MMS, Miracle Mineral Solution) para los Trastornos del Espectro Autista (TEA) basados en una hipotética etiología del autismo provocada por una parasitosis intestinal carente de base científica. 
 
El clorito de sodio es un compuesto que la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios ha prohibido utilizar y del cual ha ordenado la retirada por el grave riesgo que supone para la salud. La propuesta, desde la pseudociencia, de tratamientos curativos para el autismo con determinados productos sin ninguna base científica ni garantía de seguridad provoca incertidumbre, desconcierto e inseguridad a las múltiples familias que conviven con el autismo y que desean lo mejor para sus hijos y supone, además, un claro abuso.
 
Desde el CCMC se recuerda que la función primordial de los Colegios de Médicos es velar por la defensa del ejercicio de la medicina en cualquiera de sus disciplinas siempre adecuado a las buenas prácticas, debidamente conformadas por las sociedades científicas. El acto médico, subraya, debe ir dirigido a promover, mantener o restablecer la salud individual y colectiva de las personas. Al mismo tiempo, el médico debe procurar aliviar el dolor y el sufrimiento causados por la enfermedad y debe cuidar siempre a los que no pueden ser curados. El médico tiene que prestar atención preferente en todo momento a la salud del paciente y tener presente que ésta se debe anteponer a toda otra conveniencia, porque la primera lealtad del médico es hacia la persona que atiende, respetando siempre el principio de beneficencia, que es la base ética que debe presidir cualquier acto médico.
 
Infradiagnóstico
 
Según se recuerda en el documento, en los últimos años se ha incrementado el diagnóstico de los TEA, que actualmente afectan a cerca del 1% de la población, pero "todavía existe infradiagnóstico entre los adultos y en el sexo femenino".
 
Estos trastornos tienen un origen neurobiológico y sus causas son múltiples -factores genéticos y no genéticos, en gran parte desconocidos y que interactúan entre sí-, afectan a la sociabilidad, la comunicación, el interés y la sensorialidad desde la infancia, y su presentación clínica es muy diversa.
 
Aunque hay intervenciones psicoeducativas que mejoran significativamente la evolución de estos trastornos, y fármacos que ayudan a controlar ciertos síntomas, no existe actualmente ninguno que los cure, según se asegura en el informe del CCMC y solo entre el 10% y el 15% de los niños con TEA podrá llevar a cabo una vida completamente autónoma en la edad adulta.
 
Los Colegios de Médicos catalanes defienden que "todos los niños con TEA tienen derecho a ser educados en un contexto de aceptación e integración de la diversidad: Hoy todavía es un reto para la educación ordinaria crear ambientes y currículums educativos adaptados a unos niños que tienen habilidades cognitivas en unas áreas y deficiencias importantes en otras".
 
Cerca del 25% de las personas con TEA presentan graves problemas conductuales a cualquier edad, y en algunos casos, sobre todo adultos, son necesarios equipos y programas terapéuticos específicos, por lo que lse ha subrayado la necesidad de garantizar el acceso a esta atención y promover la investigación sobre estos trastornos.
 
Se adjunta documento íntegro en PDF.