Miércoles, 8 Diciembre 2021

Observatorio de la Salud Laboral del Médico del Colegio de Médicos de Badajoz

El COM Badajoz debate sobre el acoso laboral en la profesión médica

El Colegio de Médicos de Badajoz (icomBA) celebró el pasado miércoles la jornada ‘Prevención de la violencia interprofesional en el ámbito sanitario: La Pesadilla de Claudia’

Badajoz 25/11/2021 medicosypacientes.com/ COM Badajoz
Dr. Hidalgo junto a los ponentes

El encuentro fue seguido a través de medios telemáticos desde otros Colegios de Médicos de España y en diferentes países latinoamericanos, al contar con la colaboración de la Fundación para la Formación de la Organización Médica Colegial (FFOMC) y enmarcarse dentro del proyecto ‘Conferencia sobre el Futuro de Europa’ que impulsan las instituciones europeas. El acto se ha organizado desde el grupo de trabajo del Observatorio de la Salud Laboral del Médico del propio Colegio de Médicos de Badajoz (icomBA) y partía con el objetivo de prevenir la violencia psicológica interna en el terreno asistencial, definir las políticas preventivas ante este tipo de violencia y delimitar y diagnosticar este problema. 

La jornada ha contado con la participación de la Dra. María Dolores Crespo, psiquiatra y asesora externa del Consejo de Atención a la Mujer Médico del icomBA, la Dra. Sara García, vocal de Médicos de Atención Primaria Rural del icomBA, el Dr. Manuel Fernández Chavero, presidente de la Comisión Deontológica del icomBA, Héctor Galache, letrado de la Asesoría Jurídica del icomBA, y la Dra. Isabel Galán, jefa del Servicio de Medicina Preventiva y Salud Laboral del Hospital de Alcorcón.
 
En la presentación, el presidente del icomBA, Dr. Pedro Hidalgo, ha apuntado de la complejidad de este fenómeno donde “los médicos temen denunciarlo y se guarda silencio, por lo que no podemos de hablar de cifras que en todo caso serían falsas ante este problema oculto en muchos casos”. Al mismo tiempo, el Dr. Hidalgo ha indicado que este tipo de situaciones conlleva que el médico acosado no rinde, “se siente inspeccionado y vigilado, más pendiente del qué pensarán de mí, por consiguiente es difícil dedicarse a la salud de los pacientes cuando no se tiene la suya”. En este sentido, ha recordado a los presentes la labor de los colegios de médicos y ha puesto a disposición la corporación a aquellos médicos que estén pasando por este trance”.
 
Tras la visión del mediometraje ‘La Pesadilla de Claudia’, una obra dirigida por Gonzalo Palmeiro, donde se cuenta la historia de una residente de hospital que es víctima de acoso por parte de su jefe y desplazada por sus propios compañeros residentes, se ha procedido al debate que ha introducido la Dra. María Ibáñez, vicepresidenta primera y coordinador del Consejo de Atención a la Mujer Médico del icomBA, quien ha constatado que se trata de un problema real, la mayoría de ocasiones consentido y menospreciado por los propios médicos, con datos que demuestran que el 43 por ciento de los médicos aseguran que en alguna ocasión han sufrido acoso o discriminación en el ejercicio de su profesión, con mayor incidencia en mujeres acosadas mayoritariamente por hombres.
 
Por su parte, en su intervención la Dra. Sara García ha repasado noticias aparecidas en medios de comunicación donde se relaciona el acoso de diferentes tipos a médicos, además de mostrar el protocolo del procedimiento ante situaciones de acoso en el Servicio Extremeño de Salud, que incluye la relación de conductas que constituyen acoso moral, como pueden ser la exclusión de determinados ejercicios para aislar, críticas constantes a su personal o asignación de tareas imposibles, entre otras. Ante estas situaciones, la Dra. García apunta la importancia de la evaluación, implantar estrategias preventivas y una adecuada formación ante este problema. Junto a ello, ha expuesto los mecanismos de denuncia con los que cuenta el Servicio Extremeño de Salud.
 
Mientras, el Dr. Fernández Chavero ha repasado el Código Deontológico de la OMC donde se detalla las situaciones de acoso y las indicaciones para proceder ante cualquier tipo de violencia de estas características, además de detallar el artículo 42-2, donde se indica que cualquier médico debe poner en conocimiento de su colegio cualquier situación de abuso o acoso que sufra un compañero. 
 
Por su parte, el letrado Héctor Galache expuesto la perspectiva jurídica en el terreno del acoso en el ejercicio de la profesión, donde hay herramientas jurídicas que lo estipulan, incluso en el ámbito penal. Hostigamiento, persecución o violencia son términos, a juicio de Galache, incluidos en este terreno que atentan contra la integridad moral y física de las personas que sufren este tratamiento. Además, la intensidad y el tiempo son conceptos que también deben tenerse en cuenta en el ámbito jurídico a la hora de valorar este tipo de violencia. También ha recordado la obligación legal que tienen las empresas, ya sean públicas o privadas, de contar con los protocolos oportunos para combatir este problema.
 
A través de medios telemáticos, se ha contado con el testimonio de la Dra. Isabel Galán, quien ha contado que lleva muchos años viendo casos de acoso, a veces con desenlaces trágicos. Tras su experiencia en la atención de estos casos en el Colegio de Médicos de Madrid, afirma que deben ser instituciones independientes quienes manejen este tipo de conflictos. Además, ha destacado el papel que deben jugar los equipos de prevención de riesgos laborales en este terreno. También ha relatado un caso ocurrido en el año 1999, donde una médico incorporada a hospital, sufrió un caso de aislamiento institucional, impulsado por los órganos de gobierno del centro de trabajo, extendido posteriormente a los propios compañeros, donde se le creaban situaciones para quedar en evidencia ante los compañeros, unos hecho que llevaron incluso a la propia acosada llegó a asumir su incompetencia, acabó por ser despedida y posteriormente conllevó un largo periodo judicial que fue satisfactorio para la doctora acosada. Al mismo tiempo, ha querido destacar que hay que separar los conflictos diarios entre compañeros con los casos de acoso.
 
Cerraba las intervenciones la Dra. Crespo, quien relataba los inicios del análisis de estos casos en el año 2000, cuando ella misma reconoce que era un fenómeno que parecía que no ocurría ya que se daba como conflicto entre compañeros. Sin embargo, afirma que en realidad se dieron cuenta que es un proceso que lleva a cabo un psicópata que elige a sus víctimas entre los más brillantes, en aquellos años en especial a las mujeres. Un proceso que suele concluir en que la víctima es una enferma, que suele contar con la indiferencia de los compañeros, que son conscientes de que mientras el psicópata elija a otra víctima, no lo hace con ellos. También asegura de que hay una cobardía generalizada para afrontar los casos de acoso de un aspecto que califica de muy grave ejecutado por lo que define como un asesino moral.