Lunes, 25 Junio 2018

Agresiones en el ámbito sanitario

El COM Almería lamenta las agresiones sufridas por médicos en el ejercicio de su profesión

Con motivo de las agresiones sufridas por parte del personal sanitario en el ejercicio de su profesión, en los últimos días, el Colegio de Médicos de Almería recuerda el manifiesto de la organización médica colegial que se emitió el 15 de marzo, ‘Día Nacional contra las Agresiones a Sanitarios 2018’, bajo el lema “Ante las agresiones a sanitarios, tolerancia cero”. Cada vez es más frecuente que verbal y físicamente, los médicos sufran agresiones por parte de los pacientes o de sus acompañantes y pide a todos los colegiados que notifiquen y denuncien este tipo de sucesos

Almería 14/05/2018 medicosypacientes.com / COM Almería
Agresiones.

La institución hizo hincapié en dicho manifiesto, en el que se recuerda el asesinato en 2009 de María Eugenia Martínez, en el Centro de Atención Primaria en Moratalla (Murcia). Por ello, la OMC puso en marcha un Observatorio contra las Agresiones en el ámbito sanitario con la intención de aunar todos los esfuerzos que se hacían en cada uno de los colegios de médicos. Agresiones físicas, amenazas e insultos forman parte –según informa el comunicado- de la violencia contra los profesionales de la salud, “una lacra de indudable repercusión social que afecta a la actividad sanitaria, a la relación de confianza entre el sanitario y el paciente, a la salud del personal agredido y a la calidad asistencial que reciben los propios pacientes”. Desde 2015, se considera las agresiones como delito de atentado contra una autoridad pública, además, el pasado año se puso en marcha el Interlocutor Policial Territorial Sanitario; dos logros muy importantes a la hora de afrontar este grave problema. 

Según el manifiesto del Consejo General: “es preciso que se tomen las medidas necesarias para proteger a los profesionales y, con ellos al conjunto del sistema sanitario, un bien público que hay que cuidar y utilizar de forma responsable, respetando los derechos y asumiendo los deberes que ello conlleva”. Por todo ello, se solicita: que las agresiones tipificadas como delito contra la autoridad tengan la misma consideración en todo el territorio nacional, y que “las amenazas, insultos, intimidaciones y coerciones sean consideradas agresión y, por tanto, delitos contra la autoridad por el daño que causan a los sanitarios y su incidencia en la calidad en la asistencia sanitaria”. También se solicita que “se establezcan protocolos de actuación ante las agresiones en centros públicos y privados; así como que las Administraciones sanitarias tomen medidas especiales en aquellos casos en los que profesionales hayan sido agredidos con anterioridad. Otra de las peticiones es que “las administraciones sanitarias establezcan programas de formación para que los profesionales adquieran las competencias necesarias a la hora de afrontar situaciones de riesgo o conflictivas”.

El manifiesto finaliza con las siguientes peticiones: “Que las administraciones sanitarias promuevan campañas de sensibilización y de concienciación a la sociedad, de respeto a los profesionales”. A ello se suma la necesidad de establecer “un Registro Nacional de Agresiones a Sanitarios con datos de las administraciones sanitarias y colegios profesionales para conocer con rigor todos los datos y establecer un mapa de riesgo para una mejor actuación”.

Por todo ello, el Colegio de Médicos de Almería hace hincapié en que, si se quiere que la situación cambie, hay que insistir en la comunicación a los responsables jerárquicos y al Colegio “en estas situaciones tan desagradables y en muchas ocasiones peligrosas” tanto si se trabaja en la Sanidad Pública como en la privada. Además, insiste en que no sólo no hay que tolerar y denunciar las agresiones físicas sino también las amenazas, insultos o expresiones inapropiadas en el ámbito de trabajo.