Lunes, 20 Noviembre 2017

Docencia-investigación en salud mental perinatal

El Colegio de Médicos de Zaragoza, presente en el II Simposio Salud Mental Perinatal

El Colegio de Médicos de Zaragoza ha acogido la celebración del II Simposio Salud Mental Perinatal en el que han participado en torno a 190 profesionales de distintas áreas, organizado por el Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, junto con la Universidad de Zaragoza y la Sociedad Marcé española (Mares), con el fin de promocionar el encuentro de profesionales que trabajan, tanto en la clínica como en la docencia-investigación, en salud mental perinatal en el área de Aragón

Zaragoza 10/11/2017 medicosypacientes.com/ COM Zaragoza
Inauguración del Simposio
El consejero de Sanidad, Sebastián Celaya, ha participado en la inauguración del II Simposio de Salud Mental Perinatal, junto a presidenta del Comité organizador, Isabel Irigoyen, y la presidenta del Colegio de Médicos de Zaragoza, Dra. Concepción Ferrer.
 
El Consejero ha puesto de manifiesto que la prevalencia de los trastornos afectivos en las embarazadas y las repercusiones que tienen tanto para la madre como para el hijo, hacen necesario dirigir también nuestra atención hacia este problema. “Hasta ahora hemos estado más centrados en atender al proceso fisiológico del embarazo y el parto, olvidando el bienestar psicológico de las embarazadas”, ha remarcado Celaya. 
 
La doctora Gracia Lasheras, Jefe del Servicio de Psiquiatría, Psicología y Medicina Psicosomática en el Hospital Universitario Dexeus de Barcelona, ha señalado cómo el desarrollo del feto depende del bienestar emocional de la madre. “El desarrollo cerebral fetal atraviesa momentos únicos en su maduración, presentando periodos específicos de mayor vulnerabilidad a la ansiedad materna; esto provocará que, según en qué momento de la etapa perinatal (embarazo y posparto) la madre sufra ansiedad y/o depresión, aparecerán consecuencias a largo plazo sobre su hijo, como la hiperactividad o el síndrome de déficit de atención, el T. Oposicionista desafiante y la conducta antisocial. También se han encontrado mayor frecuencia de T. Emocionales en la descendencia (depresión, ansiedad, déficit de habilidades sociales) e incluso mayores dificultades cognitivas, como T. del lenguaje y el aprendizaje que, en caso de la depresión materna antenatal perdurarán a largo plazo”.
 
Por su parte, la matrona Ana Belén Laviña, de la Asociación Científica de Matronas de Aragón, se ha referido al papel de la matrona en la prevención y detección de la depresión postparto. “La depresión postparto (DPP), presente entre el 10 y el 20% de las madres, produce un efecto negativo sobre la madre y el bebé. Sin embargo, existe escasa detección, tratamiento y derivación. Sólo una cuarta parte piden ayuda, siendo la matrona el profesional más cercano a las madres”, ha señalado.  
 
En cuanto al uso de las TIC´s en el ámbito de la Salud Mental Perinatal, Jorge Osma, del Departamento de Psicología y Sociología en el Campus de Teruel de la Universidad de Zaragoza, ha destacado que una de las ventajas del uso de las TIC’s en el ámbito de la salud es el anonimato que ofrecen y su fácil accesibilidad y manejo. “Por este motivo, las TIC’s son unas aliadas necesarias y eficaces para llegar a mujeres embarazadas y en el posparto de todo el mundo, salvando las posibles barreras existentes” ha manifestado. También se ha referido al proyecto “Mamáfeliz”, en activo para mujeres embarazadas que no han llegado a la semana 25 de gestación y cuyo objetivo es avanzar en el estudio psicopatológico de los trastornos emocionales perinatales y en las estrategias de prevención de la depresión perinatal a través de las TIC’s.
 
Finalmente, la doctora Pilar de la Cueva, del Servicio de Ginecología en el Hospital de la Defensa de Zaragoza, se ha referido a buenas practicas obstétricas y ginecológicas para el cuidado de la salud mental perinatal. “La evidencia científica y los protocolos actuales del Ministerio de Sanidad y Sociedades científicas de España y resto de países, subrayan la necesidad de desmedicalizar la atención de los embarazos y partos normales realizando aquellas pruebas e intervenciones seguras y reservando intervenciones más basadas en la tecnología para los casos poco frecuentes de complicaciones, cuidando en todos ellos los aspectos de bienestar emocional, para garantizar una vivencia enriquecedora del proceso”, ha señalado. 
 
“Facilitar la intimidad, tranquilidad y acompañamiento de la mujer en el embarazo y parto, y el óptimo inicio del vínculo con su bebe en contacto continuado tras el nacimiento, además del apoyo a la lactancia materna, son factores que ayudan a prevenir la depresión y malestar emocional en el postparto” ha concluido.
 
El teatro, una herramienta para entusiasmar a los estudiantes de Medicina
 
Paralelamente, un seminario de la Cátedra de Profesionalismo y Ética Clínica de la Universidad de Zaragoza ha abordado el teatro como herramienta para el aprendizaje de la ética. Bajo la dirección de Chusa Pérez de Vallejo, actriz y psicopedagoga, a lo largo de dos horas, el salón de actos del Colegio de Médicos de Zaragoza se ha convertido en un improvisado escenario, en un laboratorio de nuevas propuestas para el aprendizaje de la ética.
 
Tal y como ha señalado Chusa Pérez de Vallejo, “el teatro puede ser una magnífica herramienta para entusiasmar a los estudiantes de medicina, porque normalmente, en las universidades hay muchas horas teóricas o prácticas, pero muy pocas en donde nos entusiasmen o donde nos den ganas de probar cosas nuevas”.
 
Y el teatro es una actividad que implica el cuerpo, la mente y el espíritu. “Así que podemos probar nuevas técnicas tanto para modificar la realidad como para ponernos en el lugar de otros” ha sugerido la actriz y psicopedagoga argentina.
 
De hecho, en el ámbito sanitario ya se ha realizado algún experimento con teatro en Zaragoza, en concreto en el curso de bioética del pasado verano. Y es que, tal y como subraya Pérez de Vallejo, “creemos que es un ámbito muy interesante para jugar con el teatro y ponernos en la piel de otro, de los pacientes, de la gente que sufre enfermedades. Pero también para pensar y repensar hechos de injusticia que suceden en el campo sanitario e investigar a través del teatro posibles soluciones”.
 
Justamente por esto, concluye, el teatro puede ser una herramienta indispensable para el aprendizaje de la ética: “con el teatro vamos a implicarnos nosotros. Aquí es donde la ética la vemos de una manera distinta cuando le pasa a otro que cuando somos nosotros los que tenemos que intervenir. Y esto es lo interesante”.