Domingo, 16 Junio 2019

Ante la reestructuración de A.P. en CyL

El Colegio de Médicos de Zamora pide que no se deterioren las bases del ejercicio profesional de los principales agentes sanitarios

 

Ante las incertidumbres e informaciones que se están produciendo en relación con la reestructuración de la Atención Primaria, tanto en Castilla y León, el Colegio de Médicos de Zamora cree necesario hacer una serie de reflexiones y recomendaciones para que la A.P. ocupe "el papel de estructura básica del SNS en cuanto acceso, regulación, resolución e integración de todos los flujos y procesos asistenciales"

11/02/2014 medicosypacientes.com

 

Zamora, 12 de febrero 2014 (medicosypacientes.com)

Ante las incertidumbres e informaciones interesadas de todo tipo que se están produciendo en los últimos días en relación con la reestructuración de la atención primaria, tanto en la provincia de Zamora como en Castilla y León, el Colegio de Médicos de Zamora cree necesario hacer una serie de reflexiones y recomendaciones para que este proceso, necesario a todas luces, sirva para afrontar de verdad los problemas que aquejan desde hace muchos años a este ámbito sanitario, y para que la Atención Primaria ocupe de una vez por todas el papel de estructura básica del SNS en cuanto acceso, regulación, resolución e integración de todos los flujos y procesos asistenciales.

Es notorio que en el modelo organizativo actual coexisten Zonas Básicas de Salud (ZBS) con una gran carga asistencial, que pone en peligro la calidad de la asistencia prestada, con zonas de menor presión pero con defectos estructurales que pervierten el objetivo asistencial para el que fueron diseñadas, buscando más la complacencia del ciudadano que el abordaje serio de sus problemas de salud.

Sí estamos, por tanto, de acuerdo con una reestructuración que equilibre los cupos asistenciales en nuestra provincia y en la Comunidad Autónoma, pero bajo criterios profesionales, huyendo del ahorro por el ahorro con el único límite de la rentabilidad electoral. No vale el sofisma de que se va a garantizar la misma atención médica, hace falta un nuevo modelo organizativo que acerque el ciudadano a los profesionales y al Centro de Salud, o a aquellos consultorios con la dotación y tecnología necesaria para dispensar una asistencia de calidad, con criterios de eficiencia, garantizando una verdadera equidad en el acceso de todos los ciudadanos al SNS.

En pleno siglo XXI no parece de recibo el peregrinaje de los profesionales de la salud por consultorios locales, con dotaciones técnico sanitarias de mínimos, en consultas burocráticas y de dudosa rentabilidad sanitaria. Lo que hay que garantizar son medios y profesionales motivados, con los recursos necesarios, para mejorar la eficiencia de nuestro Servicio de Salud, a la vez que se contribuye a dignificar las condiciones de vida en el entorno rural. Experiencias, por ejemplo, de trasporte a demanda de los pacientes para acudir al médico o la enfermera, cuando sus condiciones de salud lo precisan, ya existen en Comunidades vecinas a la nuestra, e incluso en nuestra propia provincia, que funcionan a plena satisfacción de usuarios y profesionales.

Para ello, también es necesario potenciar el trabajo en equipo, como estrategia para elevar la calidad asistencial y la salud de la población, mejorando la capacidad resolutiva de los Equipos de Atención Primaria (EAP) con más y mejores accesos a las pruebas diagnósticas y terapéuticas, a la vez que se garantiza la continuidad asistencial de los pacientes y la coordinación con los dispositivos y recursos de salud pública y los socio sanitarios, dando así respuesta a las verdaderas necesidades de salud de los ciudadanos y de la sociedad en su conjunto, fin último de los EAP.

Para ello, además de la tan cacareada reestructuración, también hace falta una política realista de sustituciones cuando, bien por descansos o ausencias reglamentarias de los profesionales, la carga asistencial que resulte del nuevo modelo organizativo no sea desbordada por estas circunstancias, dando así al traste con los estándares que, tanto las Sociedades Científicas, como los propios datos de la Consejería de Sanidad, estiman como necesarios para garantizar una correcta asistencia sanitaria.

Porque no hay que olvidar que según datos de Sacyl, en esta primera fase de reestructuración, en nuestra provincia, 5 plazas de médicos rurales pasarán a Zamora capital, otras 2 a otras provincias de Castilla y León, y 6 más son simplemente amortizadas en el momento en que vayan quedando vacantes, con lo que los nuevos cupos resultantes tendrán muy difícil asumir tareas que no les son propias. Lo demás son palabras huecas que, con cierto tinte demagógico, pretenden justificar cualquier decisión política que solo persigue el recorte de prestaciones como mecanismo para equilibrar unas cuentas públicas que bien pudieran mejorarse con otro tipo actuaciones.

Desde el Colegio de Médicos de Zamora, como Corporación de Derecho Público, se hace un llamamiento a Autoridades Sanitarias, políticos del partido gobernante y de la oposición, sindicatos profesionales y de clase, así como a los propios profesionales y ciudadanos, a que aborden este proceso con la seriedad y rigor que merece, alejándose de rentabilidades interesadas y del sensacionalismo que enturbia la realidad y las necesidades de nuestro Servicio de Salud como elemento esencial del estado de bienestar.

Comunicado remitido por el Colegio de Médicos de Zamora.