Sábado, 22 Febrero 2020

Galicia registró 704 paradas cardiorrespiratorias

El Colegio de Médicos de A Coruña, el 061 y SEMES-Galicia apuestan por crear zonas cardioprotegidas en los municipios de la provincia

Ayer se celebró, en la sede compostelana del Colegio Oficial de Médicos de la Provincia de A Coruña, una rueda de prensa en la que se abordó la necesidad de fomentar la formación en técnicas de reanimación cardiopulmonar (RCP) de la población y de instalar desfibriladores semiautomáticos (DESAs) en los municipios de la provincia para convertirlas en zonas cardioprotegidas. En 2019, el 061 atendió en Galicia 704 paradas cardiorrespiratorias fuera de los hospitales, de las que 283 se produjeron en la provincia de A Coruña

Santiago de Compostela 12/02/2020 medicosypacientes.com/ COM A Coruña
De izda. a dcha.:Plácido Mayán, miembro de la junta directiva de SEMES-Galicia; Javier de Toro, vicepresidente del Colegio Oficial de Médicos de la Provincia de A Coruña; Azucena Prieto, vocal de Urgencias del Colegio Oficial de Médicos de la Provincia de A Coruña; Luciano Vidán, presidente del Colegio Oficial de Médicos de la Provincia de A Coruña; José Flores, director del 061; Tato Vázquez, presidente de SEMES-Galicia; y José Manuel Fandiño, miembro de la junta directiva de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias-Galicia (SEMES-Galicia)
En el acto participaron el presidente, el vicepresidente y la vocal de Urgencias del Colegio Médico de la Provincia de A Coruña, Luciano Vidán, Javier de Toro y Azucena Prieto, respectivamente; el presidente y dos miembros de la junta directiva de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias-Galicia (SEMES-Galicia), Tato Vázquez, José Manuel Fandiño y Plácido Mayán, y el director del 061, José Flores.
 
Luciano Vidán afirmó que el Colegio Médico de A Coruña “predica con el ejemplo”. En primer lugar, los trabajadores de la institución colegial “han recibido formación en RCP y uso de los DESAs, que ya se han instalado en las sedes de la institución”. También “nos hemos reunido con el alcalde de Santiago para que, de cara a la celebración del Xacobeo 2021, el centro de la capital gallega sea zona cardioprotegida y cuente con desfibriladores accesibles a los ciudadanos”. De cara al futuro, “nuestra meta es que el resto de los municipios de la provincia instalen dispositivos de este tipo para proteger a la población”.
 
El vicepresidente colegial, Javier de Toro, destacó “la importancia de que diferentes organismos como el Colegio, el 061 y SEMES-Galicia unamos nuestras fuerzas para alcanzar un objetivo común: que la ciudadanía conozca las maniobras elementales de reanimación cardiopulmonar y el uso de los desfibriladores”.
 
El doctor Vázquez Lima hizo hincapié en la “labor fundamental de la primera persona que interviene ante una parada cardiorrespiratora. Cada minuto que pasa sin que nadie actúe” las posibilidades de supervivencia del afectado “disminuyen un 10% y, a los diez minutos, son cercanas a cero”. En una ciudad, “el tiempo de llegada de los servicios de emergencia, si todo funciona bien, está entre los seis y los siete minutos. Durante ese espacio temporal, es clave que alguien consiga mantener el cuerpo activo con maniobras de RCP para la actuación posterior de los profesionales”. También recalcó la importancia de disponer de DESAs “y de que la población sepa utilizarlos”. Es el propio aparato el que dicta las instrucciones a través de un altavoz, y su funcionamiento es muy sencillo: se colocan dos electrodos en el tórax de la víctima y la máquina mide el ritmo cardíaco del paciente -si lo hay- y analiza si se debe aplicar una descarga, para lo que solo es necesario apretar un botón.
 
El director del 061 destacó que las maniobras de RCP “tratan de sustituir la respiración y los latidos del corazón, sobre todo, para oxigenar el cerebro”. Esto es muy importante “porque, si nadie realiza esas compresiones y pasa mucho tiempo, el cerebro queda dañado de forma permanente porque es muy sensible a la falta de oxígeno”. José Flores también manifestó que el 061 guarda el registro de todos los DESAs instalados en Galicia -alrededor de 620-, por lo que, ante cualquier llamada de emergencia, puede informar a los testigos de dónde se ubica el más cercano”.
 
Cuando se produce una parada cardiorrespiratoria, afirmó Plácido Mayán, “en ocho de cada diez casos hay alguien alrededor. Si la persona que presencia los hechos sabe cómo realizar una RCP y cómo utilizar un desfibrilador, las probabilidades de supervivencia se sitúan en torno al 80%”. Por lo tanto, “si aumentara el número de personas que poseen estos conocimientos, la eficacia se incrementaría mucho”. Además, los desfibriladores “han demostrado que, utilizados de forma precoz, aumentan la supervivencia de los pacientes”, aseguró.
 
Azucena Prieto, por su parte, puso de manifiesto el incremento del número de personas afectadas por patologías cardiovasculares y de “procesos como infartos o anginas de corazón. Muchos de ellos se derivan de paradas cardíacas y, normalmente, son desfibrilables”. La doctora también explicó los pasos a dar cuando alguien se encuentra a una posible víctima: “determinar si está inconsciente, solicitar ayuda, comprobar si respira y, si no es así, llamar al 061 y seguir sus indicaciones”. Las probabilidades de supervivencia, afirmó, “dependen del tiempo transcurrido desde que se produce la parada hasta que alguien actúa, del tiempo que se esté haciendo reanimación, del entrenamiento del reanimador, de la disponibilidad de un DESA y de las características del paciente”.
 
Por esa razón, el doctor Fandiño defendió la importancia de “formar a la población para que sepan realizar la reanimación cardiopulmonar (RCP) y de tener desfibriladores cerca”. Entre un 60 y un 80% de las paradas cardiorrespiratorias se producen fuera del hospital. De ellas, “menos de la mitad reciben tratamiento y solo en el 10% de los casos se utiliza la RCP. Hay mucho margen de mejora, y tenemos que hacer que la sociedad sea consciente de que podemos salvar muchas vidas. En España, el número de fallecidos debido a estas paradas es 24 veces mayor que el de víctimas mortales en accidentes de tráfico” pero, sin embargo, “el nivel de concienciación es mucho mayor en el segundo caso”.