Lunes, 24 Junio 2019

Jornadas de Gastronomía y Salud

El Colegio de Médicos de Cantabria analiza la alimentación actual en España

El catedrático Gregorio Varela Moreiras intervino en el ciclo Gastronomía y Salud, que organiza el Colegio de Médicos de Cantabria, y que cuenta con la colaboración del Igualatorio Cantabria y la Academia de Gastronomía de Cantabria, con la conferencia ¿Cómo estamos comiendo en España?: teoría y realidad. El presidente de la Fundación Española de la Nutrición (FEN) y Académico de Número de la Real Academia de Gastronomía durante su intervención disertó sobre cómo es la alimentación hoy

Santander 21/03/2019 medicosypacientes.com / COM Cantabria
Dr. Varela y Dr. Hernández de Sande.

El conferenciante señaló que existen “fortalezas y debilidades”, con aspectos positivos y otros negativos. Los primeros, en su opinión son el mantenimiento “relativamente importante” de un consumo alto de pescado, sobre todo en la población adulta, pero menos en la población adolescente e infantil.  Otro aspecto favorable es que, en cuanto a la calidad de la grasa, se cuenta con la presencia de grasa monoinsaturada, gracias al aceite de oliva. 

Sin embargo, en los aspectos más negativos, principalmente, son el abandono del consumo de cereales, y la asignatura pendiente de lo integral.   “Hemos abandonado de manera casi dramática el consumo de legumbres. Desde el punto de vista de fuentes de proteínas, deberíamos moderar el consumo de carnes y derivados porque consumimos por encima de lo aconsejable, y también hacerlo en los azúcares añadidos, sobre todo los que son más jóvenes”, recalcó el catedrático.  

Para ello, Gregorio Varela propuso “recordar, creer y adherirnos por tanto al Estilo de Vida Mediterráneo. Merece la pena, por salud, placer, convivialidad, y sostenibilidad, en definitiva, el mejor puzle bien probado por muchas generaciones y la ciencia”.

Y explicó que merece la pena “siempre, más aún si recordamos que el acto de comer es uno de los más repetidos a lo largo de nuestras vidas: las mujeres en más de 90.000 ocasiones, mientras que los hombres lo hacen unas 82.000 veces, de acuerdo a las expectativas actuales de vida”.  

Asimismo, manifestó que “debemos hacer una reflexión personal y colectiva en relación con los cambios en nuestra alimentación”. “En cuanto a la personal, estamos demasiado acostumbrados a responsabilizar de nuestros males a la sociedad, a los medios de comunicación, a la industria alimentaria o a la alimentación comunitaria – como comedores de empresa, de colegios e incluso los comedores de ocio”.

En su opinión, los ciudadanos deberían “tener suficiente autonomía y herramientas, para elegir adecuadamente los alimentos que construyan su alimentación y tener claro a qué aspiramos cuando nos sentamos en la mesa”.

Igualmente, recalcó que es importante la reflexión colectiva de cómo se han modificado las dietas y, sobre todo, los estilos en las formas de comer. ¿De dónde venimos y hacia dónde vamos?

Para el conferenciante, se han originado “cambios importantes” en los últimos años en la sociedad, con la industrialización, los sistemas de trans¬porte y de conservación de los alimentos, con el nuevo ritmo y modo de vida, lo que ha producido “una cierta ruptura de la enseñanza y las tradiciones alimenticias, en definitiva, de nuestro legado mediterráneo, en su más amplia expresión”.

Asimismo, explicó que “otro fenómeno” que ocurre en los mercados actuales es la presencia de alimentos que nun¬ca habían llegado a un entorno en tan breve plazo de tiempo, tanto a nivel nacional como internacional: nuevos productos, nuevas recetas y formas.  

“Nos preocupan también los cambios en las formas de comer, ya que no sólo interesa lo que se come, sino cómo e incluso con quién, la denominada socialización de la comida”, matizó Gregorio Varela.