Campaña medicina rural

Sábado, 13 Agosto 2022

El Colegio de Médicos de Cádiz insiste en que el acto violento se convierte en un factor de inhibición y de deterioro para el profesional

16/02/2011

Los servicios jurídicos de la entidad colegial gaditana han prestado asistencia a un médico que fue agredido en un centro de salud de la provincia por una paciente, la cual ha sido condenada a un año de prisión

Cádiz, 16 de febrero 2011 (medicosypacientes.com)

El Juzgado de lo Penal número dos de Jerez de la Frontera ha condenado a la pena de un año de prisión a una paciente por un delito de atentado a funcionario público en el ejercicio de su función a raíz de la agresión sufrida por un médico en el Centro de Salud de Ubrique.

La sentencia declara probado que la paciente se personó en el citado centro de salud y entró en la consulta del médico solicitando unas pastillas tranquilizantes. Ante la negativa del facultativo a volver a recetarle una medicación que le había prescrito dos días antes, la paciente le propinó un manotazo en la cara, le insultó gravemente y le amenazó de muerte. Como consecuencia de la agresión, el médico desarrolló un cuadro de ansiedad.

Además de la pena de prisión, la sentencia decreta el internamiento psiquiátrico de la agresora y la condena a la pena de multa por una falta de lesiones y a una indemnización económica por la responsabilidad civil derivada de la agresión.

La asistencia letrada del médico agredido ha correspondido a los servicios jurídicos de Colegio de Médicos de Cádiz. Desde esta institución se ha acogido con satisfacción esta sentencia, que mantiene la línea de condena que viene determinando la justicia para procedimientos incoados por delito de atentado a funcionario público.

El Colegio de Médicos de Cádiz recuerda que la agresión, el acoso o la intimidación son factores que conllevan un importante desgaste personal para el médico y se convierten en un factor de inhibición y deterioro profesional.

Esta institución reitera su apoyo incondicional y la defensa a ultranza de los colegiados ante cualquier tipo de episodio violento en su ejercicio profesional mediante la asistencia jurídica y psicológica que la institución presta, esta última a través del Programa de Atención Integral al Médico Enfermo (PAIME). Asimismo recuerda a los colegiados la importancia de que denuncien y de que tengan muy presente el protocolo de agresiones, por su utilidad preventiva y por las consecuencias posteriores que puede tener su forma de reaccionar ante la agresión.

El Colegio de Médicos tiene designado a un abogado de su departamento jurídico expresamente para los casos de amenazas y agresiones a colegiados de la provincia. La Asesoría Jurídica del Colegio dispone de un servicio telefónico para atender casos urgentes que se mantiene operativo de 9 a 20 horas ininterrumpidamente.