Martes, 31 Marzo 2020

Reforma enseñanzas universitarias

El CEEM advierte que la Universidad está siendo sometida a un "bucle de reformas" del que se desconoce su impacto real

El Consejo de Ministros del pasado viernes aprobó un real decreto para ordenar las enseñanzas universitarias oficiales, que permitirá flexibilizar los títulos de grado y de máster, pasando de cuatro a tres años los primeros y de uno a dos años los segundos. Ante la nueva norma, el Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM) ha criticado que la Universidad esté siendo sometida a "un bucle de reformas" del que se desconoce su impacto real

01/02/2015 medicosypacientes.com

 

Madrid, 2 de febrero 2015 (medicosypacientes.com)

El Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM) se ha pronunciado sobre el nuevo real decreto para ordenar las enseñanzas universitarias oficiales, aprobado por el Consejo de Ministros del pasado viernes, por el cual se podrán flexibilizar los títulos de grado y de máster, pudiendo pasar su duración de cuatro a tres años los primeros y de uno a dos años los segundos. El CEEM se ha mostrado, en este sentido totalmente en desacuerdo con la política que está siguiendo el gobierno al considerar el sistema actual está entrando en un bucle de reformas "en el que no obtenemos ningún feedback sobre la implicación real de las reformas", según ha señalado su presidente, Juan Pablo Carrasco, a "MedicosyPacientes". "Estamos en contra .prosigue- de que se hagan nuevas reformas universitarias sin que se hayan evaluado las consecuencias de la reforma anterior, que fue solo hace 5 años, y de la cuál no tenemos información de su impacto real respecto a los costes, la calidad y la opinión de estudiantes y profesores".

Precisamente, otra de las quejas del CEEM es que no se tenga en cuenta a los estudiantes para aprobar un proyecto de tal magnitud. "En este caso no ha sido con nosotros, sino con nuestro homólogo de representación generalista, CREUP, la organización que agrupa a las Universidades Públicas, a los que el gobierno no ha tenido en cuenta", según Carrasco. "Creemos que es un gran error desarrollar políticas de manera unilateral y sin contar con los principales afectados por las reformas, los estudiantes, políticas que nos hacen pensar que el gobierno no considera que los estudiantes seamos importantes ni valorados".

La medida, también ha sido, al parecer, contestada por la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), además de profesores y diferentes colectivos de estudiantes.

El Gobierno, por su parte, insistió en que es una medida voluntaria y no obligatoria, al establecer que las universidades, dentro del marco de su autonomía, serán las que decidan qué Grados se pueden reducir, de manera voluntaria, a 180 créditos para el cual no se ha establecido ningún plazo.  Como explicó, al respecto, el ministro de Cultura, José Ignacio Wert, la estructura de titulaciones universitarias ha sido, hasta ahora un "sistema rígido" porque sólo permite realizar grados de 240 créditos (cuatro años), y másteres de 60 créditos (un año) frente a las posibilidades que ofrece el modelo al que se acogieron la mayoría de los países del Espacio Europeo, que consiste en una horquilla de entre tres y cuatro años para los grados y de uno a dos para los másteres.

La medida afecta al 70 por ciento de las titulaciones, ya que el 30 por ciento restante de las titulaciones, entre ellas las relacionadas con Ciencias de la Salud, Ingeniería y Arquitectura, están sometidas a normativa europea o nacional que fija su duración, por lo que no se van a ver afectadas por este Real Decreto.

La norma mantiene, por otra parte, la obligatoriedad de alcanzar un mínimo de 300 créditos ECTS (unos cinco años de estudios) entre grado y master para poder acceder a los estudios de doctorado, de acuerdo con la normativa del Espacio Europeo de Educación Superior.

El Real Decreto facilitará, asimismo, a los estudiantes españoles, según el Gobierno,  la realización de Máster en el extranjero con duraciones acordes a las de los Máster impartidos en España. Por otra parte, se asegura dar solución a la problemática del estudiante español que quiere acceder a estudios de doctorado en el extranjero y que se puede encontrar con el siguiente problema: que haya cursado un Grado de 240 créditos ECTS y un Máster de 60 créditos ECTS, mientras sus compañeros extranjeros cursaron un Grado de 180 créditos ECTS y un Máster de 120 créditos ECTS. Así, como los créditos ECTS de nivel Máster tienen una mayor exigencia, los estudiantes españoles se ven abocados a cursar complementos formativos (de nivel Máster) si quieren realizar estudios de doctorado en las universidades extranjeras de Estados que forman parte del Espacio Europeo de Educación Superior.

Para más información sobre el contenido de la reforma de la enseñanza universitaria pinchar aquí