Campaña medicina rural

Sábado, 13 Agosto 2022

El cáncer de mama ya es una enfermedad controlable

23/01/2009

La presencia casi constante de esta enfermedad en los medios de comunicación, en donde no siempre es abordada con el rigor necesario, ha creado un halo de miedo que hoy día ya no se justifica. Para el doctor José Miguel Flores, “la información es el tratamiento contra el miedo”

Madrid, 24 de enero 2009 (medicosypacientes.com)

Ofrecemos la entrevista realizada al doctor José Miguel Flores Rivera, del servicio de Cirugía General y Aparato Digestivo del Hospital Comarcal Virgen de las Montañas, y que ha sido publicada en el boletín informativo para pacientes de la Fundación Doctor Pascual:

¿Es el cáncer de mama la enfermedad que más miedo genera en la mujer adulta?

Una conjunción de factores contribuye a ello: la mama, más allá de lo meramente funcional, ocupa un lugar en el núcleo íntimo de la personalidad y de la percepción de la propia corporeidad en la mujer. Por otra parte el cáncer de mama está presente de forma constante en los medios de comunicación audiovisuales y, por tanto, en la vida diaria, no siempre tratado con el rigor necesario. Del mismo modo está asociado, de forma injustificada, a enfermedad grave, de consecuencias dramáticas, así como estéticas, también infundadas hoy en día. La mala fama de determinadas terapias adyuvantes y el significado que tienen en el sentir social general también contribuye al miedo al cáncer de mama. La información es el tratamiento contra el miedo.

¿Está la mujer mejor preparada para consultar en determinados casos al médico?

Debería ser lo normal, ya que serían cada vez menos los casos de consultas tardías con lo que se potenciaría algo clave en el éxito en el tratamiento actualmente: el diagnóstico precoz. En relación a ello es de destacar la capital importancia de la mamografía como prueba diagnóstica y base del screening, vitales para detectar una enfermedad no diagnosticada ni sospechada, incluyendo a toda la población, comprendida en un rango determinado de edades, realizando la prueba de forma periódica.

Se identifican así lesiones sospechosas, de diámetros pequeños, la mayoría no palpables, con lo que se consiguen diagnósticos precoces y por tanto tratamientos tempranos que han conseguido reducir la mortalidad, y ha relegado a la autoexploración mamaria, aunque ésta sigue siendo un perfecto complemento de prevención secundaria y debe formar parte de la cotidianidad de la mujer. Tiene su función de identificación de pequeños nódulos que justifiquen una visita al médico, pero hay que tener en cuenta que la autoexploración sólo identifica lesiones palpables, por tanto no debe ser considerado un método de diagnóstico precoz.

¿Es fundamental por lo tanto la asistencia y la información?

Por supuesto, además es una obligación nuestra, de los profesionales y de las instituciones, el conseguir un funcionamiento fluido y eficaz del tejido asistencial integrado implicado en los diferentes aspectos relacionados con la información, diagnóstico y tratamiento del cáncer de mama, así como avanzar en el desarrollo de programas de screening cada vez mejores, más ágiles, ampliando el rango de edades. Todo ello generará confianza en la mujer.