Campaña medicina rural

Viernes, 19 Agosto 2022

El anteproyecto de Ley de Muerte Digna estará abierto a nuevas modificaciones

19/09/2008

La Consejería de Salud acogerá varias alegaciones del Consejo Andaluz para modificar el anteproyecto de Ley de Derechos y Garantías de la dignidad de la persona en el proceso de la muerte.

Madrid, 22 de septiembre de 2008 (redacción).

La Consejería de Salud ha mostrado su predisposición a modificar varios aspectos de los recogidos en el Anteproyecto de Ley de Derechos y Garantías de la Dignidad de las Personas en el Proceso de la Muerte. Así lo ha confirmado un comunicado del Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Médicos.

En encuentros recientes con los representantes de la Administración, dice el comunicado, el Consejo Andaluz ha mostrado su inquietud ante varios aspectos de la regulación propuesta, tales como el inadecuado régimen de sanciones o la falta de desarrollo de unas posibles cuestiones de conciencia del facultativo.

Ante ello, la Administración, confirma el comunicado, se ha comprometido a revisar formal y materialmente el régimen sancionador, que puede llegar a contravenir la legislación vigente, así como a plasmar en el articulado las alternativas necesarias para garantizar que los profesionales puedan ejercer y manifestar sus principios éticos sin menoscabo de la atención al paciente.

De igual modo, el Consejo Andaluz solicitó la presencia de representantes designados por los Colegios en las Comisiones Éticas de los Hospitales, así como desarrolló aspectos que inciden en la mejora del texto, tales como una mayor ámbito de concreción en algunas definiciones técnicas, así como la introducción de medidas que garanticen que las opciones vitales manifestadas por el facultativo y el paciente ─o sus representantes─ se desarrollen en ámbitos de independencia y a salvo de presiones externas.

Por último, los representantes colegiales incidieron en la necesidad de mostrar que la regulación propuesta es una plasmación legal de lo que ya se viene desarrollando en la práctica en la actualidad ─sin que sea consecuencia de casos de obstinación terapéutica de los que no se tiene constancia en nuestra Comunidad Autónoma─ así como de encontrar un consenso a nivel nacional sobre esta cuestión en forma de Ley Básica.