Martes, 25 Septiembre 2018

Salud mental

El 85,7% de las personas afectadas por trastornos mentales con reconocimiento de grado discapacidad en España no tiene un trabajo

La Confederación SALUD MENTAL ESPAÑA (Feafes) ha alertado de la alta tasa de desempleo entre las personas con problemas de salud mental. De hecho el 85,7% de las personas afectadas por trastornos mentales con reconocimiento de grado de discapacidad en España no tiene un trabajo, según ha puesto de manifiesto Feafes Empleo en su IV Congreso

Madrid 19/02/2018 medicosypacientes.com
La participación de las personas con problemas de salud mental en el mercado laboral es la más baja de todas las discapacidades
La participación de las personas con problemas de salud mental en el mercado laboral es la más baja de todas las discapacidades. Para poner sobre la mesa esta problemática que deriva en un grave problema social, Feafes Empleo celebró su IV Congreso en Madrid bajo el lema “Empleando Salud Mental: reto 50% empleo”.
 
Según Feafes Empleo, la tasa de paro en este colectivo se sitúa en el 48,4% frente al 19,5% de la población general y el porcentaje de personas con trastorno mental grave que trabaja en España es mucho más bajo que en otros países. De hecho, según los organizadores del congreso, mientras que los datos de empleo mejoran para la población general y para las personas con discapacidad en conjunto, el empleo de las personas con trastorno mental ha sufrido un descenso de 1,6 puntos, situándose en 2016 en la cifra de 14,3%.(Datos INE 2017)
 
En el Congreso también se abordó el tema de “La Salud Mental en el lugar de trabajo en la que el presidente de Salud Mental España, Nel González Zapico, afirmó que “8 de cada 10 personas con problemas de salud mental no tiene empleo”, y definió este dato como “alarmante”.
 
“Si para cualquier persona un empleo digno, saludable y motivador es beneficioso a todos los niveles, en el caso de las personas con problemas de salud mental además es una de las claves para dejar de depender exclusivamente del apoyo de su familia o de las bajas prestaciones sociales y para lograr su recuperación, es decir, para llevar una vida satisfactoria y dotada de sentido”, aseguró Nel González.
 
El presidente de la Confederación también destacó que, entre las barreras para la plena integración laboral de estas personas, “encontramos las reticencias que puede tener el entorno familiar, así como los y las profesionales de salud mental que acompañan a las personas afectadas y que, por un afán protector y de comprensible preocupación, y consideran que el día a día habitual en un trabajo puede impactar de manera negativa en la persona y dudan de sus capacidades”.
 
Sin embargo, desde la Confederación se apuesta por todo tipo de recursos que faciliten la inserción laboral de las personas con trastorno mental, como la formación laboral, los Centros Especiales de Empleo, las cuotas de reserva para personas con discapacidad y el empleo con apoyo.
 
Además el Congreso abordó, entre otros temas, la forma en la que responden las empresas en este ámbito a través de su Responsabilidad Social Corporativa (RSC), la situación de las empresas accesibles y mentalmente saludables, y el empleo en las mujeres con problemas de salud mental.