Jueves, 22 Agosto 2019

Como el insomnio o las pesadillas

El 30% de la población española padece trastorno del sueño

El 30 por ciento de la población española padece alguna alteración del sueño, como insomnio o pesadillas, que puede ser señal de alarma de un problema mental enmascarado o un abuso de sustancias, según la Sociedad Española de Patología Dual (SEPD)

26/11/2013 medicosypacientes.com

Madrid, 27 de noviembre 2013 (medicosypacientes.com)

El 30% de la población española padece trastorno del sueño  y en los últimos años se ha duplicado el número de personas que consumen somníferos, tranquilizantes o sedantes según afirma la Sociedad de Patología Dual (SEPD).

Las alteraciones del sueño, como el insomnio, sueño de mala calidad o las pesadillas son un problema muy frecuente en las personas que consumen drogas de una manera regular. Se ha comprobado también que las personas que sufren un trastorno mental padecen con asiduidad alteraciones de sueño.

Por lo tanto, si en una misma persona se dan adicciones y otros trastornos mentales, esto es, patología dual, la posibilidad de que no duerma normalmente es muy elevada. "Cuando hay un problema de sueño además de buscar problemas de consumo, hay que descartar la existencia de trastornos mentales porque el insomnio es un síntoma de alarma típico en algunas enfermedades mentales. De hecho, entre el 60% y el 70% de los pacientes con patología dual sufre trastornos del sueño, explica el doctor Carlos Roncero, vicesecretario de la Sociedad de Patología Dual (SEPD).

El insomnio y la posibilidad de desarrollarlo es una de las principales preocupaciones de los pacientes duales. "Cuando investigamos y evaluamos a los pacientes que van a ingresar o están ingresados en Unidades de Desintoxicación siempre aparece este asunto. De hecho, ocho de cada diez consultan directamente sobre este tema con los especialistas", apunta el doctor Roncero, quien afirma que tanto el miedo a padecerlo como el propio trastorno se modula con el tiempo y la medicación.

Tratamiento de las alteraciones del sueño

En los pacientes duales, y debido a la existencia de un historial de adicción previo, no debe seguirse el mismo protocolo de tratamiento que se lleva a cabo en el resto de la población. Tal y como cuenta el vicesecretario de la SEPD, "en población general los principales medicamentos que se usan son las benzodiacepinas, fármacos que deben usarse siempre con mucha precaución, mucho más en pacientes con patología dual por el riesgo a desarrollar una nueva  adicción a estos fármacos o porque alguno de ellos ya la presente. Cuando esto sucede, se cambian los protocolos farmacológicos y se emplean otros medicamentos como los antidepresivos con perfil sedativo, los antipsicóticos sedativos a dosis bajas y en ocasiones antiepilépticos en regímenes adaptados a las circunstancias del paciente".

Las alteraciones del sueño pueden ser señal de alarma de un problema mayor: un problema mental enmascarado o un abuso de sustancias. "Hay trastornos mentales clásicos que presentan el insomnio como síntoma. Por ejemplo, en el trastorno bipolar, los pacientes en fase maníaca son incapaces de concebir el sueño. También presentan dificultades los pacientes con psicosis, trastorno bipolar o depresión. En el caso de comportamientos adictivos, los trastornos del sueño se asocian tanto al consumo de droga, uso o abuso, como a los períodos de abstinencia",  destaca el doctor Roncero.

Entre la patología dual y las alteraciones del sueño existe una relación bidireccional. "Las personas que tienen problemas de sueño tienen más posibilidades de consumir droga y las personas que consumen drogas tienen mayor riesgo de tener problemas de  sueño. Lo mismo ocurre con la existencia de otro trastorno mental. Es decir, aclara el psiquiatra, detrás de toda alteración del sueño debemos investigar si hay un trastorno mental y si además hay consumo de sustancias o viceversa".

Los problemas del sueño afectan además a la recuperación de los pacientes con patología dual, sobre todo a aquellos que son consumidores de droga y pueden emplearse como marcadores de evolución. Tal y como aclara el experto, "normalmente su desintoxicación en más lenta, presentan mayor riesgo de recaídas y cursan peor el tratamiento en líneas generales, por lo que debemos tratar de manera conjunta su patología dual y sus alternaciones del sueño".

En líneas generales, el insomnio es una de las principales causas de automedicación y mal uso de los fármacos hipnosedantes entre la población. "Los problemas de sueño o la simple dificultad para concebirlo, que puede deberse a circunstancias personales, económicas o laborales, hace que se empiecen a tomar fármacos de manera no controlada y se genere, en pacientes predispuestos, una adicción, concluye el doctor.