Campaña medicina rural

Martes, 9 Agosto 2022

El 10 por ciento de la población mundial padece insomnio crónico

26/03/2012

Datos recientes indican que el 10% de la población mundial padece insomnio crónico, fruto de una enfermedad, disgusto o por motivos de estrés, entre otros factores. Asimismo, el 3% de la población mundial sufre insomnio grave permanente. Éste será el tema central de la intervención de Eus van Someren, Director del Departamento del sueño y la cognición del Instituto Holandés para la Neurociencia en el IX Simposio 'Detrás y más allá del cerebro' organizado por la Fundación BIAL en Oporto (Portugal) a partir del 28 de marzo

Madrid, 27 de marzo 2012 (medicosypacientes.com)

Datos recientes indican que el 10% de la población mundial padece insomnio crónico, fruto de una enfermedad, disgusto o por motivos de estrés, entre otros factores. Asimismo, el 3% de la población mundial sufre insomnio grave permanente. Éste será el tema central de la intervención de Eus van Someren, Director del Departamento del sueño y la cognición del Instituto Holandés para la Neurociencia en el IX Simposio 'Detrás y más allá del cerebro' organizado por la Fundación BIAL en Oporto (Portugal) a partir del 28 de marzo.

Si bien el insomnio presenta consecuencias graves y, por ejemplo, constituye el factor principal de riesgo de desarrollo de transtornos psiquiátricos, la comprensión de sus mecanismos cerebrales es muy limitada. En este sentido, Van Someren aportará datos y ejemplos que ilustrarán el gran potencial de las herramientas actuales de imagen cerebral para combatir los mecanismos subyacentes al insomnio y que ayudarán a entender e identificar sus causas y consecuencias.

El Profesor Allan Hobson, profesor jubilado de psiquiatría de Harvard Medical School, de EE.UU., será el encargado de inaugurar la sesión en la que dará a conocer los resultados de sus investigaciones de la Teoría de la Protoconsciencia. Para el Profesor Hobson, “el sueño es como una antecámara de la conciencia que permite crear una realidad virtual y nos prepara para estar atentos al día siguiente”. Según esta teoría, los sueños permiten el entrenamiento y la preparación para nuestra realidad durante el día.

Por otro lado, Stephen LaBerge, investigador de la Universidad de Stanford, de EE.UU., presentará la teoría del Sueño Lúcido. Según LaBerge, “las personas pueden ser conscientes de estar soñando mientras duermen, completamente envueltas en el mundo de los sueños, que puede parecer tan real como la propia realidad en estado de vigilia”. En los sueños lúcidos es posible razonar y recordar la condición de alguien que está despierto y actuar deliberadamente en el sueño.

LaBerge tiene una metodología sobre cómo tener sueños lúcidos similares a las experiencias de la vida real, con influencias sobre las experiencias físicas y fisiológicas. Sus estudios revolucionan las investigaciones en éste área, ya que estar “despierto dentro de los sueños” permite explorar el modo por el cual el cerebro crea la realidad vivida trayendo una nueva perspectiva sobre el significado de estar despierto.

Robert Stickgold, psiquiatra y profesor de psiquiatría de Harvard Medical School, abordará la relación y el papel del sueño y de los sueños en la memoria. Para acciones simples – como montar en bicicleta o diferenciar las monedas en el bolsillo – una noche de sueño o una siesta por la tarde promueven una mejoría significativa en la interpretación. Según explica este experto, el sueño estabiliza memorias verbales y puede promover la retención selectiva de memorias emocionales. A través de un procesamiento cualitativo de la memoria el sueño confiere un significado a los acontecimientos de nuestras vidas.

La forma en la que el sueño y la emoción integran el proceso de consolidación de la memoria y, de esta forma, influyen la toma de decisión al despertar será el tema de la intervención de Sophie Schwartz, de la Universidad de Ginebra. Para esta investigadora, las emociones vividas en los sueños (positivas y negativas) reflejan el procesamiento de la información emocionalmente relevante.

El sueño y la emoción desempeñan funciones vitales promoviendo respuestas adaptadas a los problemas psicológicos (o físicos) del pasado o futuro. Este punto de vista emergente es prometedor en la investigación básica y clínica. Sophie Schwartz sostiene que, “estos estudios pueden tener aplicaciones prácticas en relación a la promoción de la salud pública, sobre todo debido a la tendencia de la sociedad moderna en la que vivimos a un ritmo rápido y la gente duerme menos horas de lo que sería aconsejable”.

En el simposio “Detrás y Más allá del cerebro” también se volverán a examinar las teorías psicológicas sobre la interpretación de los sueños.  Caroline Watt, profesora de parapsicología de la Universidad de Edimburgo, Escocia, defiende que soñar con un evento futuro es una de las experiencias paranormales más comunes. Si embargo, los estudios realizados no permiten todavía una conclusión, unas veces ocurren las previsiones de los sueños, y otras no. Caroline Watt revisará los principales mecanismos psicológicos que explican el motivo por el cual las personas pueden, erróneamente, pensar que pueden tener un sueño premonitorio.

Teresa Pavía, investigadora pionera del estudio del sueño en Portugal, analizará la integración entre el sueño, los sueños y la vida social. Los problemas del sueño son algunos de los trastornos cerebrales más caros de Europa. En 2010 se gastaron 35.400 millones de euros para tratarlo, ocupando la novena posición en un grupo de 19 trastornos.

En la actualidad, las influencias sociales representan un gran impacto en la reducción del sueño, la programación y organización del trabajo, con consecuencias dramáticas sobre la salud física y mental y sobre la esperanza de vida. Está demostrado que la falta de sueño o su exceso se asocia con un mayor riesgo de hipertensión y enfermedades cardiovasculares, la obesidad, la diabetes tipo 2, el insomnio, la depresión, el cáncer y la reducción de la esperanza de vida.

Además, el sueño y la fatiga son responsables de muchos accidentes de tráfico. Asimismo, los niveles crecientes de somnolencia diurna entre niños y adultos jóvenes y el consumo excesivo de medicamentes que promueven el sueño, suponen una gran preocupación social. Según la Profesora Pavía, “la sociedad y los servicios de salud están obligados a prestar atención a las cifras actuales”.

El Simposio “Detrás y más allá del cerebro“ es una iniciativa de la Fundación BIAL que se inició en 1996. La novena edición del simposio “Detrás y más allá del cerebro” acercará a Portugal a los mayores especialistas en el área del sueño y los sueños, responsables de las investigaciones más relevantes y actuales en este ámbito.