Miércoles, 16 Octubre 2019

Opinión

Dres. Nieto y Carmona, vocales nacionales Medicina Privada OMC "Sanidad pública y privada"

Los representantes nacionales de Medicina Privada por cuenta propia y Ajena de la OMC, los Dres. Carmona y Nieto abogan por una Sanidad igual para todos los pacientes, independiente de quien la gestione, pero exigiendo que la esencia de la misma no se altere: "el trato profesional y correcto  más adecuado a la persona enferma".Disponemos en nuestro país de una sanidad de muy alto nivel, reconocida por todos los habitantes en diferentes encuestas, y avalada por los profesionales que en esta desarrollan su profesión.

Madrid 22/05/2015 MedicosyPacientes

Los representantes nacionales de Medicina Privada por cuenta propia y Ajena de la OMC, los Dres. Carmona y Nieto abogan por una Sanidad igual para todos los pacientes, independiente de quien la gestione, pero exigiendo que la esencia de la misma no se altere: "el trato profesional y correcto  más adecuado a la persona enferma".

Disponemos en nuestro país de una sanidad de muy alto nivel, reconocida por todos los habitantes en diferentes encuestas, y avalada por los profesionales que en esta desarrollan su profesión.
 
Dicha sanidad presenta unas características esenciales en el sistema sanitario: de publica y universal, no pudiendo decir gratuita puesto que se paga con los impuestos de todos los españoles, ni equitativa puesto que en cada comunidad autónoma ofrece diferente carteras de servicios, siendo equitativa solo en lo esencial.
 
Asimismo y manteniendo las características sanitarias esenciales, existen diferentes formas de gestión tanto del sistema sanitario como de las diferentes unidades clínicas o unidades de gestión hospitalaria o de asistencia primaria.
 
No podríamos aceptar desde los Colegios profesionales, el que la diferente gestión de unidades clínica, centros sanitarios u hospitales, atente la esencia de la sanidad, el trato al paciente, ni condicione el profesionalismo ni la deontología de quienes están adscritos a los propios Colegios.
 
Así consideramos que la Sanidad debe ser la misma para todos los pacientes, independiente de quien la gestione, pero exigiendo que la esencia de la misma no se altere: el trato profesional y correcto  más adecuado a la persona enferma.
 
En este contexto consideramos la existencia de una Sanidad pública, otra privada, una tercera administrada por ONG y no olvidemos la personal del médico ante cualquier problema inesperado que se le presente en la sociedad en que vivimos ( por ejemplo ante una urgencia el tren o en el avión), de forma obligada por nuestra Deontología, altruista y no reconocida por la propia sociedad.
 
Todas estas formas de administrar la Sanidad son aceptables, todas existen y teniendo derecho todos nuestros conciudadanos a una atención de la sanidad pública, cada cual es libre de recurrir a la atención sanitaria que considere oportuno.
 
Toda persona tiene libertad para elegir el sistema sanitario que desee, lo que justifica la existencia de varios sistemas de gestión de la salud, pero en la conciencia clara de todos los ciudadanos disponemos de un sistema de salud que nos cubre todo lo que desde el punto de vista sanitario necesitemos.
 
No se elige el sistema en que se desea depositar la recuperación de la salud por otras razones que no sea la libre voluntad del paciente, y no se puede tergiversar esta cuestión por razones de nivel económico, belleza, aristocracia o plebe. En la bibliografía tenemos ejemplos bastante recientes que deben tenerse presente.
 
Esta libertad de elección del paciente lleva al ofrecimiento de otros sistemas de sanidad, entre ellos el privado, en el que al igual que en público el profesional tiene unos honorarios más o menos dignos, pero que en este caso no abona el erario público sino el propio paciente de forma totalmente voluntaria.
 
Pues bien, en el sistema privado de salud de nuestro país, ofrecen sus servicios un gran número de centros hospitalarios, consultorios y profesionales en consultas privadas con un altísimo nivel;  y confirma esta opinión la de más del 80% de personas que pueden elegir ? los funcionarios y otros- que eligen este sistema público de provisión privada, junto a los cerca de nueve millones de personas que además de abonar con sus impuestos el sistema público, están abonados a la sanidad privada.
 
Son cifras reales que no podemos obviar, el sistema privado de salud, en el que trabajan más de CUARENTA MIL MEDICOS COLEGIADOS, cuya profesionalidad está demostrada por los pacientes que voluntariamente acuden a ellos y controlada por los propios Colegios Profesionales a los que obligatoriamente siempre han debido pertenecer.
 
Esta es la Sanidad de que disponemos en nuestro país: pública y  privada y , que en su conjunto hacen de nuestro sistema sanitario uno de los más valorados,  por lo que desde los Organismos oficiales y Colegios profesionales no debemos olvidar ninguno de ellos, ni tampoco olvidarse de los profesionales que en ellos desarrollan su labor y que son los pilares que mantienen el puente que nos conduce a recuperar la salud perdida e intenta mejorar el nivel de vida de nuestros conciudadanos.
 

 

Haciendo del paciente el centro del sistema sanitario, con una tarjeta sanitaria única, para todas las comunidades autónomas e interoperable tanto en sistemas públicos como privados, lograríamos no solo un gran beneficio para el propio paciente, sino un gran ahorro para la economía nacional.