Jueves, 9 Diciembre 2021

Revista Mujer icomBA

Dra. María Ibáñez: "Con la revista digital Mujer icomBA hemos pretendido dar un paso más para abordar la necesidad de garantizar la igualdad de género en la profesión"

El Colegio de Médicos de Badajoz ha creado la revista digital Mujer icomBA, una publicación en la que pretende visibilizar el compromiso de la corporación de velar por la equidad de derechos de los profesionales de la medicina. Médicos y Pacientes ha entrevistado a la Dra. María Ibáñez para dar a conocer esta iniciativa que contribuye en el avance hacia la equidad profesional en el campo de la Medicina. 
Madrid 08/10/2021 medicosypacientes.com/ Sara Narvaiza
Prof. Dra. Dª. María Ibáñez Bernáldez
La Prof. Dra. Dª. María Ibáñez Bernáldez, vicepresidenta primera del Colegio de Médicos de Badajoz, es la coordinadora del Consejo icomBA de Atención a la Mujer. Una de las primeras acciones de este órgano ha sido la de crear una revista digital, cuyo primer número se publicó el pasado mes de julio, que pretende tratar la necesidad de garantizar la igualdad de género en el ámbito de la profesión médica.
 
¿Cómo nace la revista Mujer icomBA? ¿De dónde surge la idea y cómo le dais forma?
 
Para dar respuesta a esta primera cuestión hemos de volver la vista atrás y recordar cómo surgió el Consejo icomBA de Atención a la Mujer Médico, órgano consultivo de nuestra corporación colegial, entre cuyos objetivos se encuentra este nuevo proyecto de revista digital.
 
Reunidos en Pleno de fecha 16 de noviembre de 2019, los miembros integrantes de la Junta Directiva del Ilustre Colegio Oficial de Médicos de la provincia de Badajoz, aprobamos la constitución del Consejo icomBA de Atención a la Mujer Médico, configurado como órgano de participación, consulta y asesoramiento de la corporación colegial, con el fin de promover medidas y formular sugerencias por parte de las médicos, así como fomentar e institucionalizar la interrelación entre el Colegio y sus colegiadas, trabajando específicamente en actividades a favor de la justicia distributiva de oportunidades entre ambos sexos.
 
En este objetivo, en el que hemos de avanzar juntos, una de las primeras acciones a emprender es la información y formación como un primordial instrumento donde se recogen los derechos que asisten a todas las mujeres médicos. Por ello, con la revista digital Mujer icomBA, desde este órgano consultivo, hemos pretendido dar un paso más para abordar la necesidad de garantizar la igualdad de género en el ámbito de la profesión, en el entendimiento de que ello se encuentre inexcusablemente ligado a los fines y funciones de nuestra corporación colegial, y que se haga visible nuestro compromiso por la igualdad en base a nuestra función de velar por la equidad de derechos de los profesionales de la medicina.
 
¿Cuáles son los principales objetivos de este proyecto?
 
Mujer icomBA pretende ser un proyecto destinado a la expansión y divulgación de publicaciones que apuestan por la innovación, la comunicación y la creatividad, constituyendo un espacio abierto a todos los colegiados que deseen compartir sus investigaciones y conocimientos científicos para continuar trabajando en la promoción, apoyo y estudio en el área de salud de la mujer, en el seguimiento y promoción de propuestas que integren la perspectiva de salud y género.
 
La relación entre la mujer médico y su Colegio ha de ser más dinámica, favoreciendo la información y comunicación bidireccional, funciones de asesoramiento, elevando estudios y propuestas en problemas de su competencia al Consejo icomBA de Atención la Mujer Médico.
Instamos a reconocer que un equilibrio entre profesión y las perspectivas personales es beneficioso para la profesión. Las mujeres se enfrentan a desafíos, especialmente en la conciliación, impuestos por las expectativas de la sociedad sobre los roles de género que deben abordarse para solucionar el problema.
 
De otro lado, la crisis social y sanitaria actual provocada por la pandemia ocasionada por el SARS-CoV-2 ha comportado cambios relevantes en todos los ámbitos de la vida de las personas, teniendo en cuenta que el confinamiento no ha afectado del mismo modo a hombres y mujeres, con especial impacto sobre la mujer médico ante las dificultades para conciliar la vida laboral y familiar.
 
Pretendemos garantizar de modo efectivo ese cambio organizativo fomentando el estudio de las desigualdades en salud según género y de los sesgos derivados de la falta de esta perspectiva tanto en la práctica clínica como en la investigación epidemiológica.
Adoptamos así una postura pública sobre el respeto por este principio de igualdad y nos comprometemos a trabajar por su cumplimiento en todos los aspectos que afectan a la profesión; promover un cambio cultural entre los médicos en aras a la equidad entre hombres y mujeres, así como trabajar para fomentar la presencia de las mujeres médicos en los espacios de toma de decisiones.
 
Del mismo modo, pretendemos impulsar la defensa y mejora de la mujer médico en todos los aspectos que le conciernen, identificando los factores que condicionan la discriminación por género y la actual brecha salarial en el ámbito sanitario, difundiendo, analizando y valorando las innovaciones organizativas en la atención sanitaria, en los planes y políticas de salud y en las políticas de investigación, que permitan mejorar la efectividad y la seguridad de las intervenciones sanitarias dirigidas a las mujeres en general, y a las médicos en particular, y la inclusión de la perspectiva de género en todas las actuaciones, informando y asesorando sobre líneas de investigación relacionadas con la salud de la mujer médico y coordinando actuaciones con otras asociaciones y organizaciones representadas entre sí en materia de mujer.
 
¿Qué contenidos que busca esta nueva publicación?
 

El cambio de paradigma que pretendemos desde el Consejo icomBA de Atención a la Mujer Médico debe partir de la educación, siendo ésta la verdadera transmisora de valores humanos, de igualdad y equidad, de respeto y colaboración para garantizar el sano ejercicio profesional de las nuevas generaciones de médicos fomentando la participación de mujeres médicos en nuestra corporación colegial. 
 
Por ello, presentamos este nuevo reto, una revista digital en la que publicaremos artículos de información sobre salud integral, amplia y transversal, porque el bienestar de todos nuestros colegiados, a través de la prevención en global, garantizará un ejercicio profesional saludable en el ámbito sanitario, procurando dar visibilidad además a todos los proyectos que se lleven a cabo desde el Consejo icomBA de Atención a la Mujer Médico.
 
La revista ofrecerá una tribuna de difusión de trabajos científicos que abordarán una visión interdisciplinaria de la salud de las mujeres médicos tanto desde las ciencias de la salud como desde las ciencias sociales, así como aquellos trabajos que contemplen las relaciones éticas y comunicativas entre el ámbito sanitario y la sociedad.
 
Se trata de una iniciativa impulsada por la Junta Directiva del icomBA, que tiene como objetivo ofrecer propuestas concretas para una mayor presencia de la mujer en puestos directivos de la sanidad y, de manera general, identificar, estimular y promover el talento femenino en el ámbito sanitario.
 
¿Cuáles son las necesidades más urgentes en el sector de la Medicina para avanzar hacia la igualdad real? ¿Y a medio y largo plazo?
 
El Estado de Derecho es la base de toda sociedad democrática que permite la convivencia de los ciudadanos bajo el amparo de unas normas y leyes que garantizan unas relaciones armónicas y reconocen esa igualdad entre hombres y mujeres, pero es el respeto y cumplimiento de esas normas lo que en realidad permite que ambos sexos desarrollen por igual esos derechos.
 
Si bien es cierto que en la propia Constitución Española se recoge nítidamente esa igualdad entre hombres y mujeres, no menos cierto resulta que en la práctica social existen diferencias, que, a veces, nos resultan reprobables.
 
La feminización de la profesión médica está dando lugar a cambios profundos en el ejercicio de la medicina asistencial, y en cierto modo consideramos objetivo perentorio la adopción de medidas orientadas a una reordenación continua del sistema sanitario desde los recursos humanos, que previsiblemente, deberá poner énfasis en la pretendida conciliación a fin de conjugar las expectativas personales, la demanda familiar y lo que la empresa sanitaria espera de la mujer médico, así como la implementación de medidas orientadas a la flexibilización, y no a la disminución del trabajo, instando a las distintas administraciones sanitarias a que las situaciones de embarazo, alumbramiento, lactancia y acogimiento no supongan merma retributiva alguna.
 
Pretendemos como primordial objetivo del Consejo icomBA de la Mujer Médico, a medio y largo plazo, coordinar actuaciones con otras asociaciones y organismos representados entre sí en materia de mujer, que tengan encomendadas funciones de promoción y estudio en el área de salud de la mujer, y en el seguimiento y apoyo a propuestas que integren la perspectiva de salud y género, y que la información sobre su quehacer llegue a nuestras colegiadas, y así se fomente su interacción y participación con el fin de avanzar hacia la auténtica igualdad, representando a la profesión médica y defendiendo los intereses profesionales de los médicos dentro de nuestra competencia territorial.
 
¿Cómo cree que se debe trabajar desde las facultades para concienciar a los y las jóvenes acerca de la importancia de cambiar esta situación y lograr la igualdad entre géneros?
 
Como miembro de la Junta Directiva del Ilustre Colegio Oficial de Médicos de la provincia de Badajoz condeno y califico de inaceptable cualquier discriminación por razón de género entre sus médicos colegiados considerando necesario no sólo políticas que fomenten la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres sino aquellas que faciliten la corresponsabilidad en el ámbito sanitario.
 
Las mujeres deben sentirse igualmente respetadas y apoyadas y, además, percibir un ambiente en el que hombres y mujeres se traten de igual manera, lo mismo que la exigencia y posibilidades de crecer. Esto debe sentar la base de la formación de las nuevas generaciones de médicos. Como educadora y formadora, asumo la enorme responsabilidad de romper prototipos y esquemas, transformar ideologías y permitir que todas las personas posean las mismas posibilidades de crecimiento y desarrollo.
 
Cada día es más necesario que las instituciones diseñen e implementen mejoras que se traduzcan en menor disparidad entre oportunidades de desempeño y futuro académico en el ámbito de la medicina; esto finalmente puede beneficiar a las instituciones y tener un fuerte impacto en su productividad y motivación. Una corporación colegial jamás debe dar una imagen discriminatoria cuando, desde hace años, la mayor parte de las matrículas de nuestras facultades de medicina corresponden a chicas jóvenes y entusiastas cuyo sueño es el de trabajar para lograr un mundo mejor.
 
Para la medicina del siglo XXI es necesario resolver las disparidades y barreras a las que se enfrentan las mujeres dentro de nuestra profesión, ya que siendo más de la mitad de los médicos que ejercerán en este siglo, es obligado que éstas se encuentren con las mismas oportunidades que sus compañeros con el fin de mejorar la calidad de la atención y ejercicio profesional en el área de la salud.
 
En el momento actual, la realidad es que aún para un porcentaje elevado de mujeres el encontrar un equilibrio entre lo que de ellas se espera en su ámbito privado y su profesión es tan difícil, que optan por sacrificar su camino personal para obtener una posición de liderazgo, o viceversa, ya sea de manera temporal o permanente, lo que conlleva a una falta de oportunidades para las mujeres, fenómeno conocido como «leaky pipeline».
 
Las mujeres que han alcanzado posiciones académicas de importancia, así como puestos de liderazgo o representación, describen que lo han logrado gracias a su perseverancia y compromiso, con tres cualidades que desean transmitir a las siguientes generaciones: excelencia académica y profesional, esfuerzo y cuidado al construir su femineidad en un entorno, en ocasiones, hostil.
 
No debemos olvidar que una mujer líder, consigue inspirar al resto de las mujeres de su entorno, grupo o red social rompiendo estereotipos, mejorando el funcionamiento del equipo y motivando en el resto de sus compañeras la búsqueda del ejercicio del liderazgo.
 
¿Piensa que iniciativas como las nuevas leyes que promueven paridad en los organismos colegiales van a contribuir a que esta situación cambie?
 
La progresiva incorporación de las mujeres en la profesión médica no se corresponde con su presencia en puestos de responsabilidad y liderazgo. Dado que los Colegios de Médicos tienen un papel esencial en la representación y regulación profesional, hemos de plantear como objetivo primordial fomentar la presencia de las mujeres en las estructuras directivas de las corporaciones colegiales garantizando el grado de cumplimiento de los criterios de paridad.
 
La Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, insta a adoptar medidas específicas a favor de las mujeres para corregir situaciones de desigualdad. A su vez, la Recomendación CM/Rec(2007)17 del Comité de Ministros a los Estados Miembros sobre las normas y los mecanismos de igualdad entre mujeres y hombres, recuerda que todavía existen diferencias entre la igualdad de jure y la igualdad de facto. Así mismo, promover la igualdad real, incluyendo el empoderamiento de las mujeres es uno de los objetivos del Instrumento de ratificación del Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra la mujer y la violencia doméstica, hecho en Estambul el 11 de mayo de 2011.
 
Todo ello hace preciso analizar la relación entre la feminización de la medicina y los techos de cristal en el ámbito de las profesiones sanitarias, resultando importante fomentar estudios en los que se describa la presencia de las mujeres en las estructuras directivas de los Colegios de Médicos y poniendo de manifiesto la relación entre la feminización de la profesión médica y los techos de cristal en el ámbito de la salud, concretamente en las corporaciones colegiales, todo ello, con el fin de dar a conocer las necesidades e introducir las mejoras que eviten desigualdades.
 
La presencia de mujeres en cargos directivos de los Colegios de Médicos no alcanza los niveles deseados. No se corresponde con el índice de paridad recomendado conforme a la legalidad imperante ni con la creciente feminización de esta profesión.
 
Como fiel reflejo y expresión de nuestro compromiso con el fomento de la igualdad efectiva real y efectiva entre nuestros colegiados, de los 15 miembros que conformamos la Junta Directiva del Ilustre Colegio Oficial de Médicos de la provincia de Badajoz, 7 somos mujeres.
La proporción de mujeres médicos en nuestro país va incrementándose de un modo vertiginoso o de las mujeres que se incorporan a una plaza MIR, lo que contrasta con la baja representación femenina en los Colegios de Médicos. Se ha pretendido justificar la escasa presencia de mujeres médicos en puestos de liderazgo bien a causa de los prejuicios hacia las aptitudes de las mujeres que desempeñan cargos de poder y liderazgo, o bien por la cultura organizacional de las instituciones.
 
Desde el Consejo icomBA de Atención a la Mujer Médico pretendemos realizar un estudio cualitativo sobre los techos de cristal a través del cual, nuestros colegiados aporten sus inquietudes, sentimientos y percepciones sobre esta cuestión, ya que años después de aprobarse la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, no se han alcanzado cambios significativos en la presencia equilibrada de mujeres y hombres en los cargos de responsabilidad de los Colegios de Médicos, a pesar de tratarse de un colectivo feminizado. Esto reafirma la necesidad de implementar acciones positivas que favorezcan la paridad en puestos de liderazgo y representación, ya que la propia dinámica social de una mayor incorporación de las mujeres en todos los sectores de la actividad no es suficiente para lograr dicho objetivo.