Martes, 17 Mayo 2022

Presidenta del COM Toledo

Dra. Laín: "Los techos de cristal siguen existiendo para las mujeres y para ir rompiéndolos hay que seguir impulsando de forma activa la promoción de la mujer"

La doctora Natividad Laín, tras los primeros meses de su segunda legislatura al frente del Colegio de Médicos de Toledo, hace balance de la situación actual de la profesión en la provincia, y destaca la problématica que supone el déficit de profesionales de la Medicina. 

Toledo 15/09/2021 medicosypacientes.com/ Sara Narvaiza
Dra. Natividad Laín
¿Qué valoración hace de la labor de los Colegios Médicos en la actualidad?
 
Los Colegios de Médicos desarrollan una importante labor en la defensa de la dignidad profesional y de los principios éticos y deontológicos que la enmarcan; en la formación continuada y en la promoción de la investigación y en la prestación de diferentes servicios a la colegiación. Una labor que se ha visto materializada durante la pandemia en asumir desde la búsqueda de recursos para la protección individual de los médicos en los primeros momentos y la reclamación de esas dotaciones a la autoridad sanitaria, al respaldo y apoyo a todos los profesionales que se han visto afectados por la enfermedad o que han perdido la vida con las batas puestas, en denunciar las agresiones y promover acciones directas contra estas situaciones.
 
¿Podría explicar cuáles son los planes a medio y largo plazo para el Colegio de Médicos de Toledo?
 
Nuestra prioridad es concluir los proyectos que tenemos en marcha y que se han visto retrasados por la pandemia. Entre ellos, el más destacado es la nueva sede en Talavera de la Reina, cuyas obras se acaban de iniciar y que posibilitará la puesta en marcha de un centro más operativo, moderno y funcional en el que se pueda implementar con comodidad el programa de formación continuada y facilitar todas las actividades y servicios que requiera el colectivo de esta zona de la provincia.
 
Asimismo, vamos a seguir trabajando en lograr un colegio más abierto y participativo donde tengan cabida todas las sensibilidades de la profesión toledana porque el respeto a la pluralidad es un principio que define al equipo directivo que presido.
 
Y también, continuaremos afianzando todos los proyectos en materia de comunicación con nuestra colegiación, con especial dedicación a los jóvenes médicos que se incorporan al sistema, y nuestro papel como interlocutores con las autoridades sanitarias para contribuir a la resolución de problemas y conflictos que se puedan generar en los diferentes ámbitos asistenciales.
 
¿Qué es lo más urgente ahora para la profesión médica?
 
En la profesión, y más tras las situaciones que ha generado la pandemia del SARS-COV-2, tenemos muchos frentes abiertos, muchos de ellos relacionados con nuestros principios éticos y deontológicos como los que nos plantea la nueva ley de eutanasia y otros que llevan tiempo enquistándose como la situación deficitaria que atraviesa la Atención Primaria o nuevas cuestiones como las que se han generado con la FSE.
 
Desde mi punto de vista, ahora que parece que estamos al final del túnel de la grave crisis sanitaria, habría que reflexionar sobre el sistema sanitario que necesitamos para no mermar la calidad asistencial a nuestros pacientes y redimensionar las estructuras y los servicios que demanda la ciudadanía. Además, no podemos bajar la guardia en reclamar la puesta en marcha de medidas educativas y sociales que construyan un entorno de respeto al colectivo médico y de tolerancia cero del conjunto de la sociedad frente a las agresiones a sanitarios.
 
¿Cuál es su visión de la situación sanitaria actual tras un año de pandemia?
 
La pandemia ha puesto de manifiesto nuestros déficits, pero también ha hecho que seamos conscientes de nuestras fortalezas como es la de darnos cuenta de nuestro poder de readaptación y a la creación y aceleración de nuevas formas de atención sanitaria con la telemedicina y la video medicina, que nos han hecho ser conscientes de que los avances en la digitalización, puede abrirnos nuevas posibilidades de mejora en la asistencia. Claro que todo ello conlleva un importante esfuerzo económico, de modernización de sistemas y formación de profesionales.
 
En base a su experiencia, ¿qué impacto ha tenido y sigue teniendo en los profesionales la COVID-19? 
 
Como he dicho antes lo primero que puso de manifiesto fueron nuestros déficits, como era nuestra gran dependencia del exterior en suministros de material sanitario de primera necesidad, lo que supuso un duro golpe y un alto índice de contagios entre los profesionales, muy superior a la media de la población. Además, nos obligó, sobre todo en la Atención Primaria, a buscar formas seguras de atención a nuestros pacientes, con el consiguiente esfuerzo de adaptación y la consiguiente sobrecarga, no siempre bien entendida por la población, probablemente por falta de información.
 
En la actualidad después de varias “olas” de enfermedad estamos cansados y miramos con cierta incertidumbre el exceso de confianza que puede suponer la relajación de las medidas de protección, como el uso de las mascarillas.
 
Nos da un poco la sensación de que la lección, en cuanto a decisiones políticas, no está del todo aprendida y que nuestros políticos van a la zaga y no escuchan a los sanitarios con la atención que deberían.
 
¿Cómo valora la situación actual de los médicos en Castilla la Mancha en comparación con el resto de España?
 
Creo que en Castilla la Mancha somos deficitarios en médicos, se están haciendo esfuerzos importantes en aumentar la capacidad formativa a nivel de MIR, pero hay que fidelizarlos después, téngase en cuenta que nuestras condiciones geográficas y de dispersión, hacen esto difícil, sobre todo en Atención Primaria y más teniendo a Madrid tan cerca…y no es solo tema económico. Es difícil.
 
¿Qué opinión le merece la labor de las Fundaciones de la OMC? ¿Cómo se revaloriza la necesidad de estas en tiempos de crisis como el que estamos viviendo? ¿Qué cree que se debería impulsar?
 
Yo soy huérfana de médico y he sido protegida por la Fundación de Protección Social, por lo que las tengo en muy alta consideración y considero que son de gran importancia porque muestran la solidaridad entre compañeros. Pero creo que deben darse más a conocer y en especial, la labor que hacen. En esto tenemos que implicarnos más los colegios.
 
Es usted una de las pocas mujeres presidentas de un Colegio de Médicos, ¿cómo se siente?, y, ¿qué piensa de las nuevas leyes autonómicas que promueven paridad en los organismos colegiales, van a contribuir a que esta situación cambie? ¿Qué más cree que se debe hacer para promover la igualdad en las organizaciones colegiales?
 
No me siento de ninguna forma especial, la verdad es que siempre he trabajado en igualdad de condiciones con mis compañeros, hombres o mujeres, pero sí que es cierto que las mujeres tenemos mayores dificultades a la hora de ocupar puestos de alta responsabilidad, porque nos sentimos, hoy por hoy, más responsables de nuestros hogares que los hombres, ya sea por auto imposición, por tradición o por convenciones sociales que perduran en nuestros días. Lo cierto es que los “techos de cristal” siguen existiendo para las mujeres y para ir rompiéndolos hay que seguir impulsando de forma activa la promoción de la mujer, ya sea promoviendo la paridad o procurando, a igualdad de condiciones y preparación, la elección de una mujer para un alto cargo.
 
Creo que para lograr lo anterior a nivel general, no solo a nivel colegial, también hay que promover la igualdad entre sexos en el cuidado de los hijos y del hogar, es decir hay que “prestigiar” la paternidad. He de decir que veo muy positivo el haber equiparado las bajas maternales y paternales, pero la labor paternal en el cuidado y educación de los hijos, hay que seguir promoviéndola a nivel social.