Lunes, 18 Marzo 2019

VI Convención Profesíón Médica

Dra. Inmaculada Martínez: "La Convención de la Profesión Médica presenta la realidad de los médicos sin intermediarios ni tintes políticos"

La Dra. Inmaculada Martínez, presidenta del Colegio de Médicos de La Rioja, es la coordinadora del módulo correspondiente a la relación del paciente con su médico durante el proceso asistencial enmarcado en la VI Convención de la Profesión Médica que arranca este viernes en Madrid, donde se va a plasmar la realidad de los médicos de la mano de toda la estructura de la Organización Médica Colegial (OMC). Esa participación conjunta otorga una autoridad y una voz que, como indica la Dra. Martínez en esta entrevista en "MedicosyPacientes" "tiene que ser escuchada a todos los niveles  y debería de ser suficiente para contribuir a mejorar el sistema nacional de Salud

Madrid 08/11/2018 medicosypacientes.com/S.P.
Dra. Inmaculada Martínez.
¿Con qué objetivos se presenta, en esta edición de la Convención, el módulo que coordina?
 
-El módulo que coordino pone en el foco, a través de distintos aristas, la relación del paciente con su médico durante el proceso asistencial. Abordaremos esa relación humanista que entre todos pretendemos que sea declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO;  analizaremos cómo es el trabajo en la Medicina Privada y debatiremos de un tema tan actual como el de la eutanasia y el suicidio asistido. Además, también habrá tiempo para estudiar el proceso de entrada y salida al servicio de la profesión, pero también desde el punto de vista del paciente. 
 
-¿Qué novedades destacaría, en general, de la VI Convención de la Profesión Médica?
 
-Una de las principales novedades que aplaudimos es la inclusión de temas que actualizan la realidad médica en nuestro país. Es bueno mirar hacia el pasado para analizar el presente, pero sin duda lo más importante es abordar el futuro poniendo las cartas sobre la mesa. Temas de género, Recursos Humanos o de carácter deontológico, entre otros, han conseguido que el giro conceptual de este encuentro resulte un éxito para ser un altavoz más potente.
 
-El encuentro es respaldado por toda la estructura médica colegial ¿Cómo valora la participación de los Colegios de Médicos en esta cita bienal?
 
-Supone el necesario paso al frente de los Colegios de Médicos con sus profesionales y con la sociedad. Esta participación conjunta nos otorga una autoridad y una voz que tiene que ser escuchada a todos los niveles y debería de ser suficiente para contribuir a mejorar el sistema nacional de Salud. Al fin y al cabo, somos los que estamos día a día dejándonos la piel en consultas u hospitales, en laboratorios o unidades móviles. 
 
Somos los que hemos soportado y soportamos los altos niveles de trabajo y horas extras en tiempos de vacas flacas. También somos los que vivimos en carnes propias agresiones y los que nos vemos obligados a luchar contra charlatanes que desprestigian la profesión. Pero lo más importante, somos los que tenemos soluciones y sugerencias que emanan del contacto diario con la profesión y por eso es maravilloso observar el respaldo sin fisuras de toda la estructura colegial a este encuentro.
 
-Desde su punto de vista, ¿qué deben aportar los Colegios de Médicos a este encuentro?
 
-La Convención de la Profesión Médica presenta la realidad de la profesión sin intermediarios ni tintes políticos. Por este motivo, los Colegios de Médicos somos los responsables de trasladar en el encuentro la experiencia, trabajo y problemáticas que puedan afectar a nuestros colegiados y por supuesto a la Salud del sistema español. Seguramente las inquietudes del Colegio de Médicos de Barcelona, por citar un ejemplo, sean distintas a los de La Rioja o a los gallegos pero sin duda habrá puntos en común o situaciones similares para abordar en conjunto que nos ayudarán a crecer a todos.
 
Ese exquisito diagnóstico que viene dado por todos los Colegios del país dibujan un presente clarísimo y sientan las bases del futuro médico español. Con las aportaciones de todos fortaleceremos a la profesión y sembraremos un camino conjunto en el que la excelencia será un factor diferencial para que nuestros médicos se queden en España y la sanidad continúe siendo de primera calidad.
 
 -Desde 2009 se llevan analizando los principales temas que preocupan a la profesión médica. ¿Qué opina sobre los escogidos para esta edición?
 
-Los temas que abordaremos este año nos permiten analizar con detenimiento las vicisitudes que afectan a nuestra profesión en este momento. Es el caso, por ejemplo, de la Ley de Eutanasia y Suicidio Asistido con la que tenemos que conseguir un consenso lo más amplio posible que represente el sentir de la profesión; la política de Recursos Humanos cuya innovación nos permitirá hacer frente, por ejemplo, a la escasez de especialistas en determinadas zonas; o la igualdad de género en la profesión y el largo camino que aún queda por andar para que sea efectiva y real. Pero también hay temas con los que seguimos trabajando continuamente en este camino para conseguir la excelencia como la relación del médico con el paciente, tan importante para que nos continúen viendo como sus aliados y no como enemigos en algunas ocasiones; la acreditación para la formación de nuestros médicos o el profesionalismo de los compañeros de Medicina Privada. 
 
 -¿Considera este espacio necesario para trazar las futuras líneas estrategias de la OMC?
 
-Por supuesto. No se entendería una OMC que no escuchara a los Colegios de Médicos de todo el país. Esta es sin duda la mejor forma de trabajar en conjunto para conducir el pensamiento colegial. La representación de todos los compañeros permite a la OMC abordar el futuro de forma real con una estrategia sólida, proactiva y dinámica. 
 
-“Comprometidos con la sociedad y los médicos” se mantiene como lema de la Convención. ¿Piensa que el compromiso de la OMC sigue manteniéndose, debería introducirse algún cambio?
 
-El compromiso de la OMC sigue manteniéndose puesto que nos dan la oportunidad de participar activamente para mejorar esa relación con la sociedad y con nuestros propios médicos. Los cambios siempre son buenos y facilitan la evolución, pero hemos de adoptarlos entre todos canalizando los esfuerzos en el máximo órgano de representación que nos ampara, como lo es la OMC. 
 
-Desde la celebración de la última convención, ¿hacia dónde considera ha evolucionado la situación de la profesión médica?
 
-Cada vez tenemos una voz común más alta y firme pero tenemos que continuar luchando para que sea escuchada. Son muchos los temas que afectan a la profesión como para que sea ignorada. Por citar algunos, la aparición de pseudociencias, las agresiones a personal sanitario o la falta de una organización en cuidados paliativos antes de discutir una ley de eutanasia. 
Desde luego que la profesión médica evoluciona pero en gran parte gracias a sus profesionales. A la labor de formación continua y búsqueda de excelencia que promovemos también desde los Colegios de Médicos; o a la continua adaptación ante adversidades como recortes y sobrecarga de trabajo; o a la inclusión de la mujer en órganos de representación. La evolución continúa, pero la lucha también. 
 
-En el encuentro tampoco faltará un espacio dedicado a los pacientes y su relación con los médicos ¿qué destacaría del mismo?
 
-Afortunadamente, podemos decir que la relación entre los pacientes y médicos gozan de excelentes índices de satisfacción y que la sociedad ve con buenos ojos la labor que desempeñamos para garantizar su salud. Esa relación especial con más de 23 siglos de historia ha sabido capear el temporal siendo capaz de superar todo tipo de adversidades como las altas cargas asistenciales que se nos han impuesto en ocasiones o la falta de recursos en otras. 
 
Por eso debemos tomar el pulso de esta relación única y valiosísima para convertir a los pacientes en nuestros propios aliados contra quienes nos agreden o insultan. Estos aliados deben ayudarnos a transmitir los valores de la Medicina, que sustentan la concepción de la figura del médico como un profesional con autoridad pero cercano, que cuida de sus pacientes y se esfuerza por una sociedad sana. Solo desde esta tarea educadora conseguiremos que las generaciones futuras nos vean como aliados y nunca como el causante de un problema.
 
-Para finalizar, ¿qué mensaje le gustaría transmitir desde el altavoz que representa esta Convención para la profesión médica?
 
-Lo importante es destacar que los médicos no nos conformamos con diagnosticar y sanar, sino que estamos involucrados al máximo para analizar, estudiar, abordar y trabajar en futuro. Recurriendo a la tradición del ‘primum non nocere’ de Hipócrates; lo primero es no hacer daño, y lo segundo, continuar trabajando sin descanso y mirando hacia delante por la buena salud de la sociedad.