Jueves, 24 Agosto 2017

Entrevista publicada en la Revista Profesiones

Dra. Castellano: “Una mujer no puede morir por violencia machista cuando ya ha presentado denuncia por malos tratos”

La Revista Profesiones entrevistó a la Dra. María Castellano, pionera en Medicina Legal y Forense y en la lucha contra la violencia machista, con motivo del premio que ha recibido de Unión Profesional como reconocimiento a su trayectoria  

Madrid 28/07/2017 medicosypacientes.com
Dra. María Castellano.

La Dra. María Castellano es conocida por ser la primera mujer catedrática en una facultad de medicina española y por sus aportaciones en Psiquiatría Forense y Derecho Sanitario 

¿Qué labor cumplen los colegios profesionales en la sociedad?

Yo considero a los colegios profesionales imprescindibles. Significa que el Estado da a una profesión el monopolio de autorregularse pero con una responsabilidad frente a la sociedad a la que va a dirigir su actividad. En este sentido, el colegio profesional verifica que quien se inscribe en el colegio profesional como colegiado tiene los estudios oficiales y reglados que le capacitan y el título que le reconoce oficialmente para esa actividad.

El colegio profesional se impone a sí mismo un Código Deontológico que es una exigencia de calidad, por supuesto para mantener un prestigio en la imagen profesional. Un prestigio que redunda en aquellos que van a solicitar un servicio a esa profesión y desde luego, redunda en aquellos a los que se dirige el servicio porque la exigencia radica en que si usted no actúa correctamente, aquí está su colegio para de alguna manera, llamarle la atención y decirle cómo tiene que actuar. Además, ofrece unas coberturas muy necesarias en la sociedad actual.

¿Qué ha significado para usted ser premiada por Unión Profesional?

Lo agradezco doblemente (también por ser la primera mujer premiada). Cuando supe que se me había propuesto pensé que ser la elegida iba a ser difícil. Me alegró mucho que finalmente me hubieran elegido y hoy saber que soy la primera mujer, debo decir que es otra puerta que se abre y que espero que en un futuro vayamos siendo muchas las premiadas por una asociación que es tan prestigiosa y que yo creo que hace una labor muy importante.

¿Cree que la formación en deontología, pre y/o postgrado, debería tener mayor igual o menor consideración que otras materias en la Universidad? ¿Debería impartirse incluso antes?

Es una asignatura importante, con un contenido bastante extenso, y que se podría considerar suficiente en los inicios en los futuros profesionales al conocimiento de lo que va a ser una exigencia moral en su actuación profesional. Cuando se da en primero o en segundo, quizá sea demasiado pronto porque todavía no son conscientes de lo que es el ejercicio en relación con personas que sufren, que van confiando en el profesional, que depositan en él su esperanza, lo que supone darle una respuesta muy concreta, desde el punto de vista científico pero también desde el punto de vista humano. Aunque yo creo que en este momento es adecuada. 

Luego, hay que tener en cuenta que todos los profesores de una facultad son profesores de ética y deontología porque lo que se explica cómo contenido científico debe llevar ese complemento que significa la dimensión de la autoexigencia en que aquello que haces, lo tienes que hacer lo mejor posible, con el mayor beneficio de la persona, contando también con esa persona, con su intimidad, con sus circunstancias.

Cómo investigadora de la violencia en el medio familiar, ¿qué opinión tiene de la situación que se vive en España con respecto a la violencia de género?

En la actualidad siempre insisto en que no debe ocurrir que muera una mujer cuando ya había presentado denuncia, pues existen mecanismos que establecen que el agresor es un riesgo para la víctima.

Así, lo último que he publicado en una revista de la Real Academia de Medicina de Granada (Actualidad Médica) ha sido: Decálogo para la prevención de la violencia familiar y de género. En este se pone la atención en el papel de la policía, la familia, la justicia, etc... Todo esto, porque estoy convencida de que a lo mejor no habiendo una solución absoluta, si pueden hacerse muchas cosas para evitar esta continuidad, muchas veces creciente, porque se contagia entre gente en una situación límite.

Revista Profesiones