Martes, 15 Octubre 2019

Opinión SEC

Dr. Vicente Bertomeu: "La fragmentación de la política sanitaria es muy perjudicial y pone en riesgo el SNS"

Médicos y Pacientes inicia una ronda de entrevistas a los presidentes de Sociedades Científicas para pulsar su opinión en temas sanitarios, profesionales, científicos y conocer sus actuales líneas de trabajo, bajo el actual contexto de crisis y recortes en el sector. El Dr. Vicente Bertomeu, presidente de la Sociedad Española de Cardiología abre este ciclo llamando la atención sobre la complicada situación actual y la actual fragmentación de la política sanitaria que "es muy perjudicial y pone en serio riesgo la "joya de la corona" que es el SNS"

30/05/2013 medicosypacientes.com

 

 

Madrid, 31 de mayo de 2013 (medicosypacientes.com)

El presidente de los cardiólogos asegura que por el momento "no se han tomado medidas que mejoren la eficiencia del sistema sanitario" y se muestra contrario a la gestión externalizada porque "no garantiza para nada una mejor gestión, algo que ha sido ampliamente demostrado en experiencias previas.

¿Cuáles son las líneas prioritarias de actuación de la Sociedad Española de Cardiología?

Durante el año 2012 el objetivo prioritario ha sido revisar y actualizar la gestión de la SEC y, gracias a ello, hemos cerrado el año con un significativo superávit que nos permite mantener todo nuestro programa de becas, premios y ayuda a la investigación.  Además, y no menos importante, mantener los puestos y condiciones de trabajo de todos los trabajadores de la SEC.

A partir de ahí estamos desarrollando un potente programa de formación online de tal forma que en este momento se están realizando 2 Cursos de expertos y 5 Masters con ediciones nacionales e internacionales para 3.652 alumnos, la inmensa mayoría cardiólogos, estando implicados más de 450 profesores nacionales e internacionales.

Por supuesto, los buenos resultados económicos nos permiten mantener todas las actividades presenciales y el apoyo a la investigación con becas específicas para este fin.

¿Cómo valora la labor social de su Sociedad Científica y qué proyectos tiene de cara a los ciudadanos?

Mejorar la salud cardiovascular de la población es el lema de nuestra Sociedad.  Este objetivo implica mejorar la educación sanitaria de la población y acciones directas sobre la misma.  Para ello, la SEC creó la FEC en el año 1995.   Actualmente es una de las fundaciones con mayor  actividad y prestigio,  que a su vez aporta sus fondos a sus actividades propias y a ayuda a la investigación.

¿Qué destacaría del papel de su Sociedad en relación al colectivo médico?

Los cardiólogos en general son muy exigentes con su Sociedad, lo cual me parece muy bien porque se encuentran muy implicados en la misma.  En el momento actual las sociedades científicas deben de tomar una postura clara ante las medidas que se están adoptando por las autoridades sanitarias.  En este sentido, la SEC ya lideró la elaboración de un documento que se presentó a FACME.  La SEC es una de las primeras sociedades científicas que ha reaccionado ante la situación actual.  Nos hemos posicionado de forma clara y contundente en apoyo de preservar la sanidad pública, lo cual no implica estar en contra de la privada, oponiéndonos a las medidas que van a deteriorar la práctica clínica.  Sin embargo, queda un largo camino por recorrer en vista del cariz que van tomando los acontecimientos.

¿En la actualidad mantienen alguna línea de colaboración o actividad conjunta con los Colegios de Médicos?

En el momento actual, no estamos desarrollando ninguna actividad específica.  Sin embargo, creo que es el momento para que todos actuemos de forma coordinada para defender los intereses de los profesionales, ya que se están tomando medidas que afectan no sólo a los derechos y deberes de los médicos como profesionales sino a la práctica clínica y la aplicación de los conocimientos científicos, incluso, a cosas tan elementales como las guías de práctica clínica.

Los Colegios de Médicos han comenzado a implementar el proceso de validación periódica de la profesión ¿para cuándo un proceso de recertificación en su SSCC?

Estamos trabajando en ese sentido.  De hecho, ya el año pasado se realizó en la SEC el examen que la Sociedad Europea de Cardiología realiza a los R5.  Se presentaron la inmensa mayoría de ellos con excelentes resultados pero, como es sabido, es voluntario.  La opinión mayoritaria de los miembros de la SEC y la mía personal es que debería ser obligatorio.  Tener una certificación al terminar la residencia con certificaciones periódicas, tal como ocurre en la gran mayoría de países europeos, incluso en la mayoría también de los países de Latinoamérica.

En esta situación de crisis ¿Cómo está afectando ésta a su sociedad científica y qué es lo que cree que preocupa más a sus asociados?

La crisis actual afecta a todos los estamentos y la SEC no es una excepción.  Si bien, como se ha comentado, la situación interna está controlada, estable y sólida.  Sin embargo, todos estamos preocupados, los cardiólogos en su conjunto y el Comité Ejecutivo, ya que la mayor parte de las medidas económicas de recortes se están tomando en Sanidad.  Han sido medidas basadas en reducción de gasto farmacéutico, reducción de sueldos, despidos y prejubilaciones.  Pero, de momento, no se han tomado medidas que mejoren la eficiencia del sistema sanitario.  Es cierto que el ministerio está trabajando en la cartera de servicios, pero hasta la fecha no ha habido ni una sola medida en este sentido.

Ante los recortes en Sanidad ¿Cree que estamos asistiendo a un cambio de modelo sanitario o por el contrario entiende que estas medidas eran necesarias?

Es difícil contestar a lo que va a pasar en un futuro incluso próximo ya que cada comunidad autónoma va por un camino, incluso las gobernadas por los mismos partidos.  Lo cierto es que esta fragmentación de la política sanitaria es muy perjudicial y pone en serio riesgo el modelo sanitario que, con sus defectos, ha sido definido como "la joya de la corona".  Los últimos acontecimientos de Madrid evidencian que este modelo ha sido defendido por todos los estamentos sanitarios y por la población.  No cabe duda que como en toda organización, hay que introducir cambios, los profesionales llevamos años demandando una gestión más profesional y menos politizada, además de mejoras en la eficiencia, pero no han sido atendidas probablemente porque estas medidas son más complejas que las de simples recortes y precisan de la implicación de los profesionales.

¿Cuáles son las líneas rojas que no están dispuestos a traspasar?

Los médicos, por ley, somos los responsables del diagnóstico y tratamiento de los pacientes, es decir, de la prescripción de los fármacos o de los procedimientos terapéuticos.  Creo que plantear medidas que dificulten, limiten o lo entorpezcan es una línea que no se debe sobrepasar.  Otra línea que resulta obvia es que se dificulte la correcta aplicación de las Guías de Práctica Clínica.  La medicina basada en la evidencia tiene ya un amplio recorrido y, con sus limitaciones, supone una garantía para los profesionales y los pacientes, cualquier medida que suponga forzar su aplicación sería inaceptable.  La sociedad confía en los médicos, como indica la reciente encuesta de Metroscopìa, como la profesión mejor valorada.  Es un privilegio que debemos administrar ya que cada paciente confía en su médico y, por tanto, esperan una respuesta transparente e independiente.

¿Cómo valoran desde su Sociedad Científica un futuro cambio en el sistema retributivo y que creen que debería de tener en cuenta?

Partimos de la base de que los sueldos actuales son los más bajos de Europa y, además, son independientes del rendimiento.  Es de justicia que los salarios se correspondan con la actividad, con la competencia y con los resultados "en salud" de la práctica clínica.  Además, aspectos tan fundamentales y necesarios como la docencia y la investigación deben así mismo ser tenidos en cuenta.  No puede haber un sistema retributivo como el actual que es igualitario y, en el mejor de los casos, prima únicamente datos cuantitativos de actividad. Hacer más, no siempre es mejor.

¿Esta situación de crisis está sirviendo para contar, por fin, con los profesionales?

De momento, la participación de los profesionales es muy desigual.  Se cuenta con nosotros como consultores, pero nuestra participación es muy limitada en la toma de decisiones.  El actual modelo sanitario debe evolucionar hacia la implicación de los profesionales en la gestión.  Es imprescindible la creación de unidades asistenciales con una autonomía de gestión no sólo clínica sino también de los recursos.  Son los profesionales los que conocen las ineficiencias y los puntos de mejora; somos los indicados para establecer alianzas con otros agentes como, por ejemplo, con los proveedores, de forma clara y transparente.  Es un paso necesario que hay que dar, porque es una alternativa mucho mejor que la externalización de la gestión puesto que ésta detrae un porcentaje importante como beneficios del gestor.  Además, la externalización no garantiza para nada una mejor gestión, como ha sido ampliamente demostrado en las experiencias previas.

¿Cuál es su opinión respecto a la colegiación universal, tras los últimos acontecimientos acaecidos en este campo.

Estoy a favor de la Colegiación Universal por razones de claridad, transparencia y seguridad de los pacientes, independientemente de por razones corporativas en el mejor sentido de la palabra.

A.G.T