Lunes, 25 Marzo 2019

COM Cantabria

Dr. Rodriguez Sendin destaca la necesidad de transferir la responsabilidad de la gestión de los recursos a los servicios sanitarios

El presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Dr. Juan José Rodríguez Sendin, ha destacado la necesidad de promover la responsabilidad de la gestión de los recursos a los servicios sanitarios, como uno de los retos del uso responsable de los recursos de la Sanidad Pública en esta etapa de crisis

09/10/2013 medicosypacientes.com

 

Santander, 10 de octubre de 2013 (medicosypacientes.com)

Así lo expresó durante su intervención durante la Jornada-Debate "Retos éticos en Atención Primaria", organizada por la Fundación de Ciencias de la Salud y la Fundación para la Formación de la Organización Médica Colegial (FFOMC), celebrada ayer en Santander en la sede del  Colegio Oficial de Médicos de Cantabria.

La apertura de dicha jornada en la que se presentó la guía de ética "Retos éticos en Atención Primaria", estuvo presidida, además de por el Dr. Rodriguez Sendin, por el Dr. Tomás Cobos, presidente del Colegios de Médicos de Cantabria; Dr. Diego Gracia, presidente de la Fundación de Ciencias de la Salud; Dr. Carlos León Rodríguez, director general de Ordenación Sanitaria y el Dr. José Francisco Díaz, director general de Salud Pública, ambos del Gobierno de Cantabria.

El presidente de la OMC, que pronunció una conferencia sobre "El reto del uso responsable de los recursos" aseguró que "es preciso hacer las cosas mejor, hacer lo que se necesita y hacerlo al menor coste, así como  revisar permanentemente lo que hacemos".

Además de esto, para el Dr. Rodriguez Sendin,  es necesario "promover transferencia de responsabilidad de la gestión de los recursos a los servicios sanitarios" que lleva implícito un "contrato social profesional, rendición de cuentas, reducción de conflictos de interés y un aumento de la cultura cooperativa y de excelencia".

Para el Dr. Rodriguez Sendin, en la microgestión sanitaria llevada a cabo por los profesionales que gestionan grandes cantidades de dinero público -cada profesional gestiona un presupuesto que supera, por término medio, los 800.000 euros- reside la solución a los grandes problemas del SS, ya que "más del 70% del gasto variable tiene su origen en las decisiones que tomamos los médicos".

También se refirió a los problemas relacionados con la eficiencia y afirmó que "la eficiencia es un problema ético" y que para ser eficientes es necesario tener en cuenta "la gestión de recursos y del tiempo; las derivaciones a otros niveles asistenciales; la comunicación, en general, y con los pacientes, en particular; el uso racional de fármacos y otros recursos; el manejo de la incapacidad temporal. En suma,  decidir correctamente sobre las lealtades compartidas con el paciente y con la institución".

Por ello, centró en la ética, "la solución a la mayoría de los problemas que tenemos actualmente, aparte del dinero". Aseguró que "la ética se estudia, se investiga, tiene método y se debe aplicar a lo largo de la vida profesional" y abogó por "volver a los principios y valores de la profesión".

El presidente de la OMC se refirió al ejercicio de la medicina en Atención Primaria, que "es algo más que realizar una labor asistencial pasiva". "Es, sobre todo -dijo-, compromiso con el paciente, con la respuesta más adecuada a los intereses del SNS y con la comunidad y hacerlo desde diferentes perspectivas: científica, ética y deontológica", más en un momento en que "al médico de AP le toca gestionar desigualdades, por lo que es ahí donde hay que tener en cuenta los conflictos de valores".

Destacó que la Guía de Ética: Retos Éticos en Atención Primaria" pretende guiar a los médicos en los conflictos de valores que se encuentran a lo largo de su ejercicio profesional, independientemente de las normas éticas que establece el Código de Deontología y las resoluciones de las comisiones deontológicas.

Por su parte, el Dr. Tomás Cobo, presidente del Colegio de Médicos de Cantabria, aseguró que "La formación en Bioética juega, en la actualidad, un papel muy importante porque el profesional debe tener en cuenta los valores del paciente para que sus decisiones sean correctas y de calidad".

El presidente del Colegio de Médicos de Cantabria  resaltó que  "por encima de todo, el médico tiene que mantener sus valores humanos, pero sin olvidar los avances científicos" e incidió en la importancia de diferenciar entre moralidad y ética: "la primera ?dijo- ha sido cambiante a lo largo de la historia, mientras que la ética permanece".

Desde esta perspectiva ética, señaló que los médicos tienen un papel fundamental en la ayuda a los frágiles y necesitados y aseguró que "no debemos dejar solo al Papa" ante las  denuncias de las injusticias, "de gente que muere viajando en busca de un mundo mejor o niños que, a pocas horas de vuelo hacia el Sur, no sobreviven por falta de recursos".

El Dr. Carlos León expresó el agradecimiento de la Consejeria de Sanidad por contar con la institución cántabra en esta Jornada. Aseguró que "el paciente centra el esfuerzo de la consejería, en línea con este objetivo prioritario para los profesionales" y mostró su convencimiento de que "los cambios y reformas que se están llevando a cabo son necesarios, pero sin dejar al lado la ética", por lo que consideró de gran interés las aportaciones de los ponentes participantes en esta Jornada.

El presidente de la Fundación de Ciencias de la Salud, entidad que busca profundizar en la bioética para buscar y difundir respuestas a los problemas éticos que se plantean en el ejercicio de la medicina, se refirió en su intervención al reto que supone en la actualidad el uso de los recursos humanos de forma responsable, ya que "los profesionales tienen que buscar lo mejor para sus pacientes y, además, velar cada vez más por la gestión eficiente de recursos, lo cual no es fácil de cuadrar en ciertas situaciones, habida cuenta de la escasez cada vez mayor de recursos y el progresivo coste de las nuevas tecnologías diagnósticas y terapéuticas".

"El paciente, la familia y el Entorno psicosocial" y "La búsqueda de la excelencia y el uso responsable de los recursos" fueron los dos temas que se abordaron en esta Jornada en la que participaron los doctores Antonio Moya,

Médico de Familia en Centro de Salud Tres Cantos 2 y miembro del Grupo de Bioética de la SoMaMFYC;  Isabel Parra, Pediatra del Centro de Salud Barrio del Pilar Madrid; y Víctor J. Suberviola, especialista en Medicina Familiar y Comunitaria en el Centro de Salud Nazaret (Valencia) y Coordinador del Grupo de trabajo de Bioética de la SVMFiC.

El Dr. Antonio Moya, que abordó "El reto de centrar la medicina en el paciente", dijo que  los profesionales sanitarios "seguimos escorados hacia los aspectos más biológicos de la enfermedad y damos poca relevancia a los psicosociales". "Es importante ?afirmó- escuchar a los pacientes, respetar sus valores y preferencias, y facilitar su participación en la toma de decisiones de forma que compartan la responsabilidad de las mismas. Esto requiere un cambio de actitudes tanto en profesionales como en pacientes".

Para este experto en bioética, "si conseguimos una relación clínica más humana y de mayor calidad, se producirán menos conflictos y mejorará la satisfacción de profesionales y pacientes" y afirmó que, en el caso concreto de la Atención Primaria, "debe primar el compromiso con las personas porque es la razón de ser de la medicina de familia".

El Dr. Víctor J. Suberviola, que habló de "El reto de la excelencia" dijo que "este es uno de los retos éticos más importantes de nuestro sistema sanitario" porque "un médico no se puede conformar con dar un buen tratamiento a su paciente, sino que debe proporcionarle el mejor que exista" y "este objetivo se podría alcanzar cuando cada profesional se lo proponga de manera individual" y contando con la "participación de la población a la que se atiende"

Para este experto, "es necesaria la implementación de estrategias organizativas y de coordinación que persigan esta meta" porque la búsqueda de la excelencia "es una obligación de todas las empresas, especialmente las sanitarias, que exigen eficiencia y calidad en sus actuaciones".

En esta Jornada, los expertos pusieron de manifiesto que la Atención Primaria es la puerta de entrada de los ciudadanos al sistema de salud y es donde confluyen, con frecuencia conflictos éticos entre los profesionales y los pacientes, no por discrepancias en lo que se viene a llamar "hechos", sino por cuestiones relacionadas con el "valor", debido a la pluralidad de la sociedad.

En este escenario, al profesional sanitario, que necesita gestionar de modo correcto estos conflictos de valor, se le plantean dos retos principales a veces difíciles de cuadrar: buscar la excelencia en su gestión y, al mismo tiempo, hacer un uso responsable de los recursos.

A la resolución de conflictos de valores en los centros de salud es lo pretende contribuir, precisamente,  la guía de ética "Retos éticos en Atención Primaria" que se presentó ayer en Santander. Se trata de la sexta de una serie de guías de ética en la práctica médica que la Fundación de Ciencias de la Salud y la Fundación para la Formación de la OMC vienen publicando conjuntamente en los últimos años.

Tal y como se explica en la guía, la búsqueda de la excelencia asistencial supone un doble camino que requiere una permanente actualización técnica y emocional. Lo importante en la actividad profesional no es alcanzar un nivel de excelencia, sino poner los recursos, el interés y la dedicación para ello. Pero no todo depende del profesional en tanto en cuanto forma parte de un equipo, una institución y una sociedad que le exige el uso responsable de los recursos.

La guía también recoge otros tres retos importantes que se le presentan al profesional de Atención Primaria en su día a día, como el reto de la educación sanitaria. En este sentido, destacan aquellos conflictos provocados por diferencias culturales, como la mutilación genital femenina, el rechazo de vacunaciones, la atención a pacientes con alta dependencia o el menor que solicita medidas de planificación familiar. Todas estas situaciones exigen del profesional amplitud de miras y claridad en sus propios límites morales.

La guía recoge un total de 39 casos paradigmáticos con sus posibles soluciones, que no pretenden ser una colección de recetas para casos conflictivos, sino contribuir a la formación en el manejo de conflictos éticos en el área de Atención Primaria.

Según se especifica en la guía, los profesionales de esta área, que hoy suele ser un equipo multidisciplinar operando desde un centro de salud en el que intervienen desde el enfermero, al psicólogo clínico o pediatría, deben tener las siguientes cualidades: capacidad para el trabajo en equipo, humildad, reconocimiento de los errores o insuficiencias en la propia formación, habilidades o actitudes adecuadas, y un espíritu abierto al aprendizaje y a la renovación permanente