Miércoles, 8 Julio 2020

Revista Panacea

Dr. Rafael Teijeira, presidente del Colegio de Médicos de Navarra: "La pandemia ha acelerado la digitalización del Colegio"

La App Colegio de Médicos de Navarra, la plataforma Congresos Colegio de Médicos para la organización de eventos virtuales, la digitalización de los procesos administrativos y la puesta en marcha de nuevos servicios en apoyo a los médicos de Navarra frente a la COVID-19 han marcado la actividad de los últimos meses en el Colegio navarro. En la siguiente entrevista, publicada en el especial COVID-19 de la revista Panacea, el Dr. Rafael Teijeira, presidente del Colegio de Médicos de Navarra, hace balance del trabajo realizado y destaca que "las cifras de comunicación con los colegiados durante la pandemia son muy buenas"

Pamplona 29/06/2020 medicosypacientes.com/ COM Navarra
- El Colegio de Médicos de Navarra decidió suspender dos semanas antes de la aprobación del Estado de Alarma todas las actividades presenciales ¿Cómo se vivieron estos primeros días en el Colegio?
 
-Los momentos iniciales fueron de gran incertidumbre. Desde los últimos días de febrero y principios de marzo se valoró la situación y el 4 de marzo se decidió limitar en el Colegio la realización de actividades presenciales formativas. Asimismo, se comunicó a los organizadores de los distintos actos en los que estaba prevista nuestra asistencia que los miembros del Colegio no acudirían por coherencia con el cierre de actividades en nuestras sedes, procediendo el 13 de marzo a comunicar el cierre de la sede colegial. El Colegio optó entonces por el trabajo online y se centró en atender las necesidades y demandas de los colegiados frente a la pandemia.
 
- ¿Qué principales líneas de acción se han desarrollado? ¿con qué objetivos?
 
En el plan estratégico que se había elaborado ya se contemplaba la digitalización progresiva del Colegio priorizando la prestación de servicios a nuestros colegiados, que es el objetivo fundamental de la Institución. Nos planteamos que quizá las circunstancias derivadas del Estado de Alarma que obligaba a un gran esfuerzo por parte de los colegiados, con el confinamiento general de la población y el cierre físico de la sede, debían ser el catalizador que precisábamos para iniciar el proceso de digitalización, y así lo hicimos.
 
Primero se digitalizaron tareas administrativas sencillas para los colegiados a través de la web, después la APP Colegio de Médicos de Navarra que se lanzó el pasado 27 de marzo y que permite al colegiado conectarse con un clic a cualquiera de los servicios digitales prestados por el Colegio. Además, completamos la oferta con servicios de entretenimiento o acompañamiento familiar y diseñamos una red solidaria y de confianza, nuestra red GALENO.
 
Hemos diseñando, además, una plataforma que permite la organización de Congresos y/o eventos online, con posibilidad adicional de asistencia física, es decir, nos permitirá ofrecer un nuevo servicio mixto on y off line, abierto a la ciudadanía en general.
 
Equipos de protección homologados
 
- ¿Qué demandas de los colegiados se han atendido?
 
-En la primera fase de la pandemia el Colegio habilitó dos correos para la comunicación directa colegiados-Colegio, uno dedicado a comunicaciones generales y otro para consultas en el ámbito ético-deontológico. En general, las reclamaciones tuvieron que ver con la falta de equipos de protección. Respecto a los aspectos ético-deontológicos fueron pocas las consultas, en parte porque poco tiempo después y con la participación de profesionales de nuestro Colegio, se creó un “Comité asesor sobre decisiones éticas en el cuidado del paciente con coronavirus” que probablemente sirvió para resolver esas cuestiones. 
 
-Puede parecer una paradoja pero... ¿Ha estado el Colegio ahora más cerca de los colegiados? ¿Con qué respuesta?
 
-El Colegio siempre ha pretendido estar cerca de los Colegiados, es su razón de ser. Creo que la atención presencial al colegiado también es muy importante. Ante la imposibilidad de mantener la actividad presencial hemos intentado que los colegiados y sus familias estuvieran lo mejor atendidos posible. Las cifras de comunicación de los colegiados con el Colegio durante la pandemia son muy buenas. A fecha de finales de mayo, se habían descargado la APP más de 1.200 colegiados. Hubo más de 10.000 entradas a los videos y actividades ofrecidas y se gestionaron más de 450 solicitudes en la sección de servicios internos. 
 
-¿Qué otras ventajas destacaría de esta nueva etapa de digitalización colegial?
 
-Desde mi punto de vista una de las principales ventajas es la agilidad en la respuesta a las solicitudes, sin necesidad de desplazarse a la sede colegial. La mayoría de ellas se han resuelto en las siguientes 48-72 horas desde su petición.
 
Colaboración con el Departamento de Salud y entre colegios profesionales
 
- La Junta Directiva se ha posicionado en temas como los test rápidos, los equipos de protección o la situación de los MIREs ¿Se ha tenido en cuenta la opinión del Colegio? ¿Qué colaboración ha habido con el Departamento de Salud?
 
-Desde el primer momento, el Colegio se puso a disposición del Departamento de Salud. El contacto con sus responsables ha sido permanente y, en la medida de nuestras posibilidades, hemos trasladado propuestas y ofrecido sugerencias, ideas y alternativas, en ocasiones de forma conjunta con otros colegios profesionales. Los temas abordados han ido desde la localización de hoteles de descanso y para profesionales infectados, materiales de protección, registro de profesionales voluntarios, pruebas serológicas, situación de los MIR y PreMIR… En general, he de decir que se nos ha escuchado y que se han atendido nuestras propuestas, en ocasiones más tarde de lo que nos hubiera gustado, pero se han atendido. 
 
-El Colegio también ha trabajado con sociedades científicas en documentos de propuestas ¿Se siente satisfecho del trabajo realizado en estos meses?
 
-Han sido innumerables los documentos generados en esta pandemia por distintos organismos. Para la elaboración de nuestras propuestas siempre hemos tenido en cuenta documentos de sociedades científicas y publicaciones relevantes. También las propuestas elaboradas desde la OMC como Institución y la SEIMC. En relación con la actividad de Atención Primaria fuimos conscientes del papel relevante que ha jugado y tiene que jugar Atención Primaria en la atención a los pacientes en esta crisis sanitaria y desde el consenso con las sociedades científicas, y con la colaboración también de los vocales del Colegio, hicimos llegar un documento a la Consejería. A fecha de hoy estamos a la espera de que se nos remita el documento elaborado por Salud para estudiarlo y seguir haciendo aportaciones.
 
-¿Qué ha sido lo peor? ¿y lo mejor?
 
- No descubro nada nuevo si reitero que lo mejor ha sido la dedicación de los profesionales. No somos héroes. Somos personas, bien preparadas profesionalmente, que tienen claro cuál es su deber primordial: la atención al paciente y así lo han demostrado con una actuación que, en ocasiones, ha puesto en riesgo su salud y su propia vida. Ese trabajo de los profesionales se ha desarrollado de forma multidisciplinar y con reconocimiento mutuo, con unión y coordinación, a pesar de la incertidumbre y urgencia en la toma de decisiones.
 
Lo peor, el dolor y sufrimiento que han vivido los pacientes y sus familias con situaciones de soledad y angustia, sin posibilidad de apoyo y consuelo, con especial referencia a lo ocurrido en las residencias. Eso, junto con la sensación de impotencia comunicada por los profesionales, son sin género de dudas lo peor de esta crisis.
 
-Se han puesto en marcha iniciativas para la protección de los profesionales con los Colegios de Enfermería y Farmacia ¿La colaboración institucional entre colegios sanitarios se ha fortalecido?
 
-En primer lugar, quiero señalar que ha sido evidente la falta de material de protección para los profesionales en la primera fase de la pandemia. Siempre ha sido una preocupación que se ha trasladado a la Consejería. A este respecto, el Colegio ha tenido claro que el material de protección que ha puesto a disposición de sus colegiados debía garantizar su homologación y seguridad para uso profesional. Eso ha condicionado nuestra actuación y siempre se ha hecho en colaboración con entidades colegiales o no, que aseguraran la calidad del material distribuido.
 
-¿Cree que la pandemia ha puesto en valor a los colegios profesionales? ¿por qué?
 
-En el ámbito de los colegios de médicos a nivel nacional hemos tenido reuniones virtuales semanalmente y creo que la actividad de los colegios de médicos ha sido importante. Nuestro presidente, Serafín Romero, siempre pone de manifiesto la amplitud y variedad de propuestas y aportaciones de los Colegios en esta crisis. También hay que resaltar las propuestas y aportaciones que como Institución ha hecho la OMC a nivel nacional y que, por supuesto, hemos asumido como propias y hemos difundido entre nuestros profesionales y trasladado a las autoridades sanitarias competentes.
 
Respecto a la colaboración en el ámbito autonómico creo que ha sido muy satisfactoria. Los contactos han sido muy frecuentes entre Colegios, especialmente con Enfermería, pero también con Farmacia, Psicología  Odontólogos y el resto de colegios del ámbito sanitario. Siempre he recibido propuestas constructivas y ánimo de cooperación y colaboración en mis contactos con ellos.
 
No somos héroes
 
- El cansancio se nota entre los profesionales ¿Qué necesitan ahora?
 
-Tras el intenso trabajo que han realizado en esta crisis, los profesionales están cansados físicamente y anímicamente. Necesitan ayuda en lo profesional y en lo personal. En la primera fase, el Colegio ofreció un servicio de atención emocional, complementario al que se ofrecía por el SNS-O, gracias a la colaboración desinteresaba de la Fundación Argibide y Padre Menni. Pasada esta fase más aguda nos hemos centrado en el ámbito profesional, donde hemos comunicado la creación del observatorio COVID-19 de la OMC y ofreciendo a los colegiados, en la misma comunicación, asesoramiento individual sobre las ayudas a las que tiene derecho. En lo personal hay consenso en que situaciones como la vivida, sostenida a lo largo de semanas, afecta la capacidad de adaptación de cualquier persona, al estado emocional y a la capacidad de responder a los acontecimientos. Pasada esta fase aguda, queremos ofrecer un servicio de apoyo emocional como continuidad del anterior con dos niveles de atención: uno individual y otro grupal, que en breve esperamos tener ya en funcionamiento.
 
- Presidencia y Junta Directiva han tenido que doblar jornada. Además de seguir en sus respectivos trabajos y responsabilidades, han atendido las necesidades de los colegiados ¿ha merecido la pena?
 
-Sin duda, el esfuerzo ha merecido la pena. Si el resultado ha sido satisfactorio o no, deben valorarlo ahora nuestros colegiados. Con errores y aciertos quiero destacar que, los miembros de la Junta y las personas que trabajan en el Colegio, han realizado propuestas constructivas y han colaborado activamente en su desarrollo y difusión con plena disposición para atender las necesidades más allá de horarios convencionales. Desde aquí, quiero agradecer también su trabajo.
 
-¿Quiere añadir algo más?
 
-Sí. Quiero agradecer a nuestros profesionales sanitarios en general y a los médicos en particular el enorme esfuerzo que han realizado. No sé si tenemos la mejor sanidad del mundo, lo que si tenemos son los mejores profesionales. Además del sector sanitario han sido muchos otros los que han contribuido a mejorar la calidad de vida de las personas. A ellos también un millón de gracias. Tenemos que tener un recuerdo especial para las víctimas, para todas ellas, pero me van a permitir que me acuerde especialmente de los médicos que han fallecido por atender a sus pacientes. Por último, hacer un llamamiento a la prudencia y a la responsabilidad personal. A día de hoy siguen siendo muchas las incertidumbres. La prudencia en nuestras actuaciones ha de ser la norma en esta etapa.