Martes, 18 Junio 2019

Opinión

Dr. Landa García: "The Lacet Dixit"

En esta ocasión, el doctor Landa García expone sus impresiones sobre distintos artículos que han sido publicados en renombradas revistas internacionales como "The Lancet", sobre la situación de nuestro sistema sanitario a consecuencia de los recortes y la crisis

08/02/2014 medicosypacientes.com

 

Madrid, 10 de febrero 2014 (medicosypacientes.com)

"The Lancet Dixit"

José Ignacio Landa García, cirujano General y del Aparato Digestivo. Miembro Consejo Asesor del CGCOM

En días pasados hemos estado siendo informados por los medios de comunicación, sobre lo que The Lancet ha dicho sobre la erosión o desgaste de la cobertura universal del sistema sanitario de nuestro país. Incluso algunas revistas de difusión médica se han hecho eco de la noticia. Pero The Lancet no es el Oráculo de Delfos, ni el paradigma de la ciencia y sobre todo, no dice.

La prestigiosa revista The Lancet, como destaca en su anuncio de publicación, es una revista internacional de medicina general, que considera para su publicación contribuciones originales que signifiquen avances o descubrimientos científicos, de la práctica médica o que eduquen o entretengan a los lectores de la revista. En sus normas de publicación, en el apartado de correspondencia, dan la bienvenida a cartas sobre contenidos publicados en la revista The Lancet o sobre otros temas de interés para sus lectores.

Así, lo que realmente ha tenido a bien hacer The Lancet, es publicar en su apartado de correspondencia, una carta conjunta de unos autores, casi todos españoles, con nombres y apellidos y lugares de trabajo como son, la London School of Hygiene and Tropical Medicine, Médicos del Mundo, Universidad de Alicante, la Universidad de Toronto y la Universidad de Valencia.

Estos autores, recogiendo una reciente recomendación de la ONU a los gobiernos, sobre la necesidad urgente de avanzar hacia la universalización de la asistencia sanitaria, se limitan a describir en su carta algunos hechos suficientemente conocidos por todos en nuestro país. Los recortes económicos en la sanidad en los últimos años, las diferencias presupuestarias autonómicas, la retirada de la cobertura sanitaria a casi novecientas mil personas, casos de discriminación o racismo, el copago de medicamentos y las recientes tasas sobre ciertas medicaciones para la Hepatitis C, HIV y cáncer de mama, vienen siendo noticias que abruman a nuestra sociedad, principalmente a los más desfavorecidos y a los pensionistas.

Estoy de acuerdo, en aceptar que los recortes sanitarios podrían tener graves consecuencias para la salud de los ciudadanos, especialmente con respecto a la tuberculosis, las infecciones por VIH, la salud mental y el tratamiento de las adicciones. Hechos que ya están ocurriendo en los países con peor situación económica que la nuestra y con recortes más duros. Patologías habituales de las personas sin hogar, que están aumentando por la crisis económica.

Hace unos meses, estos mismos autores ya publicaron un análisis de la situación de la sanidad en nuestro país en el British Medical Journal, titulado "Will austerity cuts dismantle the Spanish healthcare system? (BMJ 2013; 346:f2363), del que también la prensa se hizo eco. A mí me pareció bien el análisis y lo cité en un artículo en esta misma revista, aunque se apoyaban fundamentalmente en datos de Cataluña.

Sin embargo, no opinaron así los expertos en temas de salud de nuestro país y más concretamente los de Cataluña, que se sintieron referenciados y cuyas opiniones que se pueden leer ahora en la misma revista, critican bastante certeramente el artículo. Muy extensas y razonadas son las críticas y algunos ejemplos de estas, pueden ser bastante ilustrativos de a dónde quiero llegar, aunque el lector interesado las puede leer en extenso en la referencia BMJ 2013; 346:f2363.

Por ejemplo, podemos leer frases críticas como la referida a una inadecuada información  por parte de los autores del artículo: "Por último, nuestra expectativa razonable es que los expertos en salud pública ?en referencia a los autores del análisis- deben saber mejor qué información está disponible (en especial de esa relevancia)  y proceder en consecuencia a la misma.

O esta otra, referida a la parcialidad de los datos utilizados, no extrapolables a todo el país. "El artículo utiliza  casi exclusivamente ejemplos que se refieren al sistema de salud catalán, aunque se trate sobre la sanidad española. Como los autores deben saber, hay muchas diferencias entre estos sistemas,  algunos de ellos muy importantes".

Mas aún, alguno ya algo molesto: "El sistema sanitario público catalán sigue ofreciendo los más altos estándares de atención a todos los ciudadanos y los resultados de salud son buenos. Las opiniones es mejor basarlas en hechos, de lo contrario, corren el riesgo de ser consideradas demagógicas, lo que desafortunadamente ocurre en el artículo.

En la misma revista The Lancet, a continuación de la carta a la que aludo al inicio de este artículo, podemos leer otra también de autores españoles, que no llama la atención de los medios y sin embargo creo que tiene mucho más interés (Economic crisis and mental health in Spain.  M Roca, M Gili, J Garcia-Campayo y M García-Toro).  Algunos datos sobre la salud mental de la población que aporta, deberían alarmar a nuestros dirigentes políticos.

El artículo principal en el que se basa esta carta, en el que colabora M Roca, primer autor de la carta a The Lancet, ha sido publicado este año en febrero en la revista Europe Journal Public Health  (The mental health risks of economic crisis in Spain: evidence from primary care centres, 2006 and 2010. Eur J Public Health 2013; 23: 103?08) y esta también firmado por  los mediáticos  Sanjay Basu y David Stucklers, autores del libro "Por qué la austeridad mata. El coste humano de las políticas de recorte", publicado en mayo de este año y comentado por mí en un artículo anterior (http://www.medicosypacientes.com/articulos/opinion131013.html).

En este artículo se alerta sobre la relación de la crisis económica y la salud mental de los ciudadanos. Se evalúan los riesgos de la salud mental en España, comparando las tasas de prevalencia de trastornos mentales en algunos centros de atención primaria entre  2006 y 2010, con una muestra representativa de las 17 autonomías.  Los datos de 2010 mostraron un aumento sustancial en la proporción de pacientes con trastornos del estado de ánimo, ansiedad, trastornos somatomorfos y relacionados con el alcohol,  en comparación con los datos de 2006 (antes de la crisis). Alrededor de un tercio de estos síntomas se  asociaron con el desempleo y dificultades para el pago de la hipoteca.  Si bien el índice de suicidios no ha aumentado -lo que habitualmente es bajo en los países del sur de Europa-, estos datos podrían ser un aviso de un cambio de tendencia.